Publicidad

Ventiladores de Innspiramed buscan pacientes y presupuesto

Publicidad

El programa que despertó tanto orgullo en el país y que ha sido modelo de alianza entre sectores privados y públicos y la academia, vive hoy retos en materia de pruebas y de presupuesto.

Quince pacientes son necesarios para adelantar los estudios clínicos y avanzar en el desarrollo de la fase uno de los ventiladores de InnspiraMed, construidos en Medellín por Industrias Médicas Sampedro, la Universidad EIA y la Universidad de Antioquia, con el apoyo de Postobón, Sofasa, Auteco Mobility, Haceb y por lo menos 50 emprendimientos.

Hay tres prototipos y ocho pacientes vinculados a los estudios clínicos, según reveló Mauricio Vélez, presidente de la junta directiva de Industrias Médicas Sampedro.

Publicidad

Artículo de interés: Ventiladores hechos en Medellín ahorrarán más de 35.000 dólares

El alcalde de Medellín, Daniel Quintero, anunció el 20 de mayo que iniciaría la producción de 100 ventiladores mecánicos diseñados por Innspiramed, y aunque en aquel momento el Invima no había dado el visto bueno para empezar su uso en hospitales y centros de salud, hoy se suma una nueva preocupación: no hay pacientes ni presupuesto.

Según Vélez, “Invima nos aprobó y avanzamos en las pruebas en humanos, infortunadamente uno de los criterios para las pruebas clínicas es que los pacientes no tengan COVID-19, pero sí problemas respiratorios. Ha sido difícil reclutar voluntarios”.

Postobón, principal financiador de la iniciativa, retiró su apoyo argumentando demora en la aprobación por parte del Invima y además, en la renuncia de siete miembros de la junta directiva de Ruta N y del gerente del proyecto, Gabriel Sánchez.

También le puede interesar: Ventiladores mecánicos fabricados en Antioquia superaron pruebas preclínicas en seres vivos

A lo que sí se comprometió Postobón, según reveló Vélez, es a dejar financiada la primera fase, hasta culminar las pruebas clínicas.

El presidente de la junta directiva de Industrias Médicas Sampedro le dijo a Vivir en El Poblado que si en los próximos días llegaran los pacientes requeridos para concluir el estudio clínico y las pruebas son satisfactorias y además, el Invima les permitiera avanzar en una próxima etapa, “ya no habría los recursos para fabricar masivamente los ventiladores”.

Desde Ruta N le informaron a Vivir en El Poblado que siguen avanzando y tratando de reclutar gente. “Está complicado porque no se puede estudiar en pacientes Covid. Estamos esperando terminar esta fase para continuar a la siguiente fase dos del ensayo, que es mucho más grande y allí si se podrá con pacientes Covid.

Publicidad

Publicidad

Publicidad