Alianza público-privada permitirá adecuar Clínica Saludcoop de la 80 para atención del COVID-19

Publicidad

La Clínica Saludcoop de la 80 que fue cerrada por la Secretaría de Salud de Antioquia en octubre de 2018 volverá a abrir sus puertas para atender la emergencia sanitaria por el COVID-19, así lo anunció este viernes el alcalde de Medellín.

Esimed fue el último operador de la clínica, después de que el Gobierno Nacional decidiera la liquidación de Saludcoop, y en octubre de 2018 los 22 mil metros cuadrados que permitían atender en 25 unidades de UCI, y 300 camas de hospitalización, además, del servicio de urgencias, urgencias pediátricas, cirugías, UCI neonatales y pediátricas dejaron de funcionar.

El cierre en su momento fue ordenado por el entonces secretario de Salud de Antioquia, Carlos Mario Montoya, cuando por la falta de pago de varios meses en el salario de cerca de 600 empleados de la clínica, el personal de aseo dejó de prestar servicio, y por la falta de garantías el cumplimiento de las normas sanitarias se decidió su cierre definitivo.

Publicidad

El 25 de octubre de ese año fueron remitidos los últimos pacientes que quedaban en UCI y solo siguieron asistiendo algunos empleados de la parte administrativa, pese a las ofertas de grupos extranjeros el gobierno Nacional no permitió la venta de la clínica y estuvo cerrada hasta este viernes 27 de marzo.

Adecuación para atención del COVID-19

La clínica tiene una capacidad de 297 camas hospitalarias, en su mayoría son habitaciones individuales, además, aun permanecen los equipos necesarios para su funcionamiento, como tomógrafos, monitores y torres de UCI.

Por eso la infraestructura será aprovechada para atender la emergencia sanitaria por el COVID-19, según el alcalde Daniel Quintero, en un principio se adecuaran 156 camas de cuidados intensivos, para la atención de pacientes requieran cuidado especial por complicaciones respiratorias.

Al respecto, el alcalde Daniel Quintero indicó que “este hospital se va a convertir en una oportunidad para salvar vidas. Estamos tomando las decisiones correctas para enfrentar este reto”.

Las labores de desinfección, reconexión de servicios y dotación empezaron el mismo viernes.

El mandatario local agradeció a organizaciones como Comfama, Pintuco y a la IPS Universitaria, quienes aportan para la adecuación y funcionamiento.

A pesar de que en un inicio se espera habilitar 156 camas de UCI, el número puede ampliarse hasta 463, en caso de ser necesario, aseguró el alcalde de Medellín. 

Lea también:

Publicidad
Publicidad