Un ecologista marca registrada

Publicidad

COAS Colombia, consejero y patrocinador de la comida sana, certificó que Alejandro vende productos orgánicos de calidad, es decir, sanos. Año 2019.
Y lo recertificó en 2020.

Es un ecologista de cuerpo entero. Enamorado de lo que hace para mejorar la salud del planeta, la suya y la de los demás. Durante mucho tiempo vivió entre el corregimiento de Santa Elena y Medellín, pero en 2012 inició su propia revolución ambientalista. Una tarea personal e intransferible.

Le puede interesar: Nuestro propio Acuerdo de París

El bichito que picó a Alejandro en esto de la vida sana se llama abeja. A los 17 años ya tenía su propio apiario, y manejaba ajenos. Estudió Ingeniería Eléctrica, y su último trabajo fue en ISA, durante 16 años. Cansado y con ganas de cambiar a un lugar tranquilo, decidió irse a vivir, definitivamente, a Santa Elena, a la finca de recreo de su familia. Y desarrollar allí tres planes ambientales, antes de retirarse de ISA, y que estos estuvieran rodando cuando se retirase. Para no irse a quedar sin dinero.

Publicidad

El primer proyecto (o Plan A) fue sembrar 250 plantas de aguacates Haas. Montó toda la infraestructura, hasta que vio aparecer su primera cosecha.

El Plan B, “una deliciosa y suculenta hidromiel” (vino de miel), que ya producía a baja escala, pero con la que buscaba, poco a poco, conseguir una producción muy importante. Hasta obtener un tanque industrial con todos los juguetes, y luego llegar al prototipo.

Le puede interesar: Los residuos naturales no son basura

“El tercero nació por que sí”, una huerta de unos 300-400 metros cuadrados sembrada con todos los productos para una ensalada, de verduras o de frutas, sencillas o exóticas. Lo más raro, brócoli morado. Y tiene diez variedades de lechugas.

En ese lugar, también produce abonos orgánicos para usar según las características de las plantas. Además, Alejandro se ha dedicado a la recuperación de numerosas semillas de verduras, frutas y plantas medicinales, extinguidas o en vías de extinción.

Desde 2018 vive, con sus dos hijos, en una casa autosostenible. Son dos hexágonos, superpuestos; produce el agua y cuenta con energía solar. Solo utiliza gas. Y entre los proyectos: generar energía con agua lluvia; y pedaleando una bicicleta, por ejemplo, ver televisión.

Le puede interesar: Vivian Pineda, la profe, cree en un mejor planeta

Publicidad
Publicidad