Publicidad

No más pandemia, mejor retomo mis libros

Publicidad

Estamos llenos de información sobre el Coronavirus, de la enfermedad, del impacto, de las diferentes tendencias a nivel de los tratamientos, de cómo ha afectado cada país y cómo diversos gobiernos tratan de resolver un problema que tiende a salirse de las manos. 

Igualmente estamos inundados sobre el golpe que en la vida íntima de cada persona esta pandemia puede impactar. Creo que ha sido la vivencia más global y más individual que hemos sentido. ¿Y cómo escribir y no hablar de ella? Y ese es mi propósito: no hablar de ella. Así que retomo mis amigos secretos, los libros y sus escritores.

Publicidad

Y por Ana Isabel Aranzazu que siempre se ocupa y preocupa por mí, para que encuentre senderos que me cuestionen y me lleven a profundizar en lo que creo, llegó a mis manos el libro Anna la abuela de Jesús, de Claire Heartsong.

¡Un libro sobre Anna! Quién lo creyera, una figura que apenas si mencionan los evangelios y que si la nombran es para hablar del nacimiento de María. Se empieza a leer el libro y a sentir la fuerza de ese femenino que tuvo un rol definitivo en su grupo, los Esenios, en su familia y en particular en su nieto: Jesús.

Causa rasquiña a veces hablar de estos temas. Pero somos seres humanos eminentemente religiosos y por eso hay lecturas que además de hacernos un guiño y de llamarnos, nos apasionan y transforman.

Es Anna la que habla, la que nos escribe, la que nos describe sus vivencias previas preparando la llegada de Él. La sentimos correr por nuestras venas y mientras más complejos aparecen sus relatos y las explicaciones de toda la preparación previa a la presencia del Cristo, ¡nos encontramos por fin con el hombre!, caminante, buen amigo, amoroso, sensible. Que contó con todo el apoyo emocional, económico y espiritual de su clan religioso y familiar.

Adicionalmente nos introduce en la cultura de los Esenios, sus costumbres, cómo se mantuvieron en el tiempo y ante todo, los rituales que practicaban. Nos lleva a Egipto, nos pasea por Alejandría, Gran Bretaña, India… y recorremos culturas, viajes, conocimientos y los ritos de paso que cada cultura le regaló a Jesús para llegar a su vida pública y saber padecer “su muerte y resurrección”.

Anna. Ella pretende que nos miremos en ella

Podemos negar o compartir el relato, tan sorpresivo, tan esotérico y humano y debo decir que a medida que el libro avanza uno siente que la propia fuerza interior cambia. La fuerza del Cristo en el femenino que Anna le dio, que le permitió amar a las mujeres sin la discriminación que siempre se pregonó.

A Anna y a Él los podemos percibir y recibir ahora nosotros, con una mirada serena y desprevenida sobre un libro que toca y remueve la entrañas. Eso quiso Anna cuando dictó el libro, quiere eso para nosotros y ese es su regalo.

Por: Elena María Molina

Más opiniones en Voz del lector:

Publicidad

Publicidad

Últimas noticias

Aún no inician las pruebas COVID-19 en estación Poblado del metro

Cuidar y proteger la vida de los trabajadores del sector formal como del informal es el principal objetivo que se busca con...
COVID-19 en Medellín este 8 de julio

Registro de casos de COVID-19 en Medellín este 8 de julio

El comportamiento de casos de COVID-19 en Medellín para este 8 de julio, según el portal web MEData de la Alcaldía de Medellín, es de...
Cierre de la vía de Arenales hacia La Catedral para deportistas

Incumplimiento de medidas cierra el paso de deportistas hacia La Catedral

Si lo suyo es montar en bicicleta, correr o caminar y su ruta preferida es la vía hacia La Catedral y hace...

Publicidad