Viviendas y obra pública moverán la construcción este año

Publicidad

Así lo proyecta el gerente regional de la Cámara Colombiana de la Construcción (Camacol Antioquia), en entrevista con Vivir en El Poblado.

¿Cómo impactó la pandemia la actividad constructora en 2020 y 2021?

En el año 2020 nos frenamos por las cuarentenas preventivas. Gracias a los protocolos de bioseguridad, fuimos el primer sector de la economía en reiniciar labores. Desde ese momento hemos sido claves para la reactivación y recuperación económica de Antioquia y del país.

En sus principales indicadores, ¿qué balance hace sobre el comportamiento de su rubro en 2021?

En 2021 continuó la recuperación. Cerramos el año con 150 mil trabajadores vinculados en forma directa en las obras del Valle de Aburrá, dato certificado por el Dane. El año anterior se vendieron 27.430 viviendas nuevas en el departamento, con récord del monto del valor de esas transacciones e inversiones por $7.5 billones, y se inició la construcción de 20 mil viviendas nuevas.

Viviendas y obra pública moverán la construcción este año
El dirigente gremial destacó que la construcción fue la primera actividad en regresar, en pandemia, a su habitual ritmo de trabajo, siguiendo todas las medidas de bioseguridad.

¿Cuáles son las expectativas para este 2022, en materia de construcción?

Publicidad

Muy positivas: con el inicio de más de 22 mil viviendas y la recuperación de la construcción de edificaciones de otros usos y destinos, distintos a los residenciales. Esto sumado a que los dos últimos años de los gobiernos locales son muy dinámicos en contratación e inicio de obras públicas y edificaciones institucionales, que, si no se les pone el acelerador, no alcanzan a entregar e inaugurar. Así es la dinámica de lo público. Esperamos un año con pleno ritmo de construcción, ya que está asegurado por cuanto buena parte se trata de pre-vendidos.

¿Cuáles serían las condiciones que amenazarían dichas proyecciones, a favor o en contra?

El proceso electoral, para algunos inversionistas, genera incertidumbre. Si ganara un candidato que no es amigo de la iniciativa privada y ha hablado de expropiación y mucha intervención en el mercado, se paralizaría buena parte de la actividad empresarial, incluida la construcción. Igualmente, los problemas logísticos post-pandemia en el mundo y la incertidumbre por la invasión de Rusia a Ucrania, que está generando limitaciones en abastecimiento y altos precios para todos (desde el petróleo hasta la mayoría de materias primas y productos esenciales).

¿Por qué es tan dinámico este rubro en el Valle de Aburrá y Oriente?

La compra de propiedad raíz y la inversión en construcción son un refugio en los tiempos de crisis e incertidumbre, frente a otras alternativas que representan mucho riesgo por su volatilidad. La actividad edificadora en Antioquia tiene su mayor participación en el Valle de Aburrá y el Oriente cercano, aunque también hay gran dinámica en otras subregiones como Occidente (por su vocación turística y de segunda vivienda) y en el Urabá. El Oriente cercano, con los municipios del Valle de San Nicolás, constituye hoy la zona de mayor actividad edificadora en Antioquia.

Publicidad
Publicidad