Publicidad

El Kiosco Vinos supo aprovechar la pandemia

Manuel Álvarez convirtió un hobby en una oportunidad de negocio. Se dio cuenta de que el consumo de vino subió desde marzo y aprovechó para abrir El Kiosco Vinos, un e-commerce.

A Manuel el vino lo apasiona.”Cuando empezó la cuarentena, abría una botella de vino en las tardes con mi esposa y, poco a poco, vi cómo mi cava iba disminuyendo en tamaño”.

Era un ritual para salir de la rutina, ya que trabajo y hogar estaban en la misma parte. “Y cuando quise comprar buen vino, me di cuenta de que encontrarlo en un solo lugar era muy complicado“, recuerda.

Por eso él, que siempre había trabajado con la tierra, decidió crear un e-commerce que reuniera la oferta de vino de varios distribuidores de la región. “La idea era ofrecer buen vino a buen precio”. Y así nació El Kiosco Vinos, un canal que busca conectar a los consumidores con los importadores.

Otros Gastroempresarios:

Como es casi una venta directa, el consumidor final ve un gran ahorro. “Además, hay vinos para expertos y novatos”. Las botellas están organizadas por países y por cepas, “así el usuario encuentra todo más fácil“. También se organizan por precio: hay opciones para todos los bolsillos.

El Kiosco Vinos empezó hace dos meses y venden entre 10 y 15 botellas diarias. Hacen una correcta manipulación de las botellas garantizando todos los protocolos de bioseguridad. “Entregamos siempre en portería, con domiciliarios propios y respetando el distanciamiento”.

Otros Gastroempresarios:

Publicidad

Publicidad