Cocinar es servir amor

Publicidad

Hace tres años y medio Pedro Fernández volvió a los fogones. Además de su empresa, su historia lo vincula con el trabajo social.

Durante ocho años Pedro Fernández estuvo alejado de la cocina. Regresó de España entregado a las adicciones y decidió, por su bien, alejarse de la cocina y de la vida urbana para poder encontrarse consigo mismo. Lo hizo en Planeta Rica, entre sabana y ganado. Administraba varias propiedades de su familia y cuando decidieron vender, tuvo que buscar un rumbo. La cocina lo llamó de nuevo y hace tres años creó The Chef is Back, la empresa con la que atiende eventos y asesora restaurantes.

Pero detrás del éxito, de trabajar desarrollando recetas para las redes sociales de marcas reconocidas o de poner su estilo en la carta de varios restaurantes del país, está el trabajo social. “Cuando me rehabilité”, cuenta, “estuve trabajando con diversas fundaciones que ayudan a las personas con adicciones. Es mi forma de dar las gracias”.

Cocinar es servir, y cada vez que puede, regala tiempo. De hecho, el lunes 25 de noviembre tendrá una cena a cuatro manos con Mariano Bambaci, chef del Hotel Marriott, a favor de la Fundación Se Vale Soñar. Ha trabajado con huertas urbanas, con comunidades en el Chocó y en otras partes del país. “La cocina es servir, es un oficio que se hace pensando en los demás. Aprendí que preparar alimentos es dar amor, y así lo hago cada vez que cocino”.

Por: Juan Pablo Tettay De Fex / juan.tettay@vivirenelpoblado.com

Publicidad