Publicidad

Vías del Suroeste, ya casi

Publicidad

Sin lugar a duda, la región de Antioquia -y quizá de Colombia- que más se va a beneficiar con los proyectos 4G de construcción y mejoramiento de vías es el Suroeste antioqueño.

Hoy en día, acceder a cualquiera de los pueblos de esta bella región es difícil. Y, con frecuencia, una verdadera tortura.

Sale usted de Medellín, muy animado, por cualquiera de las dos vías directas hacia el Sur, Las Vegas o la mal llamada Autopista. En medio de los trancones, casi cualquier día, a cualquier hora, usted reflexiona si realmente el viaje vale la pena. Y si es viernes en la tarde, ármese de muchísima paciencia. No, no hay Waze que lo salve.

Tranquilo, hay solución: el Intercambio vial Ayurá está en construcción y contribuirá a hacer más fluido el tráfico en los cruces críticos de Itagüí. Menos camiones. Espere hasta 2021.

Publicidad

Luego ingresa a la Variante de Caldas. Difícil y peligrosa, pero al menos es doble calzada. Se puede sobrepasar con relativa facilidad. Eso sí, muy atento a los cientos de motos.

Llega seguidamente al Ancón y tiene dos opciones: Minas o Amagá. Si elige Minas, en pocos minutos querrá devolverse. Sentirá que la cantidad de camiones se ha duplicado desde la última vez que se atrevió a pasar por allí. Si no se devuelve, tal vez se prometa nunca más cometer ese error.

Si elige Amagá, se sentirá aliviado con el menor número de camiones y con la doble calzada, pero esta solo mide 2,5 Km. Y luego del peaje, curvas estrechas y mínimo mantenimiento.

También le puede interesar:

Tranquilo, hay solución: Desde hace varios meses, los 8 Km entre el peaje y Camilo C están siendo ampliados a doble calzada. Nuevos viaductos, curvas eliminadas y taludes protegidos. Lo que hoy toma 20 minutos podrá hacerse en 6 o menos. Espere hasta 2023.

Si se dirige usted a Bolombolo, que la suerte lo acompañe cuando pase por La Huesera. Buena parte del año permanece bloqueada por derrumbes. Y si toma camino a Fredonia y Puente Iglesias, podrá recordar cómo se hacían las carreteras en los años 40: estrechas, sinuosas y peligrosas, con muy pocas posibilidades de sobrepaso.

Tranquilo, hay solución: se construye Pacífico 1, una autopista de doble calzada, enteramente nueva, rebosante de viaductos y túneles, entre Camilo C y Bolombolo. Podrá llegar al Río Cauca en unos 20 minutos, con todas las condiciones de comodidad y seguridad. Solo espere hasta 2023.

Y más tranquilo todavía cuando llegue al Cauca, pues desde hace 2 años existe allí la que es probablemente la autopista más moderna y segura del país, entre Bolombolo y Pintada. Planeada y ejecutada, como nunca fue costumbre en Colombia -y menos, en Antioquia- sin hambre ni falsos ahorros.

Sin olvidar que de Pintada hacia el Sur puede desplazarse por la paralela al Cauca, cuya rectificación y modernización está próxima a terminar. Espere hasta 2021.

Todo se está dando, por fin, para que el Suroeste desarrolle al máximo su potencial agrícola, ecológico y turístico… Por supuesto, ¡siempre y cuando no haya mina!

¡Que los pocos años que faltan pasen lo más rápido posible!

También le puede interesar:

Publicidad
Publicidad

Publicidad