Melódico gusto

Publicidad

Navidad es fiesta, es diversión.
La gastronomía inspira a la música.
Un listado de canciones que tienen mucho sabor.

2020 cierra como un año atípico. La Navidad será más íntima que nunca. Las celebraciones se harán en casa, pequeñas, con el núcleo familiar. No debería haber tumulto ni novenas sin tapabocas. Pero la música y la comida siempre estarán ahí. Con esta selección hay para gozar y saborear.

1. El ron de vinola, Guillermo Buitrago.

Poco se sabe de este licor. El antropólogo Carlos Sánchez destaca que se trata de una bebida alcohólica de origen artesanal sobre la que hay varias versiones respecto a su origen. La primera dice que viene de Barranquilla, de un lugar que se llamaba Vinola Lola-Rimán. “Era un ron artesanal clandestino hecho de guarapo de piña destilado. La otra versión dice que se trataba de un ron que hacían en Ciénaga, Magdalena, en un establecimiento llamado La Tranca, en donde tenían un guarapo de piña con uvas que se guardaban en barricas de madera”. Una u otra, Buitrago le hizo publicidad a una bebida prohibida por el Estado.

2. Feliz noche buena, Rodolfo Aicardi.

“Con felicidad” es el estribillo recordado de esta canción. En la tercera estrofa el sentimiento alegre lo produce comer lechón. Aicardi vivió en Medellín desde los quince años, lo que explicaría la presencia del cerdo en su letra. El lechón no es precisamente el plato tolimense. En Antioquia, se sacrificaban los cerdos jóvenes en las populares marranadas, prohibidas por temas de salubridad y crueldad animal hace unos años. El cerdo, sin embargo, sigue siendo protagonista de la mesa navideña antioqueña y, mejor aún, si es frito en leña.

3. Navidad, Binomio de Oro.

Publicidad

Escrita por Israel y Rosendo Romero, es un retrato de los duros momentos vividos en su infancia. Según cuenta Israel, hay una estrofa inspirada en Virgilio Varela, guacharaquero estrella de su conjunto: “Él nos contaba que en la casa de muchos de sus vecinos se comían hasta un lechón, pero donde Virgilio no había los medios ni para comprar un chicharrón, así que plasmamos esa idea y gustó mucho. Hice un contraste entre la pobreza que nosotros vivíamos, ya que mientras en otras casas hacían una fiesta espectacular, nosotros solo la celebrabamos con buñuelos”, dice Rivera en una entrevista citada por El Heraldo.

4. 24 de diciembre, Lucy Figueroa.

Que no falten la natilla y los buñuelos en la celebración navideña. Tampoco la marranada. Esta melodía es una fiesta alrededor de las costumbres más tradicionales. Vale decir que los buñuelos tienen origen español y que en tierras colombianas cambiaron trigo por maíz. La natilla, por su parte, tiene origen en las coladas ibéricas; y de la marranada se dice que era una forma en la que los judíos conversos (marranos) mostraban que, efectivamente, habían adoptado la fé católica.

5. La matica, Lisandro Meza.

Esta canción fue compuesta en 1984 y en sus estrofas se oyen dos manjares de las épocas decembrinas: arepas y marrano frito. Una vez más el cerdo aparece en las constumbres navideñas de todo el país. De esta canción, Meza dice que “esos ritmos son inventos míos. Los golpes de los tambores me los ingenio y por eso ‘La matica’ suena como un pasacalle y a ratos como bambuco, y la gente se lo goza”. Una canción que habla de cultura popular, de aguinaldos y de una mesa en la que se sirve todo el cerdo. Una fiesta alrededor de la buena mesa.

Recetas para navidad:

Publicidad
Publicidad