¿Cómo va el plan en Medellín para habilitar 1.000 camas de UCI y atender la crisis por la COVID-19?

Publicidad

El Plan Mil, una propuesta del alcalde Daniel Quintero para habilitar 1.000 camas de Unidades de Cuidados Intensivos –UCI– en Medellín, y recurrir a ellas en la atención de la contingencia sanitaria por la COVID-19, transcurre hasta ahora en su primera etapa, durante la cual se fortaleció y amplió la capacidad hospitalaria instalada que estaba en 332 camas, y ahora cuenta con 434.

Ruth Elena Mena, subsecretaria de Gestión de Servicios de Salud de la Alcaldía de Medellín, señaló que este plan se ha enfocado por ahora en la red pública hospitalaria, dotando con más camas a entidades como el Hospital General, el Hospital San Vicente de Paúl, el Hospital Pablo Tobón Uribe, la Clínica León XIII y el Hospital La María, en Castilla (que aunque es de la red departamental, por estar en la ciudad se incluyó en el proyecto).

La segunda etapa, comentó Mena, consistirá en la apertura de la anterior sede de la Clínica Saludcoop de la 80, que fue adquirida en comodato por la Alcaldía. Allí habrá 156 camas de UCI, aunque la subsecretaria advirtió que en ella “no vamos a atender pacientes con COVID-19, sino que servirá para descongestionar los servicios de alta y mediana complejidad de la red hospitalaria de pacientes con otras patologías, y que el resto de entidades se puedan concentrar en la atención del coronavirus”.

Publicidad

Clínica Saludcoop de la 80
Foto cortesía Alcaldía de Medellín

Para activar la segunda etapa se está haciendo monitoreo a la ocupación de las 434 camas que están habilitadas por el momento. “Por ahora estamos en alerta amarilla”, explicó Mena, y el porcentaje de ocupación de esas camas no supera el 50 %, por tanto no ha sido necesario llegar a esa fase.

¿Y Plaza Mayor?

La habilitación de Plaza Mayor como un centro hospitalario hace parte del Plan Mil. La subsecretaria Mena informó que con dicha entidad ya se tiene listo un contrato para firmar en caso de ser necesario, pero por ahora no hay adecuaciones de ningún tipo, pues el sitio solo será habilitado si se llega a una tercera etapa, en un escenario en el que se desborde la capacidad hospitalaria instalada en Medellín.

“Ya tenemos los estudios y el contrato listo para firmar. La adecuación de Plaza Mayor nos tomaría doce días”, pero Mena consideró que “que no vamos a llegar a eso”, aunque la Alcaldía está preparada para activar esta etapa en caso de que se presente un brote masivo, más cuando algunos sectores económicos reactivaron sus actividades el lunes 27 de abril, y más personas están circulando por la ciudad, utilizando los sistemas de transporte masivo y coincidiendo en lugares de trabajo.

Lea también:

Publicidad
Publicidad