De amparo a hospital infantil

Publicidad

Pocas edificaciones antiguas de El Poblado han sobrevivido al paso de los años y al ritmo acelerado de la urbanización. Una de ellas es el Amparo Infantil Santa Ana, ahora Hospital Infantil, fundado en 1943. En 1991, Vivir en El Poblado invitaba a los vecinos a apoyar la obra de su creadora, Ana Josefa Misas de Echavarría.

1991-1992

Son casi 80 años en el mismo lugar, en el barrio Manila justo al borde de la antigua vía a El Poblado, después conocida como la Calle de la Buena Mesa. El Hospital Infantil Santa Ana, antes Clínica, fundado por la matriarca Ana Josefa Misas de Echavarría, es una institución privada sin ánimo de lucro enfocada en proporcionar atención médica y odontológica a niños de escasos recursos de El Poblado y posteriormente del departamento y del país, y atención prenatal a sus madres.

El doctor Jorge Guzmán, pediatra vinculado a la institución desde hace 27 años, recuerda que inicialmente existía el propósito de acoger a niños, y a sus familias, que venían de otros municipios enfermos o a operarse y necesitaban pasar allí su recuperación tras ser dados de alta en los hospitales en los que los habían atendido; luego se fueron ampliando sus servicios. Hace cuatro años, ante el crecimiento de la demanda y las exigencias de normatividad, se emprendió una reforma de las instalaciones, que hasta entonces contaba con cuartos para hasta seis pacientes, quedando hoy un total de 23 camas, con habitaciones individuales y dobles.

Publicidad

“La parte física se renovó con un edificio totalmente nuevo, moderno, cómodo, conformando un hospital de segundo nivel con toda la normatividad exigida y sin dejar de lado el aspecto social, que ha sido la columna vertebral de la organización a lo largo de su historia”. La renovación trajo consigo una serie de alianzas, iniciando con la Clínica Noel, antes ubicada en Prado Centro, ahora en las instalaciones de Santa Ana, compartiendo espacios físicos y convenios asistenciales. “La Noel presta servicios quirúrgicos y también consulta clínica y el Hospital Santa Ana hospitalización y consulta”.

Así mismo, y como una oportunidad de ampliar los ingresos de la entidad, hace cuatro años le alquiló unos espacios al Hospital Pablo Tobón Uribe, en los cuales prestan servicios de consulta externa en distintas especialidades, para adultos y niños. Igualmente hay un convenio con ayudas diagnósticas de Sura, para radiografías, resonancias y laboratorio clínico.

Hoy los servicios del Hospital Infantil Santa Ana continúan creciendo, cuentan con consulta externa pediátrica general y en dermatología, otorrinolaringología, cardiología, endocrinología, además de nutrición y psicología, y hospitalización, con convenios con distintas EPS. La obra de doña Ana Josefa sigue dando frutos y, ubicada en este estratégico lugar de la comuna 14, continúa abierta para atención pediátrica, hasta los 18 años, de forma incluyente.

Agradecer dando

En la edición 10, de agosto de 1991, el periódico El Poblado apelaba a la solidaridad de los pobladeños con el Amparo Infantil Santa Ana: “Un centro como estos no recibe auxilios casi de ninguna entidad pública, y, por lo mismo, ha tenido que inventarse la manera de conseguir recursos. Por eso, apelan a la buena voluntad de quienes hemos sido más favorecidos por la suerte. Porque la mejor forma de agradecer lo que se tiene es dando, porque dando se recibe”.

Publicidad
Publicidad