Publicidad

¿Leer para no olvidar?

La descomunal monografía Chiribiquete; los relatos de aventuras de Sidi; Nacimiento de los fantasmas que cautiva y domina; o Angelia, la criatura, un recomendado para chiquitos, en esta reseña mensual de libros.

Aunque nos lo propongamos, jamás podremos leer todos los libros que queremos. En nuestras vidas, hay menos minutos que páginas… Siempre nos faltará algo, un buen libraco de Murakami, una joyita de Marvel Moreno, un best seller de John Le Carré.

 

Por Esteban Carlos Mejía
Por Esteban Carlos Mejía

 

Impajaritable. ¿Quién podrá defendernos? ¿La memoria? “Existe el azar porque existe el olvido”, proclama el doctor José Gaspar Tomás Rodríguez de Francia, en la novela Yo, el Supremo, de Augusto Roa Bastos. O sea, los textos que postergamos, las ficciones que confundimos con pesadillas, la gloria de las cenizas… Tarde o temprano nos vencerá el olvido.

 

No es fácil mandar Sidi Arturo Pérez Reverte.
No es fácil mandar Sidi Arturo Pérez Reverte.

No es fácil mandar
Sidi
Arturo Pérez Reverte.

Alfaguara, primera impresión en Colombia, noviembre de 2019. 374 páginas.

Rodrigo o Ruy Díaz de Vivar fue un héroe de mi infancia. Leer El Cantar del mío Cid, la canción de gesta que recopila sus hazañas, no era fácil ni entonces ni hoy, por su lenguaje casi milenario y su remoto temperamento. Por fortuna, antes de la intrusión de los superhéroes gringos, los libros con dibujitos ilustraban grandes obras de literatura… y mi devoción por el Cid Campeador no decreció.

Mercenario o caballero de honor, jamás se arrodilló delante de reyes moros o cristianos. Lo llamaban Campidoctor, dueño del campo. Su lema era ominoso: Oderint dum metuant: Que me odien, pero que me teman. Y sus andanzas se leen con placer en Sidi, la nueva novela de Arturo Pérez-Reverte, una saga de frontera en el insuperable estilo de este maestro de los relatos de aventuras. Arzones, lorigas, emboscadas, yelmos, guerreros, Babieca y amor: ingredientes de una narración fascinante. ¡Bravo, Cid Pérez-Reverte!

 

En busca de la fantasía perdida Angelia, la criatura Hernando Muñoz Peschken.
En busca de la fantasía perdida Angelia, la criatura Hernando Muñoz Peschken.

En busca de la fantasía perdida
Angelia, la criatura
Hernando Muñoz Peschken.

Octubre de 2019. 324 páginas.

Angelia no nació “en lo más espeso del bosque de Índirel” sino en un taco, un trancón del carajo en el puente de Pilsen, al sur de Medellín. Para entretener los viajes de su hija Valentina al colegio, Hernando Muñoz Peschken empezó a inventarse una fábula de seres caprichosos, que, mañana a mañana, se fue redondeando hasta ganar consistencia con sus geografías humanas y terrestres, sus sorpresas narrativas y su encanto seductor.

Hernando, un fanático (mejor dicho, un experto) en juegos de rol, decidió concluir como novela lo que había principiado como pasatiempo. Algunos dirán que Angelia se parece a El señor de los anillos, de J. R. R. Tolkien. Pues claro, les contesto: así como Pedro Páramo, de Juan Rulfo, se puede parecer a Edipo Rey, de Sófocles. Son especímenes del mismo linaje: la fantasía. Si tienes hijos chiquitos, dales Angelia, la criatura. Hoy mismo.

 

Alguien en tu cabeza Nacimiento de los fantasmas Pedro Vargas Hernández. Caligrama.
Alguien en tu cabeza Nacimiento de los fantasmas Pedro Vargas Hernández. Caligrama.

Alguien en tu cabeza
Nacimiento de los fantasmas
Pedro Vargas Hernández. Caligrama.

2019. 208 páginas.

¿Quieres cuentos que te saquen de órbita? ¿Sin moralina, libertarios, contradictores, eufemísticos, gozosos? ¿Premiados en Cuba, Colombia y España? ¿Impresos en papel ecológico? Aquí están, estos son los que arreglan la nación… Pedro Vargas Hernández, guitarrista, lector contemporáneo, descarriado de las normas de edición, presenta estos 21 cuentos malpensantes. A primera vista, son una fritura insólita que busca responder a una pregunta también casi inconcebible: “¿Quién carajo decide si eres un ser fantástico o un maldito monstruo?”.

En la vida ordinaria tengo pavor a lo desconocido: la parsimonia del cajero electrónico al contar mi plata, el retraso de un vuelo a un paraíso escondido, el melodioso cabeceo de una muchacha frente a una vitrina de muñecas en ropa interior, etcétera. Cuando leo, ese pánico se evapora. Y lo incógnito, lo diferente o lo inédito, me cautiva y me domina. Eso me pasó con estos relatos fantasmales o terráqueos.

 

La última reunión familiar Bienvenida a casa Lucia Berlin. Alfaguara.
La última reunión familiar Bienvenida a casa Lucia Berlin. Alfaguara.

La última reunión familiar
Bienvenida a casa
Lucia Berlin. Alfaguara.

Primera impresión en Colombia: noviembre de 2019. 186 páginas.

Este es un libro fuera de lo común. La primera parte es el álbum de una hermosa mujer de 29 años que cambia de casa con la regularidad de las estaciones y, paradójicamente, siempre está buscando sentirse en casa. Lucia Berlin (1936 – 2004) fue una escritora medio ignorada, medio idolatrada que sacudió a la envarada comunidad literaria en Estados Unidos. Alcohólica, estudiosa, enferma de escoliosis, viajó y vivió en Idaho, Kentucky, Montana, El Paso, Santiago de Chile, Albuquerque, Nueva York, México, California hasta morir de cáncer en Marina del Rey. El álbum muestra las casas en las que vivió Lucia, sus novios o amantes, maridos, hijos, paisajes. Sus comentarios van armando un relato punzante y vivaz. La segunda parte recoge cartas escogidas de Lucia entre 1944 y 1965, una especie de autobiografía, matizada por la agudeza y la sensibilidad de la autora. Bienvenida a casa es un grato experimento…

 

El taburete del sol Chiribiquete Carlos Castaño-Uribe. Sura.
El taburete del sol Chiribiquete Carlos Castaño-Uribe. Sura.

El taburete del sol
Chiribiquete
Carlos Castaño-Uribe. Sura.

Primera edición (versión bolsillo) Noviembre de 2019. 820 páginas.

Carlos Castaño-Uribe es antropólogo y arqueólogo. Pasó más de treinta años chupando sabiduría ancestral en los recovecos de la serranía de Chiribiquete, “la maloka cósmica de los hombres jaguar”. Y a ciencia y paciencia, logró descifrar los misterios de una de las culturas aborígenes más complejas de Colombia.

Con el apoyo del Grupo Sura se publica la versión bolsillo de esta meticulosa y descomunal monografía. Ilustrada con decenas de fotografías y dibujos, Chiribiquete se mete en los recodos más furtivos de los hombres jaguar: desde la memoria de las rocas y el chamanismo hasta sus plantas y ritos sagrados pasando por la etnografía de otros hombres del mundo cósmico. Para algunos, los temas de este libro pueden sonar esotéricos: la roca como esencia del poder solar, la canoa cósmica humana o la identidad de los hombres alternos del mundo mítico felino. Sufren por nada. Es un tesoro precioso.

 

Se los tragó la vorágine… Entre la bruma y la selva Luisa Pérez. Ícono.
Se los tragó la vorágine… Entre la bruma y la selva Luisa Pérez. Ícono.

Se los tragó la vorágine…
Entre la bruma y la selva
Luisa Pérez. Ícono.

2018. 158 páginas.

Me gustan los escritores tardíos. Esos que empiezan a escribir o a publicar cuando otros abandonan el oficio, ya famosos o ya corroídos por la envidia. Miguel de Cervantes, Daniel Defoe, Giuseppe Tomasi di Lampedusa, Isak Dinesen, Raymond Chandler o Gesualdo Bufalino son casos emblemáticos. Con la insolencia de la edad provecta, estos procrastinadores (¡!) se desviven solo por su verdad creativa, y nada más los conmueve, honrando al pie de la letra el verso de Raúl Henao: “El poeta / ese hombrecito sudoroso que corre / tras la gente / para soplarle fuego al oído”.

Luisa Pérez, boyacense, abogada y asesora empresarial, lleva los últimos cinco años dedicada a la escritura. Entre la bruma y la selva es su primera novela: una historia en la Amazonía entre malokas, caminos precolombinos y contradicciones humanas. Es como ir otra vez en busca de Alicia y Arturo Cova…

Publicidad

Publicidad