Publicidad

Primeros buses eléctricos alimentadores del metro

Los primeros cuatro buses eléctricos, alimentadores del Metro de Medellín, los que llamamos “integrados”, ruedan desde hace unas semanas en la “cuenca tres”, que atiende la zona de Belén, conectándola con el Metroplús y con las estaciones Aguacatala, Poblado e Industriales del metro.

La empresa Masivo de Occidente SAS, constituida por experimentados transportadores privados, operadora de este servicio, se propuso desde hace más de tres años ser la primera en traer buses eléctricos para esta área del transporte público en Medellín.

Superando asuntos técnicos y financieros, y apoyados por diferentes instancias del gobierno local, definieron que en una primera etapa llegarán a operar doce buses eléctricos (por la pandemia deberán aplazar seguro ese logro para el año entrante) con capacidad para 40
pasajeros cada uno, que pueden cubrir rutas hasta barrios altos
y con limitaciones para el tránsito en sus calles.

En sus instalaciones tienen ya una estructura de carga de las baterías de los vehículos con capacidad hasta para 25 buses. De esta forma esperan llegar cumplir de su parte la meta propuesta para la ciudad, para 2030 de tener todo su servicio de transporte público buses que sean 100% eléctricos.


Me alegró ver uno de estos buses rodando hacia la estación Aguacatala del metro, pues ellos son la prueba de que superamos barreras, algunas reales y otras inventadas, para la masificación de la movilidad eléctrica en buses en la ciudad. Los directivos de Masivo de Occidente SAS se muestran optimistas por el desarrollo del proyecto.

También le puede interesar:

Señalan que los buses transitan sin inconvenientes por nuestros barrios de ladera, que son reales los ahorros en mantenimiento y que, aunque el costo por unidad es hoy cercano al doble de uno movido por fuentes fósiles, se logran financiar para su pago al proveedor.

Los beneficios ambientales por cero emisiones de gases efecto invernadero son más que evidentes y el proyecto implica una ruta para la correcta disposición de las baterías, que ha sido uno de los reclamos a esta tecnología.

Los primeros buses eléctricos para las rutas alimentadoras del metro no son los primeros de esta clase que llegan a la ciudad. Hace un año, por estos días, llegaban los primeros vehículos de este tipo, traídos por la Alcaldía de Medellín para rutas de Metroplús. Pero ese proyecto venía cojo y hoy rueda como una tercera parte de los 64 que debieron llegar, pues no se contempló un adecuado sistema de recarga de las baterías, lo que no solo es un mal uso de los recursos de la ciudad, sino un desestimulo para seguir avanzando, en lo público, hacia la movilidad eléctrica.

También le puede interesar:

Hay que felicitar y seguir apoyando este liderazgo del sector privado en la ruta hacia la movilidad eléctrica total en la ciudad. Este es un ejemplo para otros operadores y actores del sistema.

Que el proyecto de Masivo de Occidente sea exitoso y que vengan muchos más.

Publicidad

Publicidad