Publicidad

Una vuelta al irreconocible parque Lleras

Publicidad

Martes 5 de mayo de 2020, terminando la mañana. La ciudad ha ido recuperando algunas actividades económicas, otras deben esperar hasta nueva orden, hasta el 11 de mayo. Esta mañana Blu radio se le adelantó al presidente Duque, que hace anuncios todas las noches, y sostiene la emisora que esa espera volverá a correrse. Habla de dos semanas más, pero por las dudas es mejor esperar la alocución, los datos, las explicaciones y las instrucciones, al final de la tarde desde la Casa de Nariño.

Mientras tanto, el Lleras es otra de las zonas del barrio que refleja los efectos del aislamiento ordenado por la salud y la seguridad de todos. El parque y su comercio, que suelen tener actividad día y noche, hoy lucen en soledad. Irreconocible.

No está apagado del todo. Hay en desarrollo tres remodelaciones de predios, tiendas y estanquillos proveen de víveres y bebidas a los vecinos y el café Juan Valdez prepara sus bebidas para que el cliente las lleve.

Publicidad

También le puede interesar:

Uno de esos clientes es Alejandro Henao. Iba con tapabocas, dijo portar antibacterial y tener miedo al salir. “Voy a las calles solo a lo necesario”, dijo quien trabaja en el gremio de automotores y ya puede atender su negocio.

Desde el minimercado-estanquillo donde trabaja, Marly Ríos reporta días muy fríos y otros en los que las ventas suben un poco. Se reinventaron y desde que pudieron reabrir hace una semana ya están vendiendo también límpido, alcohol y antibacterial. Tiene la ventaja de que va al trabajo en su moto, pero igual siente temor por el virus: “Tengo familiares, tengo a mi mamá; no solo me da miedo contagiarme sino afectarlos a ellos”.

Por lo demás, hoy el Lleras es una zona rosa de rejas abajo y luces y música apagadas y un parque sin caminantes, ni artesanos, ni turistas. Así lo certifican dos policías encargados de la seguridad de la zona que hacen ronda sin bajarse de su patrulla.

Publicidad
Publicidad

Publicidad