Publicidad

Ya es tiempo de que Supersociedades cumpla: víctima de Space

Javier Henao, su esposa Ana Cecilia Tobón y su hija, Ana María, vivieron en el apartamento 915 de la fase 2 de Space desde 2007 hasta su evacuación, el 12 de octubre de 2013.

Han pasado siete años de la tragedia en la que murieron 12 personas y hay víctimas que siguen sin recibir una solución concreta frente a lo ocurrido con sus propiedades.

Javier le contó a Vivir en El Poblado que desde el momento en que ocurrió el siniestro firmaron una promesa con la Superintendencia de Sociedades. “Al firmar esa promesa, entramos en liquidación judicial, la cual se debía resolver en un tiempo estimado de 12 a 17 meses porque es de orden público y de obligatorio cumplimiento”.

Según detalla Javier, de eso han pasado seis años y siguen sin recibir lo que les corresponde.

También le puede interesar:

“Lo que yo quiero es que tengan en cuenta que es el séptimo aniversario y el Estado tiene obligación de entregar el lote adjudicado ya registrado”, aseguró la víctima.

Luego de este tiempo, la familia Henao exige respuestas por parte de la Superintendencia de Sociedades. “Queremos saber cuándo es que van a registrar el lote y cuándo nos van a entregar algo que es de obligatorio cumplimiento”, expresa Javier, quien confiesa que a raíz del estrés generado por esta situación, desarrollo cáncer y debe recibir quimioterapia.

No es cuando ellos quieran”, insiste Javier y dice que “ya es bueno que Supersociedades cumpla algo tan vital como es una vivienda digna”.

Javier Henao es ingeniero industrial especializado en renta variable y en inversiones y especializado en riesgos y, asegura, tiene pleno entendimiento del tema.

Lea también:

El lote en donde se construyó Space, señala Henao, no perdió la licencia de construcción por ser un siniestro y tampoco pierde su valor “porque al no perder la licencia se puede construir algo similar que es lo que han estado tratando de enredar”.

De esta manera, los propietarios afectados de Space, asegura Javier, quieren que se asiente el lote para que les devuelvan la plata de sus inversiones. “Ya estuvo bueno de tanta manipulación”, insiste Javier.

Lo que le extraña a Javier es que la familia Henao interpuso una demanda de reparación directa y fallaron a favor de Lérida CDO “que porque ellos ya habían pagado, o sea que el lote ya lo habían entregado”. Javier asegura que no comprende.

Aquí hay un atropello con nosotros, no les estamos pidiendo limosna y tenemos derecho a que se resuelva, tenemos derecho a una vivienda digna”, puntualizó la víctima.

Publicidad

Publicidad