Comprar y vender de una manera responsable

Publicidad

En la gran competencia de la oferta y demanda del mercado, dos empresas de Medellín se esfuerzan por implementar el consumo responsable: SiembraViva y Ecoamore.

Le puede interesar: Un ecologista marca registrada

Cada vez cobra más auge en el mundo entero el concepto de consumo responsable, es decir, el consumo que opta por bienes y servicios que favorecen la conservación del medio ambiente, la igualdad social y el bienestar de las personas que intervienen en la producción de los insumos.

Publicidad

Pero producir, fabricar y comercializar bienes y servicios amigables con el medio ambiente requiere, con frecuencia, cambios esenciales en los paradigmas tradicionales. Muchos de los productos ecológicos son fabricados de forma artesanal o a baja escala, con materias primas naturales, por lo que no es posible ofrecer los precios que resultan de la producción de grandes volúmenes y tecnología de punta. Por otro lado, un comercio responsable garantiza relaciones laborales justas y equilibradas.

Le puede interesar: Desarrollo sostenible: la única alternativa posible

Dos empresas locales lo están intentando: SiembraViva, una empresa que nació hace cerca de 8 años, en la vereda Perico, del corregimiento Santa Elena, y se ha convertido en una plataforma para hacer una transición de una agricultura convencional hacia una agricultura orgánica y regenerativa; y Ecoamore, una plataforma desde la que se comercializan productos amigables con el medio ambiente, elaborados y diseñados por emprendedores locales.

“Más que ser una página web, nos definimos como la plataforma óptima para hacer una transición de una agricultura convencional hacia una agricultura orgánica”. Diego Benítez, SiembraViva

SiembraViva: agricultura orgánica certificada

Hace 8 años nació SiembraViva. Inició, según le contó Diego Benítez a Vivir en El Poblado, con la idea de desarrollar la agricultura orgánica. Después de encontrar un nicho de personas que hacían sus encargos a través de la página web, escalaron al canal digital MercaViva, un mercado saludable en línea que se encarga de la comercialización de los productos de Sieambra Viva, y de otro tipo de ofertas conscientes y locales.

Siembra Viva, mientras tanto, sigue dedicada a impulsar la Ciudadela Santa Elena, el lugar donde se centraliza la fábrica de insumos, en particular el compostaje y las plántulas. Hay también allí una escuela de campo y un laboratorio para hacer la regeneración de suelos. Ofrecen 15 a 20 toneladas mensuales de hortalizas orgánicas, no solo en el canal digital, sino también en el difícil mercado de los almacenes de cadena. Página web: mercaviva.com

Una tienda para amigos de la sostenibilidad

Ecoamore es una plataforma desde la que se comercializan productos orgánicos y transformados, elaborados y diseñados por emprendedores, y con los que se busca satisfacer necesidades en comunidades o personas que están muy conectadas con el medio ambiente y del planeta. Alejandro Muñoz, junto a su novia, Yacony Palacio; Yorleny Palacio, su cuñada, y el novio de ella, Francisco Salazar, crearon este espacio para llevar productos de origen sostenible a los hogares.

“Empezamos a ofrecer esos productos en conserva, y así fuimos conociendo gente; después llegamos a alguien que hace unos quesos muy ricos una forma orgánica, y empezamos a crear productos ecoamigables, como cepillos de dientes de bambú, copas menstruales y vasos plegables”, cuenta Alejandro. Y asegura que ha ido agregando a su lista productos de aseo personal y para el hogar, línea de aceites de semillas y lácteos. Instagram: @tienda_ecoamore

Le puede interesar: Nuestro propio Acuerdo de París

Publicidad
Publicidad