Publicidad

“Dulce lo vivas”: alegría, emoción, evocación

Publicidad

Todos los viernes al anochecer ocurre un ritual impostergable en casi todas las casas judías del mundo y de Medellín: la mesa del comedor es cubierta por un mantel elegante, sobre él hay flores frescas, a veces velas, panes trenzados de color dorado y ajonjolí, vino y una cena festiva, aunque no haya invitados, aunque no exista un motivo sobrenatural para celebrar.

El día de descanso comienza y esa es una razón suficiente para sentarse a comer con calma. La costumbre se repite incluso en las familias más humildes que ahorran dinero para que no falte la cena semanal o reciben ayuda de otros para que ocurra ese momento. Más que un mandato bíblico es un asunto de dignidad: descansar, celebrar la llegada del fin de la semana, ser conscientes de la libertad, recordar historias familiares, conversar con otros de temas trascendentales o más banales, escuchar con concentración, agradecer lo recibido, disfrutar las recetas y conocer sus ingredientes, su preparación.

También le puede interesar:

La comida es compañía y protagonista y su papel va más allá de los viernes; está en momentos variados de la vida: a las mamás de los recién nacidos se les mandan preparaciones capaces de dar descanso y alegría y las reuniones posteriores a los funerales se acompañan con recetas para que las personas en duelo coman, aunque no tengan deseo y se animen un poco en los momentos de oscuridad.

Hace unos años, una mujer llamada Ana Bensadón y conocida por difundir la cocina sefardí – de los judíos de España – publicó un libro que reunió recetas de personas en varios continentes. El libro lo tituló Dulce lo vivas, por esa expresión que dicen algunas familias sefardíes para agradecer a quien regala algo dulce. La repostería trae alegría, es emoción y al igual que las palabras dichas, invoca.

En estos tiempos raros que vivimos donde ha quedado en evidencia la fragilidad de restaurantes y el poder sanador de la comida, necesitamos unirnos para apoyar a nuestros cocineros y al mismo tiempo darle a la gastronomía el lugar protagonista que merece.

Que compartamos recetas, preparaciones, que la hora de comer sea un ritual y que nuestra gastronomía sea atractiva para quienes luego llegarán de visita. Que la pasión se sienta en las mesas, que comer sea una experiencia y revivamos las recetas de nuestras familias. Que vayamos más allá de los rollos de canela o el cheesecake (son deliciosos, pero hay otras recetas locales para probar).

También le puede interesar:

Publicidad

Para lograr lo anterior necesitamos compromiso de nuestros líderes locales y que nosotros, comensales, queramos los sabores populares y también estemos dispuestos a recibir los desconocidos.

Sumac: así se llama esta columna. En honor al Sumac, esa especia de color rojo intenso y sexy que surge de la planta Rhus coriaria y se usa para decorar o dar potencia al humus. Ojalá y las historias que aparezcan aquí sean un poco como esa planta: capaz de dar color a la vida y quitarle el sabor insípido que a veces tiene la vida en el barrio.

Por: Adriana Cooper

Publicidad

Publicidad

Últimas noticias

mariposa sedosa quétzal (Evenus regalis)

Medellín y el Valle de Aburrá registran nueva especie de mariposa

Se trata de la Mariposa Sedosa Quetzal (Evenus regalis), de la familia Lycaenidae, que fue identificada por el equipo de ecosistema y biodiversidad...
Envigado_Guadalcanal

Casos de COVID-19 en Envigado el 7 de agosto

El reporte de casos de COVID-19 en Envigado con cierre las 8 p. m. del 6 de agosto, de acuerdo con información...
Pico de contagios en Medellín

¿Qué significa que Medellín esté en el pico de la pandemia por COVID-19?

"Medellín alcanzó el pico de la pandemia", así lo dio a conocer este miércoles 5 de agosto el alcalde de la ciudad,...

Publicidad