¿Nos salvará el cuarto trimestre?

Publicidad

La esperanza del sector de los comerciantes es abordar una reactivación económica entre los meses de octubre y diciembre que los deje, por lo menos, ganar el año.

Colombiamoda fue digital, la Feria de las Flores se pasó para noviembre, otros eventos se han cancelado y unos más, aplazado. Reinvención y adaptación son los retos que se afrontan por todas partes. ¿Serán suficientes para ganar 2020?

Cuando preguntamos solo aparecía un concepto: incertidumbre. “Esa es la palabra clave. Es difícil hacer un pronóstico de cómo se irá a comportar el último trimestre del año”, dijo Sandra Howard, directora del Bureau de Medellín.

Para Carlos Andrés Pineda, director de Fenalco Antioquia, “lo que podemos esperar del último trimestre no será distinto a los datos de este año: resultados en rojo”. Al respecto, el dirigente espera terminar con una contracción de 15 a 20 % en el PIB: “nos va a pegar muy duro”, señala.

Publicidad

Las cifras van por ese camino. Según el Dane, el PIB bajó en el segundo semestre de 15,7 %, el más bajo en los últimos años.

La sensación de desazón se respira en todas partes. Aunque muchos sectores ya se reactivaron, la gente aún está cuidando su dinero. “Veo las cosas desde una perspectiva negativa”, explica el economista y profesor universitario, Jorge Coronel. Para el experto, no es necesario saber de economía para entender el impacto de la COVID-19. Se atreve a decir que no ve un sector que pueda apalancar una reactivación económica en el corto plazo, “ni siquiera el de la construcción”.

El pico y el acordeón

Hasta marzo, la economía colombiana iba por muy buen camino (ver gráfico). “Aunque pensamos que después de junio el panorama iba a mejorar un poco, las cosas no fueron como lo pensábamos”, expresó Adriana González, gerente del Parque Comercial El Tesoro. Ella recuerda que a pesar de que los primeros días tras la reapertura se sintió un poco la reactivación y el tráfico fue creciendo, dos factores han sido perjudiciales: la llegada al pico de la pandemia en Medellín y el modelo acordeón.

Ante la situación que inició en marzo, el Gobierno nacional tuvo que declarar la emergencia económica y, aunque se hizo por una segunda vez, el profesor de derecho de la Universidad Eafit, David Suárez, considera poco probable que se pueda decretar una vez más, en tanto la pandemia ya no es un extraordinario.

Por otro lado, el Banco de la República bajó sus proyecciones y espera que el PIB se desplome entre un 2 y un 7 %.

¿Optimismo?

Mientras los economistas hacen proyecciones pesimistas de lo que resta del año, los comerciantes aún guardan las esperanzas de que el panorama pueda mejorar, por lo menos en la ciudad.

De hecho, el anuncio de que la pandemia de COVID-19 está llegando a su meseta en la ciudad se ve como algo positivo. “Creemos que el pico llegará en septiembre”, dice Adriana. Aunque no hay nada seguro, se espera una nueva reactivación que ayude a subir los indicadores. “En este tiempo los centros comerciales hemos podido ajustar nuestros protocolos de bioseguridad”, explica la gerente de El Tesoro. Y a ella se suma Carlos Andrés Pineda: “no ha habido nadie más precavido con el cuidado de la salud de sus trabajadores y clientes que el sector comercio”.

Lea también: Virtualidad abrió nuevas oportunidades para Colombiamoda

Eventos de ciudad

Reactivar la economía sin la realización de eventos masivos en la ciudad podrá ser algo complejo. Encuentros tan importantes como la Feria de las Flores, el Premio Gabo, Maridaje, ExpoVinos y la Fiesta del Libro dejarán un hueco en la programación de la ciudad y en el bolsillo de los comerciantes.

Para Natalia Martínez, una de las cabezas detrás de varios de estos eventos, esta es la oportunidad que tienen las marcas de seguir un trabajo de posicionamiento. “La gente se acordará de todas aquellas que hicieron algo por sus clientes”, dice. Y agrega que el hecho de que todo sea virtual no es negativo: “podemos ampliar enormemente nuestra base de espectadores”, lo que dará más exposición a las marcas patrocinadoras.

Pero sin la llegada de turistas a la ciudad, el panorama es complicado. El chef Juan Santiago Gallego, propietario del restaurante La Chagra, se atreve a decir que debido al cierre de restaurantes y bares de la ciudad, Medellín vivirá un retroceso de por lo menos 10 años en el sector gastronómico. Y sin turistas, muchos tendrán que cambiar su modelo.

Por eso el Bureau de Medellín ha venido trabajando en una serie de alivios para el sector turístico (ver recuadro). “Nuestro trabajo se concentra en que la ciudad se un destino atractivo, trabajamos porque la gente no deje de hablar de nosotros”, dijo Sandra Howard.

Lea también: Con capacitaciones y servicios virtuales, operadores de turismo afrontan los 40.000 desempleos del sector

Navidad

Otro salvavidas del año también será la temporada decembrina. Así lo cree Carlos Andrés Pineda quien dice que se espera que el tercer día sin IVA, el Día del Amor y la Amistad y un segundo Día de la Madre ayuden a dinamizar el sector comercio.

“La Navidad no será la misma de siempre, pero haremos lo posible porque en El Tesoro se sienta ese ambiente festivo. Hay que crear una temporada acorde con la realidad que estamos viviendo”, explicó Adriana González.

El panorama, entonces, no deja de ser incierto. Desde todos los sectores hacen un llamado a una conciencia en comunidad y a entender que mientras no haya una vacuna contra la COVID-19, la normalidad se demorará en llegar. “Hay que practicar el autocuidado, si juntos luchamos contra el virus, si respetamos las normas de distanciamiento y de bioseguridad, más rápido saldremos adelante. Esto es un compromiso de todos”, puntualizó Adriana González.

Apoyo al turismo

El Bureau y la Alcaldía crearon el Fondo de Fomento para la sostenibilidad y reactivación del sector turístico que entregará recursos del Municipio de Medellín para estimular iniciativas de los prestadores de servicios turísticos que contribuyan a la digitalización del sector, la generación de confianza, el desarrollo de nuevos productos, la competitividad y la promoción del sector mediante la presentación de proyectos.

La segunda medida es la creación de la plataforma de comercialización Visit Medellín, lugar en el que los operadores locales podrán vender sus experiencias.
La tercera medida es la financiación de la participación de 60 empresarios de Medellín en la feria nacional de turismo Travel Fest Colombia y la cuarta es el concurso Salón de Producto.

Publicidad
Publicidad