Publicidad

Mujeres en la obra de Jorge Amado (y III)

Aquí está otra creación, una parábola con nombre de mujer salida de la pluma de Jorge Amado y veamos de qué manera.

La primera vez que se supo de Teresa Batista fue cuando la tía Felipa la vendió a los trece años al coronel Justiniano Duarte Da Rosa, que de verdad no le hacía honor al nombre. Como distintivo llevaba un collar de oro y cada argolla significaba una niña desvirgada.

Cuando Teresa supo de la venta se fugó y la cazaron como a una fiera, el coronel la llevó a su estancia y la domó a punto de golpes y castigos. No fue su amante, sino una esclava sexual.

Cualquier día llega al pueblo un joven que seduce a Teresa a escondidas del coronel, quien los encuentra en la cama y quiere someter al joven a vejámenes que no soy capaz de contar. Teresa sabe lo que se le espera, por eso mientras Justiniano desata su furia con el muchacho, ella lo mata.

También le puede interesar:

Claro que va a la cárcel y es redimida por otro coronel, Emiliano Guedes, este sí bondadoso y comprensivo y la hizo su amante con todas las consideraciones, pero así es el destino, la muerte reclama a Emiliano, y Teresa sabe que debe abandonar la casa.

Después le tocó lidiar con la peste de la viruela negra; el médico y la enfermera del lugar desertaron y entonces Teresa vacunaba, visitaba enfermos, hasta llegó a meter al infectado Zacarías en un saco, lo cargó para llevarlo al lazareto y la vieron salir con su peso destilando pus, y vean les cuento: “…cuando la viruela entró en Buquim, para hacerle frente sólo quedaron las putas, caballero, comandadas por Teresa Batista”.

Esperó con paciencia a su gran amor, un marinero, y mientras tanto iba de burdel en burdel apetecida por los más ricos, se ganó de enemigos a muchos, porque si veía que alguien golpeaba a una mujer, eso se convertía en asunto suyo, y los dejaba dolidos con unas patadas estratégicas que aprendió.

Al estilo de la comedia griega de Aristófanes Lisístrata, Teresa organizó una huelga en los prostíbulos, la ganaron, pero a ella le fue muy mal, la encarcelan de nuevo y salió derrotada.

Teresa Batista cansada de guerra, -así se llama esta novela-. Aparece un amigo muy querido y viudo que le propone matrimonio, ella acepta, preparan una fiesta con mucho fasto y de pronto, antes del ritual, llega el marinero, su antiguo amor que creía muerto, la fiesta sigue sin matrimonio y Teresa se va con Januário Gereba “por el mar de Bahía salpicada de agua, sabiendo a mar”.

“Yo, Eulalia Leal Amado, le digo señor mío que Teresa Batista se parece al pueblo y nada más. Se parece al pueblo brasileño, tan sufrido y nunca derrotado. Cuando creen que murió se levanta del ataúd y anda”.

Más opiniones en Voz del lector

Publicidad

Publicidad