¿Cómo avanza el estado de salud de la felina albina rescatada en el nordeste antioqueño?

Publicidad

Por ahora, la felina albina rescatada en el nordeste antioqueño permanece en cuarentena hasta el próximo 25 de febrero en el Parque de la Conservación.

Sin embargo, los médicos han reportado que se encuentra estable y con evaluación médica permanente.

Publicidad

Para conocer la evolución de su cuadro clínico y cómo se ha adaptado este individuo silvestre a su nuevo hábitat en el Parque de la Conservación, los médicos tratantes emitieron su reporte.

Recuento del proceso

Recordemos, el 12 de noviembre del 2021 un cachorro albino hembra, presumiblemente de la especie Herpailurus yagouaroundi, fue entregado por la Alcaldía de Amalfi a la Corporación Autónoma Regional del Centro de Antioquia, Corantioquia.

En ese momento, para su cuidado inicial, el felino permaneció por más de un mes en las instalaciones de Corantioquia, donde fue atendido por médicos veterinarios y biólogos de esa corporación. 

Y a partir del 23 de diciembre de 2021, este espécimen se encuentra en el Parque de la Conservación de Medellín. 

¿Cómo ha evolucionado su estado de salud?

A su llegada a ese centro de protección animal, informaron los profesionales de bienestar animal, se le practicaron diversos exámenes y pruebas clínicas para determinar su estado de salud. 

De esa forma, se precisó que su peso era de 1.148 gramos y que, a través de pruebas de control que incluyeron una radiografía y una ecografía, pudo diagnosticarse que ya el ejemplar había mejorado del proceso respiratorio presentado en diciembre y que fuera tratado por los médicos veterinarios de Corantioquia y de la Clínica veterinaria CES.

Asimismo, durante su estancia en el Parque de la Conservación, se ha ratificado la deficiencia visual del felino que, por lo pronto, es objeto de consultas especializadas con el oftalmólogo veterinario Felipe Graciano, quien realiza la respectiva evaluación diagnóstica y terapéutica.

Con relación a su aspecto etológico, el ejemplar manifiesta comportamientos normales ante los estímulos ambientales y no muestra respuestas exageradas de miedo o agresividad. La conducta de juego, como la expresada durante la persecución de objetos en movimiento, ha aumentado considerablemente, lo que evidencia un instinto predatorio normal, con mayor motricidad y agudos reflejos. 

De otro lado, informa el Parque de la Conservación, al felino se le realizó control y seguimiento del alimento suministrado, evidenciándose una correcta curva de crecimiento y aumento de su peso, actualmente determinado en 1893 gramos. Además, agrega, en los últimos días se le ha observado un cambio en su cara, lo que denota la transición de la etapa infantil a la juvenil.

Publicidad
Publicidad