Publicidad

Claudia Restrepo Montoya, la próxima rectora de la Universidad EAFIT

Publicidad

Es administradora, politóloga y filósofa, pero también instructora de yoga y poetisa. Es Claudia Restrepo Montoya, la mujer que llegará a la rectoría de EAFIT el próximo año.

El currículum vitae de Claudia Restrepo Montoya, la próxima rectora de la Universidad EAFIT, elegida por el Consejo Superior el 28 de octubre pasado, es un reflejo de su solidez académica y de su amplia experiencia en el sector público y en el mundo de lo privado.  Su hoja de vida nos recuerda que es Administradora de Negocios, Especialista en Estudios Políticos, Magíster en Estudios Avanzados de Filosofía y aspirante a Doctora; y que ha sido Secretaria de Educación Departamental, Secretaria Privada de la Alcaldía, Directora de Isvimed; Vicealcaldesa de Educación, Cultura, Recreación y Deporte de Medellín; gerente del Metro de Medellín y subdirectora de Comfama.  

Sí, Claudia Restrepo es todos estos títulos y todos estos cargos que ha ejercido con solidez, honradez y maestría, pero es mucho más.

Es la mujer de voz fuerte y corazón grande que se enfrentó ese 12 de octubre de 2013 al desplome del edificio Space, en un fin de semana en el que fungía de alcaldesa encargada.  Es la gerente tenaz que tuvo la valentía de llorar  frente a los encopetados miembros de la Junta Directiva del Metro de Medellín que la hicieron renunciar a su cargo, el 21 de junio de 2016.  Es la instructora de Yoga Siromani, con estudios de meditación y educación somática.  Y es, también, la escritora que encontró en la poesía el refugio para exorcizar sus dolores personales, que no han sido pocos.

“Este es un reto lleno de significados, un regalo de la vida en el que puedo combinar dos cosas que me apasionan: la gerencia, que es para lo que he estudiado; y la educación, que es una pasión de mi vida”. 

Publicidad

Lea también: Juan Luis Mejía deja en diciembre la rectoría de Eafit

Hablamos con Claudia Restrepo sobre este nuevo reto que le trae la vida: ser la primera mujer que ocupe la rectoría de EAFIT, después de 60 años de fundación.

¿Qué significa para usted ser rectora de EAFIT?

Llegar a EAFIT es llegar a un lugar del que no me he ido nunca; esta ha sido mi casa desde el pregrado, y he vivido acá como estudiante, como parte del movimiento estudiantil, como egresada, como profesora. Es hacer parte de una comunidad a la que siempre he pertenecido.  La universidad nos inspira a ver el futuro, allí nos renovamos todo el tiempo. Siempre hay algo nuevo. Es un reto lleno de significados, un regalo de la vida en el que puedo combinar dos cosas que me apasionan: la gerencia, que es para lo que he estudiado; y la educación, que es una pasión de mi vida.  Entonces, estoy profundamente emocionada.

Usted va a seguir los pasos de líderes como Juan Luis Mejía y Juan Felipe Gaviria. ¿Qué legado le dejan ellos?

Lo recibo como el testimonio de líderes. Yo he vivido la transformación de la Universidad: cuando era estudiante, era una institución de solo dos escuelas, administración, ingeniería y geología.  Ahora es una universidad con seis escuelas, y un proyecto humanista de alto valor, que creció mucho en sus artes liberales.  Me siento muy honrada, y considero que es una gran responsabilidad. Son líderes que han transformado la universidad con responsabilidad y respeto, cada uno en su momento. Juan Felipe Gaviria hizo una revolución cultural, y convirtió a la universidad en un proyecto humanístico.  Juan Luis, por su parte, continuó el proyecto cultural y lideró el crecimiento hasta lo que es hoy. Hoy es un momento distinto, porque la pandemia nos ha traído nuevos retos. La educación ha cambiado, desde la academia, y vienen nuevos proyectos de investigación y docencia.

¿Cómo vislumbra el año 2021, después de todas las dificultades que el mundo, en general, y la universidad, en particular, han vivido?

Yo soy positiva.  La pandemia nos aceleró más rápido los procesos que eran lentos, como el teletrabajo, el aula híbrida, la educación en otro lugar, el aprender talleriando… En general, en América Latina hemos sido lentos en la introducción del tema de la educación digital, pero la pandemia la aceleró. Nada reemplaza el campus universitario (el café, el trabajo en equipo, la interacción…), pero si aprendemos lo que nos está enseñando la pandemia, se nos resuelven otras situaciones. En la realidad que estamos viviendo es difícil sostener cursos con conexión digital; los híbridos son complejos, porque implican hablar dos lenguajes.  Me parece emocionante, porque estamos viviendo un momento relevante en la historia, de renovación e innovación. Cuando pase la pandemia ya tendremos muchos aprendizajes sobre aspectos que antes no conocíamos: nos vamos a poder conectar más fácilmente.  

Usted ha tenido cargos muy importantes tanto en lo público como en lo privado. ¿Qué se aprende tanto de lo uno como de lo otro? ¿Qué se puede y debe compartir?

Yo he tenido la oportunidad de moverme en los dos mundos.  Cuando se trabaja en el sector público es muy fácil que a uno le pongan una marca, como un estereotipo.  El trabajo en lo público representa un gran sacrificio personal, pero allí se necesita un montón de personas que puedan prestar sus servicios. En el sector gubernamental, la persona que ha sido elegida por voto popular se mueve distinto a quienes trabajan en el sector ejecutivo.  Allí es donde se requiere el saber técnico y la experticia sectorial.  Son mundos diferentes, pero tienen y deben tener el mismo principio: ambos generan valor.  Se necesitan en la sociedad empresas que generen valor público.  Para quienes tenemos la oportunidad de conocer esos dos mundos, es un privilegio.

Lea también: Rector de Eafit recibió el Escudo de Antioquia en categoría Oro

Honores a Juan Luis Mejía

En el comunicado del 28 de octubre en el que la Universidad EAFIT informó la decisión de nombrar como rectora a Claudia Restrepo, el Consejo Superior rindió honores al rector saliente: “La nueva rectora sucederá en el cargo a Juan Luis Mejía Arango, quien por cerca de 17 años ha liderado con sabiduría, humanismo, rectitud y conocimiento a EAFIT, periodo en el que la Institución se fortaleció como un referente académico e investigativo del país, amplió su rango de saberes y llegó a estudiantes de todas las generaciones, alcanzó en dos ocasiones la renovación de la Acreditación Institucional de Alta Calidad, continuó la transformación del campus y consolidó el proyecto de Universidad Parque, entre muchos otros logros. Por eso, a Juan Luis también le reiteramos nuestros sentimientos de gratitud, los que acompañarán por siempre el legado de un hombre cercano a sus estudiantes y de un líder auténtico que ha entregado lo mejor de sí para aportar a la educación y a la cultura de Colombia”.

También le puede interesar:

Publicidad
Publicidad

Publicidad