Refinanciar deuda, ganar dinero y quedar bien con los bancos

Andrés Bernal
Por: Andrés Bernal / director@vivirenelpoblado.com

Publicidad

Si posee un crédito hipotecario y debe tarjetas de crédito, libre inversión o vehículo, consulte al banco si le permite ampliar el monto de la deuda hipotecaria para prepagar los otros pasivos.

El sistema financiero colombiano está pasando por un buen momento y eso genera competencia por clientes, se refleja en ofertas de tasas más bajas o en recompra de cartera. El esquema es sencillo: contactan a una persona y le dicen que las deudas que tenga con otras entidades financieras se las suman en una sola, le prestan el dinero, con una menor tasa, con mayor plazo y por ende con cuotas bastante más bajas, y obvio, pagando los pasivos anteriores.

Publicidad

Para los clientes, esta coyuntura es una gran oportunidad. Si usted tiene un nivel de deuda elevado, con una o más entidades financieras, contacte una o dos más, pregunte si están recomprando deuda y qué le ofrecen a cambio de prepagar todas las deudas. Lo más probable es que encuentre quién le haga la operación crediticia y termine pagando menos cuotas y ahorrando dinero.

Si hoy posee un crédito hipotecario y además tiene deudas en tarjetas de crédito, libre inversión o vehículo, consulte con su banco si le permite ampliar el monto de la deuda hipotecaria para prepagar los otros pasivos. Normalmente el plazo es mucho mejor y la tasa de interés es más baja y deducible de impuestos. ¡El ahorro por ambos conceptos puede ser muy significativo!

Si por pérdida de empleo, cierre de su negocio o haber incurrido en gastos que excedieron su capacidad de pago, se encuentra en una situación apretada para cumplir las cuotas de las tarjetas de crédito o de préstamos, la mejor decisión es actuar antes de que el retraso sea significativo o lo reporten a las centrales de riesgo.

Contacte a su banco y proponga un nuevo esquema como los descritos arriba, e incluso que le presten un poco más si tiene la garantía hipotecaria o un buen historial crediticio. Guarde esos recursos y úselos para pagar cada mes la cuota de este nuevo préstamo.

Normalmente le podrán prestar un exceso que le dé para dos a cuatro cuotas, con lo que tendrá la tranquilidad emocional de cumplir con esas mensualidades, sin estrés adicional, y pueda concentrarse en una nueva fuente de ingresos durante esos meses.

Cuando ya tenga ingresos, trate de bajar el saldo de la deuda lo más rápido que pueda y ahorre parte de su ingreso para esos momentos difíciles. Los expertos sugieren un 10 % de su ingreso mensual, pero teniendo en cuenta las expectativas de vida y las pensiones que se reciben en Colombia, un 15 al 20 % le dará más tranquilidad.

Sugiero que lo haga a través de pensiones voluntarias, ya que tiene grandes beneficios tributarios, genera una muy buena rentabilidad y además, como su empleador lo deduce y transfiere directamente, se fuerza a aprender a vivir con lo que le consignan cada mes.

Publicidad