Publicidad

Un evento con la fuerza inspiradora de Patricio Escobar

Publicidad

Bajo la dirección de Alicia Mejía, un grupo de empresas y personas invitan a apoyar al campeón de enduro, trial y downhill Patricio Escobar.

Esta es una invitación especial, realmente especial. Y no solo porque se trata de un evento organizado por esa mano mágica de Alicia Mejía (exdirectora de Inexmoda), que tendrá música Creole, con una cena atendida por chefs de marca internacional, y una subasta de arte con obras de Hugo Zapata, Óscar Jaramillo, Luis Fernando Peláez, Álvaro Marín, Juan Camilo Uribe, Cecilia Herrera y Ronny Vayda. No, no solo por eso es especial.

Es porque se trata de apoyar a Patricio Escobar, campeón colombiano de enduro, trial y downhill, que hace cerca de un año sufrió un grave accidente que le cambió la vida.

Le puede interesar: Exposición multimedial Árbol del Magnolio

Publicidad

Patricio Escobar nació en Medellín, pero su espíritu aventurero lo llevó a echar raíces temporales al lado del mar, en Providencia y en Nuquí. Desde niño se aficionó a los deportes extremos, y la bicicleta fue el vehículo que lo llevó a volar (casi literalmente) muy alto: competencias y campeonatos en Australia, Japón, Chile, Andorra, Francia, Austria, y, por supuesto, en cualquier ciudad de Colombia donde hubiera una pista o unas escaleras para bajar a toda velocidad. Más de 62 millones de visualizaciones tiene en youtube su video recorriendo las lomas de la comuna 13 de Medellín, en aquel Downhill Challenge 2018.

En octubre del año pasado, en un entrenamiento en Bogotá, Patricio sufrió el accidente. Así lo narra: “Me caí, como es normal para todos los que practicamos downhill, pero tuve la mala suerte de caer sobre mi cabeza. Quedé consciente, y me di cuenta de la gravedad de mi lesión, porque no podía mover brazos ni piernas, pero no me dolía nada”. Fractura de las vértebras cervicales, al nivel de C3 y C4, fue el diagnóstico.

Le puede interesar: Circulart y cómo se reinventa el mercado musical en tiempos de pandemia

Lo que sigue es una historia épica de recuperación y fortaleza. “Yo amo la vida, a mi esposa y a mis hijos -dice-, y decidí seguir adelante para acompañarlos”. Sus palabras inspiran y antojan optimismo: “Yo creo que es como un contrato que uno hace con Dios para que le dé una segunda oportunidad. El compromiso, a cambio, es darla toda, y yo lo hice… Me tocó aprender a vivir día a día”.

Por eso es que es tan importante esta cena que Alicia Mejía y otro grupo de personas y empresas inspiradas por la energía de este deportista han decidido llamar #FuerzaPatricio: las donaciones permitirán que Patricio adquiera un equipo especializado para mejorar su calidad de vida. Él, como dice, la está poniendo toda para continuar una tarea que se ha impuesto: “Sé que la misión mía después del accidente es transmitir, motivar, enseñar”.

Le puede interesar:

Publicidad
Publicidad

Publicidad