Colombia aún tienen mucho por vivir con la pandemia de COVID-19

Publicidad

En los últimos dos meses las pruebas de COVID-19 han aumentado un 481 % (de 4.387 el 8 de mayo a 21.115 el 7 de julio). Los casos diarios pasaron de ser 595 en mayo a 4.213 en julio. El 8 de mayo había 10.051 casos confirmados, este 8 de julio eran 124.494.

Cada vez más se abren comercios y sectores de la economía, lo que hace que más personas estén circulando en las calles. EL SARS-CoV-2, virus que causa la enfermedad COVID-19 hoy se mueve libremente y su contagio es peor que el de una gripa común.

Se ha visto cómo en Colombia y sus ciudades ha habido un crecimiento exponencial de casos, tanto que en los dos últimos meses hubo un aumento del 1.279 %, una cifra que ha puesto en alerta a todas las autoridades.

Por ejemplo, Daniel Quintero, alcalde de Medellín ha dicho en repetidas ocasiones que vienen los peores 30 días para la ciudad y reiterativamente invita al uso de tapabocas si se está en presencia de adultos mayores de 60 años.

Publicidad

La estrategia del Gobierno era la de cerrar el país para comprar tiempo y dejar listas las clínicas y hospitales para el pico de la pandemia. Sin embargo, a ojos de algunos especialistas, este enfoque fue equivocado.

Para el doctor Omar Vesga, director del Grupo Investigador de Problemas en Enfermedades Infecciosas (Gripe), profesor de Medicina de la Universidad de Antioquia y jefe del área de Enfermedades Infecciosas del Hospital Universitario San Vicente Fundación, “el gobierno lo hizo muy mal” y explica que lo que se debió haber hecho fue masificar pruebas al principio de la pandemia y no en el presente.

El gráfico a continuación muestra cómo en mayo se procesaban alrededor de 5.000 pruebas diarias y cómo han ido aumentando hasta alcanzar 21.115 el pasado 7 de julio mientras que los casos diarios aumentaron de 595 a 4.213.

Contagios vs. PRuebas realizadas

Para el doctor Vesga el enfoque debería haber mostrado una gráfica al contrario: más pruebas al principio. “El gobierno no hizo diagnóstico precozmente, que era cuando había que hacerlo. Lo que hizo fue encerrar a la gente antes de tiempo sabiendo que eso no se puede hacer. Lo indicado era hacer un aislamiento tardíamente. Ahora ya es tarde, la gente no se puede volver a encerrar. El tema es que ahora que la gente está afuera ya sí están haciendo diagnósticos. Todo al revés”.

El doctor Vesga pone de ejemplo a Islandia, Corea del Sur, Singapur, Taiwán, Hong Kong, Alemania, Australia o Nueva Zelanda que masificaron pruebas, “aislaron en hoteles a los infectados y no en sus casas y los mandaban a los hospitales cuando era estrictamente necesario. Así controlaron el virus”.

Colombia vivirá momentos complicados. Las cifras de contagios y muertes que aumentan día a día así lo demuestran. “Falta aún para llegar al pico”, explicó la epidemióloga y profesora de la Universidad CES, Yessica Giraldo. Además, hacer previsiones con una enfermedad tan cambiante como la COVID-19 es muy difícil.

Lea también:

Publicidad
Publicidad