Copropiedades de El Poblado y su manejo de áreas comunes para enfrentar la COVID-19

Publicidad

La apertura de espacios frecuentados por los residentes se permitió parcialmente con restricciones de horario y rigurosos protocolos de bioseguridad.

En algo coinciden los administradores de copropiedades: no estaban preparados para afrontar una pandemia.

Desde marzo, cuando en Colombia comenzaron las medidas para afrontar la COVID-19 y hacerle frente al contagio, en Medellín se tomaron medidas radicales al interior de las copropiedades, entre ellas, la restricción del uso de zonas comunes, tales como gimnasios, piscinas, parques infantiles, canchas, saunas y turco, entre otras.

Lina María Vélez, directora ejecutiva de Corpoblado, aseguró que desde la corporación se ha estado haciendo seguimiento al tema, y los administradores de unidades residenciales “han hecho una interpretación de las resoluciones de acuerdo con sus necesidades, porque realmente no es claro”.

Publicidad

Ricardo Yepes, líder estratégico de la empresa Abelardo Yepes Administración de Propiedad Horizontal (PH), concuerda con Lina Vélez. “No teníamos una línea”, le dijo Yepes a Vivir en El Poblado. Y agrega: “Nos hubiera gustado tener una mayor participación, que nos enviaran más información de la Administración Municipal o que nos hicieran partícipes”.

Según expresó Vélez, “en algunos municipios se ha empezado a flexibilizar la regulación con respecto al uso de zonas comunes, y han delegado esta responsabilidad a los administradores”.

Protocolos estrictos

Según afirma Lina María Vélez, en Medellín los administradores han sido más estrictos con los protocolos de bioseguridad. “Hay administradores que han empezado a abrir otras zonas diferentes a las piscinas”, dice. Y añade: “Han registrado los protocolos en ‘Medellín me cuida’, y se los han aprobado”.

La directora ejecutiva de Corpoblado explica que con la expedición del Decreto 1168 de 2020, que entró en vigencia a partir del primero de septiembre, se dio paso a la nueva fase de aislamiento selectivo y distanciamiento individual responsable. En esta fase no se restringen estas zonas, pero el desarrollo de actividades debe realizarse bajo la observancia de Min Salud.

Ricardo reveló que desde Abelardo Yepes PH se administran 90 unidades, 60 de ellas ubicadas en El Poblado. Aseguró que, a la fecha, y con medidas especiales, hay apertura sobre la gran mayoría de las zonas comunes en las copropiedades. No obstante, detalló que las zonas que permanecen cerradas o no disponibles son los turcos, saunas y espacios altamente confinados, como los salones sociales, y, con ello, permanece la restricción para desarrollar eventos.

Cultura del cuidado

Felipe Garcés, de la empresa Administraciones y Asesorías, con 42 copropiedades qué dirigir –la mayoría en El Poblado-, indicó que ya abrieron a los residentes las piscinas, gimnasios y parques infantiles. Al igual que las que pertenecen a Abelardo Yepes PH, tampoco se han habilitado los salones sociales.

“Hicimos apertura de las piscinas, estableciendo protocolos definidos”, aseguró Garcés. Para ello se basaron en las resoluciones que expidió el gobierno nacional. Control de aforo, sistema de reservas, toma de temperatura y desinfección cada hora o después de cada utilización, son las medidas que adoptaron.

La responsabilidad, el cuidado y la cultura son lo principal a tener en cuenta si deciden abrir estas zonas comunes, aclara Lina. Y reitera: “Finalmente estamos hablando de la salud de los residentes de los edificios”. Su posición, según afirma la directiva, es más una invitación a construir una cultura de cuidado, de confianza colectiva; una cultura que muestre “que nos importa el cuidado del otro, y que no sea solamente porque estamos pagando una administración”.

Eso significa que los residentes de los edificios deben ser conscientes de que esto puede acarrear gastos adicionales, porque, en el caso de las piscinas, por ejemplo, implica tener una persona presente permanentemente, así como para el uso del gimnasio y otros espacios comunes.

¿Hubo rebrote?

Hasta el 19 de octubre, la ocupación de UCI en Antioquia estaba en un 78%. Lina Bustamante, Secretaria de Salud del Departamento, reveló que en Antioquia no se ha hablado de rebrote sino de un incremento en los casos, y reportó que es normal. También explicó Bustamante que las altas cifras también se deben a ciertos rezagos en las estadísticas por parte de Min Salud.

También le puede interesar:

Publicidad
Publicidad

Publicidad