Museo El Castillo: en busca de caminos para seguir

Publicidad

Era el año 2010 cuando Marta Ligia Jaramillo, directora del Museo El Castillo, habló en Vivir en El Poblado de los esfuerzos para conservar este lugar a través del tiempo. Los apoyos de la alcaldía se convirtieron en su ruta. ¿Qué pasa en el 2021?

2010

El único castillo que existe en Medellín se mantiene en pie gracias al esfuerzo constante de sus directivas. Exhibiciones, alquiler del lugar para eventos, días de trabajo en sus jardines y algunos apoyos de instituciones o personas a través de las décadas han permitido que este lugar se mantenga.

Publicidad

Este sitio que se levanta a un costado de la concurrida avenida Los Balsos, fue construido en 1930 por la oficina de arquitectos H.M Rodríguez. El propósito inicial era convertirlo en casa de campo, (como era común en ese entonces en El Poblado) del señor José Tobón Uribe, médico y fundador de la Farmacia Pasteur. Doce años más tarde, en 1942, fue adquirido por Diego Echavarría y su esposa Benedikta Zur Nieden; ellos lo ampliaron y decoraron con piezas artísticas que trajeron de varios lugares del mundo.

Hasta él llegaron invitados de cenas, fiestas; hubo alegrías, planes, música y también enfermedad: aquí murió, a los 19 años, su hija Isolda Echavarría, del síndrome Guillain – Barré.

2021: Vecinos y ¿apoyo gubernamental?

En las últimas décadas ha realizado acciones diversas para mantenerse, evitar la decadencia de sus espacios, y a través de la fundación que lleva su nombre. En el 2009, y durante el mandato del alcalde Alonso Salazar, sus directivas anunciaron con alegría una noticia: el museo recibiría apoyo de la alcaldía de $1.300 millones con el fin de ofrecer entrada libre a las personas y convertir este espacio en el “centro cultural más importante del suroriente de Medellín”.

1930 ES EL AÑO de construcción del castillo, por la firma de arquitectos de H.M.Rodríguez.

Mejorar los jardines y construir senderos para transformarlo en un parque ecológico ambiental fueron las propuestas que se anunciaron a partir del 2008, y Vivir En El Poblado lo relató, con detalles, en el 2010. “Desde hace muchos años El Castillo venía en franca decadencia. Desde hace 20 años estaba muy triste, porque iba el deterioro en los jardines, en los senderos, en los techos; 20 años luchando por conseguir apoyo de las distintas alcaldías y de la empresa privada porque los ingresos del Museo daban a duras penas para los gastos fijos, pero nunca para hacer reparaciones de fondo. Que la alcaldía le haya dado este apoyo para sacarlo adelante y aprovecharlo como espacio de inclusión social, tiene un tinte milagroso”, dijo en ese entonces Marta Ligia Jaramillo, su directora.

La falta de continuidad de los planes sociales en los cambios de alcaldes convirtió este plan en un sueño roto. De acuerdo con las directivas de El Castillo y fuentes consultadas cercanas a este lugar, desde la alcaldía de Federico Gutiérrez no reciben recursos, y esto tampoco ha sido posible durante el mandato actual de Daniel Quintero.

La gente del museo explica que este apoyo gubernamental es vital en este momento, y mucho más ahora, después de la pandemia, ya que dependen de las entradas que la gente compra para su ingreso, y en un tiempo estático, como el del confinamiento, se quedaron sin esos recursos, y en la soledad absoluta por parte de las autoridades.

Actualmente están interesados en fortalecer la relación con los vecinos, que piden silencio en los días de eventos, y en involucrarlos a los programas. También hacen un llamado a las personas para que visiten El Museo El Castillo, realicen picnics, sesiones fotográficas y asistan a sus exposiciones.

Algunas cifras y planes hoy

  • 16 profesores y alrededor de 144 estudiantes hacen parte de su escuela. En ella es posible aprender dibujo, fotografía, pintura, entre otros saberes.
  • Actualmente tiene 30 empleados fijos.
  • El Gazebo, su nuevo pabellón, será insonorizado para mejorar la experiencia en los eventos y evitar molestias a los vecinos.
  • De su colección hacen parte obras de artistas reconocidos como Agusto Jorón, Jules Worms o Justo Arosemena.
  • Actualmente se preparan para la exhibición de pesebres que se realiza a final de año.

Publicidad
Publicidad