Primero la rosa, después las espinas

Reseñas bibliográficas para antojar a la lectura

Publicidad

Barrientos, un reportero con todos los cojones del mundo. Vargas Llosa y su maestría de zorro literario. O el hechizo narrativo de Arciniegas: mucho para leer este fin de año.

Por Esteban Carlos Mejía
Por Esteban Carlos Mejía

Yo no hago reseñas bibliográficas. Trato de antojar a la lectura. Ciertas personas extrañan que no critique a nadie. ¿Por qué siempre hablas bien de lo que lees?, me preguntan, asombrados. Flaqueo al responder: porque yo solo leo libros que me gustan. ¿Cómo hago? No sé. Me ayuda la bibliomancia, el antiquísimo arte de averiguar el porvenir leyendo al azar. Y también porque me identifico a pie juntillas con el apotegma o tweet de Luciano de Samosata, cuchito socarrón del siglo II d. C.: “Algunos no ven la rosa, pero examinan con atención las espinas del tallo.” Amén o así sea.

 

Tiempos recios Mario Vargas Llosa. Alfaguara, octubre de 2019. 354 páginas.No era tan fiero el león

Tiempos recios
Mario Vargas Llosa.
Alfaguara, octubre de 2019. 354 páginas.

Jacobo Árbenz fue un militar guatemalteco, demócrata liberal, reformista, presidente entre 1951 y 1954.

La United Fruit Company y el gobierno de Estados Unidos lo acusaron dizque de implantar el comunismo soviético en su país. Fueron tan crudas las amenazas que Árbenz no aguantó la guachafita y renunció en medio de una invasión opositora desde Honduras, encabezada por el coronel Carlos Castillo Armas, alias Míster Caca, mediocre ficha de la CIA. Caca tomó el Poder y mal gobernó al antojo de los amos de Washington hasta su enigmático asesinato en 1957.

Ahora viene la magia de la ficción. Mario Vargas Llosa fabula estos acontecimientos con la maestría de un zorro literario. Para mi gusto, Tiempos recios es una novela con las mejores virtudes del Nobel. Buena trama. Excelente caracterización de los personajes. Sobresaliente habilidad para amalgamar lo ficticio con lo histórico como en La guerra del fin del mundo o Conversación en La Catedral.

 

Metáforas Francisco Moncada Peña. Publicaciones La Sorda, septiembre de 2019. 176 páginas.Una vuelta de turca a las metáforas

Metáforas
Francisco Moncada Peña.
Publicaciones La Sorda, septiembre de 2019. 176 páginas.

Hay libros que no salen para la venta. Sus ediciones se llaman no venales y (solo) están disponibles para parceros, críticos o lectores. Hace años me hice amigo en Twitter de un señor llamado @FSimenon. Supongo que firma así por admiración o cariño con Georges Simenon, el inagotable escritor belga. En la vida ordinaria, o sea, en esta en la que pagamos o no pagamos cuentas, mercamos en promoción y tratamos de despertar del “sueño embrutecedor” al que nos han sometido, el tuitero es Francisco Moncada Peña y lleva años leyendo y escribiendo sobre lo que lee.

Su libro Metáforas, en edición no venal de Publicaciones La Sorda, le da una vuelta a la patria universal de la literatura en quince apetitosos textos. Visiones y opiniones sobre obras de Monterroso y Arreola, Yukio Mishima, Juan Carlos Onetti, Italo Calvino, Conrad y Mutis. Ideas agudas y desprevenidas. Oportunas y precisas vagabunderías intelectuales.

 

Bolívar y la revolución Germán Arciniegas. Debate, octubre de 2019. 410 páginas.La antepenúltima utopía

Bolívar y la revolución
Germán Arciniegas.
Debate, octubre de 2019. 410 páginas.

Debo declarar que Biografía del Caribe, de Germán Arciniegas, es uno de los libros más hermosos que he leído en mi vida. Publicado cuando el autor -que nació con el siglo 20- cumplía 45 años, es una epopeya, un lujurioso poema en prosa, un derroche de erudición, simpatía y cinismo. Lo he releído dos o tres veces y ahora que Debate anuncia la reimpresión de una serie de textos de Arciniegas espero su inclusión en esa lista para volver a devorármelo.

El hechizo narrativo de Arciniegas era (¡es!) inimitable. Casi siempre asumió la escritura de la Historia como un juego de artificios en un caleidoscopio de hechos, teorías o pensamientos más o menos estrafalarios. En Bolívar y la revolución la aproximación a los orígenes del Libertador es descaradísima. Ni hagiografía ni autobiografía disfrazada ni breviario de rezos al general. Él mismo lo advirtió en el proemio: “Vengo, desde hace 55 años tratando de escribir un solo libro, y este es, por ahora, el capítulo final”.

 

Aquello que quieres oír y nada más

Poesía completa
María Mercedes Carranza.
Lumen, octubre de 2019. 158 páginas.

Los poetas muertos resucitan cada vez que los leemos. Es una obviedad que a veces se traspapela. Y a veces nos ilumina o nos reconforta en el bullicio del mundo. Los poemas de María Mercedes Carranza han sobrevivido al trágico final de su existencia. Media docena de libros alrededor del amor, el miedo, el desamor, el sarcasmo, los fantasmas, la lucidez, la perspicacia. Versos que nos quitan la respiración. Para la muestra, copio hic et nunc, aquí y ahora, el Canto 20 Ituango, de El canto de las moscas. Versión de los acontecimientos, breve pero desgarrada contraseña sobre este país:
“El viento
ríe en las mandíbulas
de los muertos.
En Ituango,
el cadáver de la risa”.

 

Anfiteatro (consolación de la pornografía) Sandro Romero Rey. Alfaguara, octubre de 2019. 476 páginas.La voz invisible que te dobla el camino

Anfiteatro (consolación de la pornografía)
Sandro Romero Rey.
Alfaguara, octubre de 2019. 476 páginas.

Un libro gordo, como a mí me gustan, quitapesares de la impudicia. La literatura colombiana ha sido muy pudibunda, con selectas y contadas excepciones. Algunos escritores le huyen al erotismo como si los estuviera persiguiendo la pobreza. Otros menos audaces, para narrar o describir (no siempre queda claro) unos coitos, se limitan a decir algo así como “…y entonces pasó lo que tenía que pasar”. ¡Qué descortesía con los lectores!
Gracias a Eros o Cupido hay tipos como Sandro Romero Rey, caleñísimo y calientísimo. Este Anfiteatro (consolación de la pornografía) es un sinuoso estriptís literario, una vertiginosa experimentación verbal y/o cinematográfica en la que abundan la lujuria y el tumulto del rocanrol. ¡Largas y tiesas erecciones al buenazo de Romerito, no Sandro, sino el protagonista de esta novela chusca e irreverente!

 

Dejad que los niños vengan a mí Juan Pablo Barrientos. Editorial Planeta, octubre de 2019. 368 páginas.La verdad os hará libres

Dejad que los niños vengan a mí
Juan Pablo Barrientos.
Editorial Planeta, octubre de 2019. 368 páginas.

Se supone que este libro, Dejad a los niños que vengan a mí, de Juan Pablo Barrientos, es prohibido para todo católico. Error. Ningún fiel de la Iglesia Católica Apostólica y Romana debería quedarse sin leerlo. Las verdades sobre abusos sexuales por curas pederastas brotan por montones con el paso del tiempo. Barrientos es un reportero con todos los cojones del mundo. A partir de la aparición de un brevísimo crédito sobre reportes de abusos sacerdotales en Colombia al final de la película Spotlight, de Tom McCarthy, ganadora de dos Óscar en 2016, se puso a indagar hasta destapar lo más sórdido y lo más obsceno y lo más retorcido de la benemérita Arquidiócesis de Medellín.

El resultado de la investigación es esta bofetada a la hipocresía clerical en Antioquia, tan en contravía de las directrices del papa Francisco desde el Vaticano.

Publicidad