Agenxia: un emprendimiento digital para el futuro y dejar el miedo

Publicidad

“Ecommerce”, ideas que se logran en el mundo digital y apoyo a quienes sueñan con hacer negocios en línea son las posibilidades que ofrece este emprendimiento liderado por Daniel Echandía

Un jefe fue el encargado de llevar a Daniel Echandía a dejar su trabajo, comenzar su propio y a emprender lo que significa “ser parte de la competencia”. El malestar sentido lo llevó a tomar decisiones y buscar otros caminos. A pesar de las preguntas que trae cada inicio, la confianza y la claridad en el mismo, le permitieron recibir el apoyo de Bancolombia y  empezar el camino como parte del grupo de los llamados emprendedores. Fue así como creó una empresa encargada de hacer posible los intercambios estudiantes de jóvenes de Medellín a Australia. El trabajo constante, la ausencia de temor al fracaso y la constancia le permitieron avanzar y también a ganar un reconocimiento nacional por su trabajo.

Al llegar el año 2019, el previo a la pandemia, tuvo la idea de ofrecer a las agencias de viajes la posibilidad de incursionar en el mundo digital para atraer nuevos clientes, llegar a otros mercados y ofrecer posibilidades. Muchos lo miraron con desconfianza o sin mucho interés, otros decidieron escuchar y atreverse. Cuando llegó el encierro, estos últimos ya estaban preparados para continuar con sus negocios y sobrevivir a los cierres. Otros tuvieron que finalizar su operación ante la situación del mundo y la falta de conocimiento. Hoy, cuando la vida regresó a lo que era, Agenxia acompaña a las empresas en el proceso del comercio virtual y trascender las fronteras físicas para llegar, a otros mundos, a través de las digitales. Actualmente tienen más de 50 clientes y han duplicado sus ingresos en el último año y con relación a los anteriores.

¿Cómo ha sido ese proceso de ganar la confianza de otras empresas? 

Publicidad

Desde el segundo semestre del 2019, comenzamos a hablar con agencias de viajes. Algunos nos escucharon y otros fueron muy escépticos al cambio. Precisamente este es el mayor reto que tenemos los emprendedores: que la gente lo acepte y entienda que hay otras formas de hacer las cosas. Muchas veces, la incertidumbre hace que el cliente tarde en aceptar. En ese entonces, comenzamos a trabajar con algunas empresas. Luego llegó la pandemia y estuvieron listas. Otras no y por eso, a veces me pregunto qué hubiera pasado si nos hubieran escuchado.

¿Qué les ayudó a tener más éxito en su inicio?

Cuando mucha gente comenzó a vender en línea, creamos un megapixel que permitía reducir los costos a los clientes a la hora de pautar, vender en línea. Esto contribuyó al aumento de las ventas y visitas a las páginas. En esto del “megapixel advertising technology” todo está por hacerse 

¿Cómo hacen para que las empresas confíen en ustedes?

Nos pusimos en los zapatos del cliente que es lo más importante, como dice Jeff Bezos. También les dijimos a las empresas que nos pagarían por cada venta que lograran después de nuestra ayuda: “si usted vende, yo gano”. Después de esto empezamos a tener una respuesta mejor. Este proceso de trabajar con otros y ayudarlos a encontrar soluciones, nos llevó a recordar una frase que se escucha en el ajedrez: “tu no pierdes, tu aprendes”.

¿Cómo ven el tema del “ecommerce” (comercio electrónico, en Colombia)?

Al comienzo vimos que algunos eran muy regulares o que las personas continúan invirtiendo de forma errónea. Para lograr que los resultados sean mejores, es importante reducir gastos y asegurarnos que el sitio llegue al mayor número de personas posibles. En el tiempo previo a uno de los días sin IVA, activamos el “ecommerce” (sitio de comercio electrónico de una empresa) y cuando llegó ese día ya estaban listos. Lo que sigue es seguir alimentando el sitio.

Ahora que ha pasado el tiempo ¿de qué funciones se encargan ustedes y cómo es la respuesta de la gente?

Los clientes nos buscan para actividades variadas: megapixel, mercadeo y formas de pago. Ahora, después de dos años, vemos que ya inspiramos confianza y tenemos un servicio en el que nos encargamos de varias funciones, respondemos rápido y estamos involucrados en el éxito de las personas: ganamos si el cliente vende.

¿Qué tendencias observa y que es importante tener en cuenta en los negocios digitales, actualmente?

Es importante entender el tipo de cliente que tiene cada canal: por ejemplo, una tienda presencial o virtual. Y también consideramos vital que no compitan entre ellos porque son temas diferentes. Vemos que hay más posibilidades de eficiencia y éxito cuando hay una persona que está dedicada totalmente a lo digital, un mundo en el que uno se puede y debe mover con agilidad. También es valioso entender que la diferencia entre una marca pequeña y grande, en este tipo de negocios está en la constancia y la disciplina. Muchas veces que las marcas grandes tienen estrategia y las marcas pequeñas se descuidan.

Hay otro tema importante relacionado con el número de seguidores. La gente cree que el número de ellos determina la calidad o la respuesta y esto no es correcto. Un ejemplo de esto es Amazon: en Instagram tiene pocos seguidores y esto no es una muestra de su servicio. Lo importante, como cliente, es mirar el producto, el servicio, la calidad. Es preferible tener menos seguidores y que ellos hagan parte de una comunidad. Otro aspecto que noto es el deseo de las marcas de vender más a través de sus canales digitales: esto les permite ahorrar gastos fijos y llegar con facilidad a más personas.

¿Qué desafíos tiene Agenxia en este momento?

Actualmente y con la ayuda de un “ángel inversionista” (así se conoce en el mundo de los emprendedores a las personas o empresas que aportan capital para apoyar un emprendimiento) trabajamos en crear nuestro propio ecosistema, es decir, en la posibilidad de ofrecerle al cliente varios servicios en un solo punto. Uno de nuestros mayores desafíos es tratar de que la apertura entre países sea más fácil y poder llegar a ellos.

¿Qué consejo le daría a otros emprendedores?

Mi consejo principal es que no tengan miedo; se vive todos los días, se muere una vez. Los invito a que se animen, armen un proyecto, busquen un inversionista, tengan un plan.

Publicidad
Publicidad