La teoría aplicada en Antioquia

Publicidad

Conversamos con algunos colegios de la región que tienen formas distintas de educar. Casos reales con resultados tangibles.

Colegios Comfama: un movimiento de familias y mentores

Con sus colegios, Comfama busca llegar próximamente a regiones de Antioquia como el Valle de San Nicolás.
Con sus colegios, Comfama busca llegar próximamente a regiones de Antioquia como el Valle de San Nicolás.

Esta conversación sucede en los momentos posteriores a una obra de teatro. Melissa Alvarez, rectora de los Colegios Comfama, habla con emoción perceptible sobre la importancia del arte y el cuerpo. Actualmente dirige las sedes de esta iniciativa que empezó en Bello, en el 2020, con el propósito de fortalecer la educación entre los seis y los dieciocho años de edad.

Le puede interesar: La fuerza de educar distinto

Después de revisar experiencias en Brasil, Perú y Estados Unidos, un equipo de apasionados por la educación tomó la decisión de crear estos colegios que permiten escuchar a la comunidad, aportar al desarrollo de las personas e incorporar saberes variados en el proceso de cada estudiante. Neurociencias, arte, acciones orientadas a cuidar la naturaleza y a reparar el daño ocasionado, el juego como camino, el movimiento del cuerpo y el goce como parte del proceso de aprendizaje hacen parte de los temas tratados. A esto se suma el aprendizaje del inglés y el desarrollo de proyectos que tienen un fin práctico e incorporan varios saberes.

Colegio Theodoro Hertzl: vanguardia y unión en la diferencia

Todos los jueves, los estudiantes del Colegio Theodoro Hertzl se reúnen en grupos variados para estudiar y aprender más sobre sus creencias. También aprenden hebreo.
Todos los jueves, los estudiantes del Colegio Theodoro Hertzl se reúnen en grupos variados para estudiar y aprender más sobre sus creencias. También aprenden hebreo.
Publicidad

El próximo septiembre, el Colegio Theodoro Hertzl cumplirá 75 años. Comenzó en la calle Zea del centro de Medellín y fue el primer colegio mixto de la ciudad. Desde un comienzo tuvo en sus salones a niñas y niños de creencias variadas y con familias interesadas en conocer los principios de la cultura judía que desde hace más de tres mil años tiene como protagonista los libros y la educación. Valores en hebreo como tikun olam (cambiar el mundo) o jesed (bondad) son parte de su esencia. Nidia Londoño, su rectora, resalta la convivencia de estudiantes con creencias, nacionalidades y espiritualidades variadas.

Le puede interesar: La IU Digital y el boom de la educación virtual

Además de esto menciona el interés de directivas y profesores en encontrar “el equilibrio entre ser y el saber a través de acciones prácticas”. Agrega que el Theodoro Hertzl ha querido estar a la vanguardia, y por esto incluye desde hace años saberes como el “Mindfulness” (atención plena), el juego – trabajo, la Ciencia de la Felicidad y el aprendizaje a través de proyectos para desarrollar talentos y competencias.

Colegio Alemán: autonomía y pensamiento crítico

El Colegio Alemán cuenta con el apoyo de Alemania y hace parte  de una red internacional de colegios.
El Colegio Alemán cuenta con el apoyo de Alemania y hace parte de una red internacional de colegios.

Cada año, las familias de los estudiantes que están en grado décimo, viven una experiencia que genera sentimientos variados: despiden a sus hijos, quienes vivirán un semestre en Alemania y tendrán una graduación doble (colombiana y la del Bachillerato Internacional Multilingüe). Anke Käding, rectora del Deutsche Schule Medellín, cuenta que sus estudiantes reciben una formación integral donde desarrollan habilidades académicas y sociales. Entre ellas destaca la adquisición de autonomía, la capacidad de trabajar en equipo, el desarrollo de la empatía y “el respeto mutuo con un sentido solidario hacia el otro y en un entorno global”. A estos aspectos agrega uno que también considera vital: la posibilidad de que los estudiantes se conviertan en “ciudadanos responsables con valores y un pensamiento crítico en un contexto intercultural”. A estos elementos también agrega un componente: el papel central que juega la música en el proceso. Y es que cada estudiante aprende a tocar un instrumento y a participar en conciertos.

Homeschool: independencia y estudio en casa

La pandemia trajo otras formas de educar y aprender. También aceleró procesos que ocurrían a un ritmo más lento y desde hace tiempo, como es el tema de aprender en su entorno. Esta posibilidad existe para padres de familia que trabajan en la casa, quieren pasar más tiempo con sus hijos y ser parte activa del proceso de educación. Asimismo funciona bien para aquellos que no desean vincularse con una ideología específica, no quieren recorrer la ciudad varias veces al día o simplemente buscan otorgar independencia y autonomía a sus hijos.

Le puede interesar: Los programas del futuro: datos, paisaje o un poco de café

En Medellín y alrededores hay varias opciones de estudio en casa para aquellos que así lo escogen. Un ejemplo de esto es Home School Colombia o Homeschooling Medellín. Carolina Mesa es una de las mamás que decidió cambiar a sus hijos a este sistema y abandonar el colegio de educación tradicional en el que estaban. “Una o dos veces por semana vamos a la sede, y allá se reúnen con compañeros y profesores. El resto del tiempo trabajan en la casa en proyectos y en materias que nos interesan”.

Colegio Hontanares: educar para ser felices

l Colegio Hontanares cuenta con espacios variados como el "atelier de cocina", donde los estudiantes aprenden  a través de recetas.
El Colegio Hontanares cuenta con espacios variados como el “atelier de cocina”, donde los estudiantes aprenden a través de recetas.

Hablar de felicidad en este colegio es tan común como salir al descanso o conversar sobre proyectos académicos. En 1998, un grupo de 37 niños comenzó a estudiar en Chacaltaya, una casa finca localizada en el kilómetro 12 de la vía Las Palmas. Rodeados de naturaleza, empezaron su recorrido escolar como parte de los grupos Jardín y Transición. El propósito de sus fundadores fue crear “un modelo de educación más humano e incluyente”, con este manifiesto: “Nuestro trabajo no es preparar estudiantes que se parezcan unos a otros, es ayudar a cada uno a hacer lo mejor de sí mismo”. Este grupo de estudiantes se graduó en el 2010 y se convirtió en la primera promoción.

Le puede interesar: Niños, a estudiar: ¡prendan la tele!

A los aspectos mencionados se suma el interés en la arquitectura. Y es que la enseñanza y el aprendizaje ocurren más allá de los salones de clase: suceden en los pasillos, en los bosques y montañas. Ana Isabel Piedrahita, su rectora, está convencida del poder del buen trato, la felicidad personal y la capacidad de cada estudiante para transformar el mundo.

Instituto Musical Diego Echavarría: ambiente familiar y la música que une

El Instituto Musical Diego Echavarría nació en 1982. Con grupos pequeños y ambiente campestre, imparte formación musical.
El Instituto Musical Diego Echavarría nació en 1982. Con grupos pequeños y ambiente campestre, imparte formación musical.

Cuando comienza a hablar del Instituto Musical Diego Echavarría, Inés Giraldo, su rectora, transmite emoción al tratar el tema de la música, un arte que reúne inteligencia y sensibilidad. Cuenta que sus estudiantes la aprenden como parte del currículo, y desde edades tempranas, para que puedan desarrollar hábitos y todo su potencial. “Este aprendizaje permite un desarrollo psicomotriz y mental importante”. Agrega que la música es un lenguaje universal que une a las personas y les da armonía. También resalta la posibilidad de combinar lo espiritual y lo sensual en un momento del mundo donde los objetos y la tecnología son protagonistas. Y aprovecha para citar a Yehudi Menuhim, violinista de origen ruso: “La música puede producir un éxtasis sin culpa, una fe sin dogma, un amor en homenaje y en tranquila armonía con la naturaleza y el infinito”. También resalta el tamaño reducido de los grupos (cada profesor puede atender 3 o 4 estudiantes de forma tutorial) y el ambiente familiar que permite a todos conocerse y saber sobre el otro.

En los pueblos de Antioquia: proyectos y maestros poderosos

Mucho más allá de la ciudad y en varios pueblos de Antioquia existen maestros capaces de inspirar a sus estudiantes y transformar sus realidades; no importa si la geografía es desafiante o hay obstáculos en el camino. A través de un proyecto personal y con un poco de apoyo, en varios pueblos se adelantan iniciativas variadas que ya fueron reconocidas por la Gobernación de Antioquia: Yanhet del Socorro Contreras desarrolló un proyecto para embellecer los ambientes escolares en El Bagre, Bajo Cauca; Pedro Alfonso Lezcano adelantó un trabajo de robótica en la Institución Educativa El Santo, en Gómez Plata. A él se suma Franci Aleida Zuleta, quien mostró cómo la educación artística puede transformar una realidad compleja, incluso en tiempos de pandemia. Debido a su iniciativa, persistencia y creatividad, varios de estos maestros recibieron el pasado 31 de mayo un reconocimiento por parte de la gobernación de Antioquia, que, a través de la secretaría de Educación, busca promover la innovación y llevar los avances del mundo al campo y a las instituciones públicas.

Publicidad
Publicidad