¿Y qué haremos después de superar la “crisis”?

Publicidad

Hemos hablado mucho de lo que está pasando: algunos ya están cansados del tema, unos ya no quieren saber nada más y otros prefieren mantenerse al día con toda la información que nos brindan minuto a minuto sobre esta pandemia que hoy tiene revolucionado nuestro país y al resto del mundo.

Pero, ya ustedes se preguntaron ¿qué van a hacer cuando todo esto pase? Está claro que no tenemos idea de cuándo llegará ese día. Hasta hoy es una respuesta poco clara y por sanidad mental y emocional es mejor no “mortifircarnos” pensando en cuándo será. Lo que sí es importante es empezar a organizar nuestras ideas y tomar decisiones de lo que queremos hacer cuando podamos retomar y salir de nuestras casas.

A mí por, lo menos, no me esperen en “la normalidad”, yo por allá “no vuelvo”, prefiero aprovechar estos días, aunque a veces me llenan de angustia e incertidumbre, para reinventarme. Es evidente que si el mundo está cambiando, nosotros también tenemos que cambiar.

Publicidad

La vida nos está dando una nueva oportunidad, y creo que muchos no han (o hemos) sido capaces de dimensionar y procesar, lo que está ocurriendo, y la gran fortuna que tenemos de repensar lo que verdaderamente queremos seguir viviendo de aquí en adelante. ¿Qué quieren ustedes? ¿Han pensado en sus prioridades?

Más opiniones en Voz del lector:

No soy coach, ni terapeuta, tampoco soy experta en el tema, ni mucho menos me las voy a dar de “hipócrita” diciéndoles que yo me la paso 24/7 sonriendo buscándole todo el tiempo el lado positivo a esta situación. Obviamente no. Yo también, al igual que ustedes, tengo días duros, en los que derramo lágrimas y en los que me pregunto constantemente en qué momento pasó todo esto.

Pero lo que sí les digo y quiero recomendarles desde el fondo de mi corazón, es que estamos en un punto de la vida que es como si fuera un “31 de diciembre permanente”, en donde tenemos la oportunidad de elegir con qué nos quedamos y qué decidimos dejar atrás. Aprendamos del silencio, vivámoslo, establezcamos nuevas metas, y definamos realmente hacia dónde queremos ir y con quién queremos ir acompañados.

Por el momento, mientras todo fluye como el universo quiere que sea, y en medio de las reflexiones, solo queda pedir, calma en el alma, que la vida se encargue de responder las cosas que hoy no tienen sentido.

Mucho amor, sabiduría para aceptar y decidir, paciencia para resistir y fuerza para soportar.

Por: Laura Mejía

Publicidad
Publicidad