Ventas de vivienda en julio y en agosto de 2020 superaron mismo periodo de 2019

Publicidad

El balance de La Lonja de Propiedad Raíz de Medellín y Antioquia sobre los efectos producidos en el mercado por la pandemia por COVID-19, es, en palabras de su gerente, de “estabilidad en los precios”.

En entrevista con Vivir en El Poblado, Federico Estrada señaló que “la demanda se viene recuperando de manera importante” y establece paralelos para la comprensión del fenómeno.

Federico Estrada, Lonja de Propiedad Raíz
Federico Estrada, gerente de La Lonja.

Entre abril y mayo de este año, en el inicio de la cuarentena más exigente, la venta de vivienda nueva tuvo una caída superior al 60 %. Luego vino la apertura gradual de la economía en junio y se mostró una mejoría, “a tal punto que en julio y en agosto, las ventas superaron las del mismo mes del año anterior”, dijo Estrada, gerente de La Lonja.

Publicidad

En vivienda usada, por su parte, el panorama entre enero y julio presentó una disminución de las ventas del 20 %; abril cayó al 5 %, “prácticamente no tuvimos ventas”, dice Estrada; mientras junio marcó el inicio de la recuperación, llegando al 50 %. “En julio se recuperaron las ventas”, añadió Estrada.

Unidades de viviendas nuevas vendidas en el Valle de Aburrá

  • Julio de 2019: 1.449
  • Agosto de 2019: 1.567
  • Julio de 2020: 1.802
  • Agosto de 2020: 1.744

También le puede interesar:

Indagado sobre el último trimestre, que por tradición ha sido crucial para la economía en Colombia, el gerente de La Lonja señaló optimismo, a pesar de las dificultades que generó el confinamiento.

“En los últimos dos meses hemos comenzado a ver repuntes en las ventas de vivienda nueva y usada”, dijo.

La entrada en vigencia de los nuevos subsidios expedidos por el Gobierno nacional para la compra de vivienda nueva, adicionales a las bajas tasas de interés, son las razones para estas perspectivas.

Según Estrada, “el sector sería de los primeros en reactivarse e impulsar el desarrollo de la actividad económica y del crecimiento del empleo”.

El confinamiento afectó la ocupación de los centros comerciales en el Aburrá. En los diferentes tipos de locales se duplicó la desocupación. Por ejemplo, en los centros comerciales grandes pasó de 5.4 % a 10 %.

Publicidad
Publicidad

Publicidad