Los 60 años de Eafit: “estamos para servir a la educación y no para servirnos de ella”

Publicidad

Este lunes 4 de mayo, la Universidad Eafit celebra sus 60 años, aunque no de la manera que tenían planeado hacerlo sus directivos, docentes, estudiantes, empleados y egresados.

La emergencia sanitaria por la COVID-19 restringió el festejo a un encuentro virtual, mientras esperan a que la situación les permita encontrarse en la presencialidad.

Vivir en El Poblado habló con el rector Juan Luis Mejía, quien ocupa el cargo desde hace 17 años.

¿Qué actividades tenían planeadas para celebrar los 60 años, y qué pasará con ellas?

Hoy lunes 4 de mayo íbamos a inaugurar el Edificio de Ciencias, el cual que sea nuestro mayor hito en este festejo, como símbolo de una institución que le apuesta de forma decidida a ser una universidad científica, en esa evolución de escuela de administración a otra que pretende generar conocimiento científico.

Publicidad

El jueves entrante tendríamos el concierto de la novena sinfonía de Beethoven con la orquesta sinfónica y el coro de Eafit en el Teatro Metropolitano. En agosto íbamos a tener un encuentro de cerca de 4.000 egresados. Todos fueron aplazados. Pero hoy vamos a hacer un encuentro virtual, porque no queríamos dejar pasar la fecha sin rendirles un homenaje a los fundadores y a todos quienes han pasado por la universidad”.

¿Cómo ha sido la transformación de Eafit en estos 60 años?

Eafit tiene unas características que le dan una identidad. Nació hace 60 años en el seno de las empresas, y a diferencia de otras no fue por reacción a una ideología o un apostura religiosa sino para llenar una necesidad social, que era la urgencia que tenía la industria en ese momento de formar administradores. De esa situación surgieron varios rasgos característicos: su vinculación con el sector productivo, el tratar de llenar con sus áreas de conocimiento necesidades sociales, y una independencia que le permite tener un postulado: estamos para servir a la educación, y no para servirnos de la educación”.

¿Qué tan importante es el pasado para el presente que hoy viven y el futuro que construyen?

Eafit ha tenido una evolución muy significativa, primero el paso de escuela de administración a universidad, que se dio a finales de los años 70; y principios de los 80, cuando se incorporó el área de ingenierías, para luego ir agregando otras áreas del conocimiento como el derecho, las humanidades, las ciencias, la economía, entre otras.

A principios del presente siglo, se incorpora una redefinición y nos convertimos de una universidad solo de docencia a otra que agregó la investigación, para no solo formar  profesionales sino generar conocimiento con impacto en la sociedad.

Hoy vemos que toda la investigación que hacemos redunda en bienestar social, y así lo hemos demostrado en esta crisis, en la cual la universidad ha jugado un papel fundamental en generar desarrollos que puedan mitigar la pandemia”.

¿Cómo los ha afectado la pandemia?

“El primer paso que tuvimos que acelerar fue el de pasar de la presencialidad a trabajar de forma remota. Lo que pensábamos que se demoraría meses o hasta años, lo tuvimos que hacer en una semana. Capacitamos a 2.000 profesores, abrimos 13.000 cuentas para préstamos o suministros de dispositivos a profesores y estudiantes que no lo tuvieran, aseguramos la conectividad de toda la comunidad.

El primer postulado fue que debíamos continuar con la vida académica y culminar el semestre de forma adecuada. Hay nostalgia por la presencialidad y añoramos el campus, pero esperamos que pronto podamos ir, poco a poco, y cumpliendo todos los protocolos con normalidad”.

¿Cuál es el principal aporte que Eafit ha hecho para mitigar la pandemia?

“Hemos aportado desde la investigación. Nos hemos asociado con otras universidades y centros de investigación, como el Hospital Pablo Tobón Uribe y la Universidad CES, desarrollando un video laringoscopio para intubar pacientes, que se fabrica con el apoyo de Postobón, para suministrar a todos los hospitales de la red hospitalaria. 

Eafit ejecutará tres de las 25 propuestas financiables del Ministerio de Ciencias para enfrentar la COVID-19, y trabajando con otras universidades en otro proyecto conjunto para fortalecer laboratorios y agilizar la toma de pruebas. 

En Economía, estamos haciendo todo tipo de modelaciones sobre el impacto económico de la pandemia, así que no solo tenemos viva la actividad académica sino que buscamos soluciones para la sociedad”.

Lea también:

Publicidad
Publicidad