¡A puebliar se dijo!

Publicidad

Este año, la semana de receso en el calendario escolar para incentivar el turismo nacional será entre el 9 y el 16 de octubre. Una oportunidad para conocer los municipios de Antioquia.

Le puede interesar: Los mejores sitios para pescar en Antioquia y cercanías

Antioquia es un departamento de 63 mil kilómetros cuadrados, ocupado por 6,5 millones de habitantes. Este escenario regional tiene ahora una nueva realidad: la construcción en proceso de las vías de cuarta generación (4G), y la modernización de gran parte de la infraestructura de servicios públicos. Por ese enorme potencial, la gobernación de Antioquia creó, hace menos de un año, la secretaría de Turismo, estrenada en febrero por Sergio Roldán Gutiérrez.

¿Qué papel juega esta nueva dependencia? Según Roldán, “la secretaría se crea para tener dos líneas interesantes: la primera, es el turismo sostenible y responsable, que sea capaz de generar a los territorios desarrollo económico, y que no vaya en desmedro ni de la cultura, ni de la arquitectura, ni del patrimonio; y la segunda, una línea de un crecimiento inclusivo, que implica un turismo social, que no desconfigure la ruralidad”.

Publicidad

Le puede interesar: Medellín: ¿una ciudad turística?

La gobernación de Antioquia ha establecido varias estrategias para dar a conocer y facilitar los recorridos por nuestro departamento. En esta edición de Vivir en El Poblado les contamos algunas de ellas.

Antioquia es mágica

Antioquia es mágica

Pocas regiones de Colombia tienen la diversidad que ostenta Antioquia: ciudades pujantes, que mueven los hilos empresariales del país; pueblos centenarios llenos de historias épicas, reflejadas en su arquitectura colonial; montañas agrestes, pobladas de riqueza natural; ríos impetuosos, que son a la vez ruta y paisaje; mar y playa, territorios de cultura tradicional.

En Antioquia, puebliar significa recorrer con mente abierta estos lugares, bajar el ritmo, y dejarse sorprender por los secretos guardados de estas regiones. Eso es lo que busca la campaña Antioquia es mágica: dar a conocer todas las posibilidades turísticas que tiene nuestro departamento, al tiempo que se convierte en una estrategia para la reactivación económica de los municipios.

Le puede interesar: El turismo de la ciudad en una tarjeta: Medellín City Card

“Antioquia tiene casi 40 municipios que están en el círculo de la hora -afirma el secretario de Turismo de Antioquia -. Cuando estén listas las 4G, la mitad del departamento va a estar a una hora o a una hora y cuarto de Medellín. Tenemos que ser capaces, desde la gobernación, de medir el impacto y calcular las posibilidades que tenemos con respecto a la apertura y la puesta en funcionamiento de esta nueva infraestructura de conectividad”.
La campaña espera posicionar y fortalecer el turismo regional, a partir del desarrollo de mercados especializados, la instalación de capacidades territoriales y el marketing enfocado en los saberes, talentos y vivencias.

El gran reto del departamento en este momento es preparar a los territorios para que se puedan cumplir estas premisas. Una preparación, afirma el secretario Sergio Roldán, “con los elementos solemnes”: planes de turismo en los municipios y un organismo local que regule el tema. “Es una estructura que nos toca preparar para que el turismo sea hoy una puerta de desarrollo económico, que le genere desarrollo al territorio, no a los particulares; y para que eso pase, el territorio tiene que tener la capacidad de medir, de vigilar, de contrarrestar la informalidad”.

Antioquia tiene Mar

Antioquia tiene Mar

Para los antioqueños, el paseo de playa, brisa y mar siempre ha seguido la ruta del norte, de Coveñas hacia arriba. Pero, poco a poco, y gracias a la nueva infraestructura vial y de servicios públicos en la subregión del Urabá antioqueño, nuestros 515 kilómetros de costa están cada vez más cerca, y se han convertido en una opción turística interesante.

La campaña Antioquia tiene mar, un esfuerzo interinstitucional entre la gobernación, la Universidad de Antioquia y la Corporación Turística Urabá Darién Caribe, con el apoyo de las Alcaldías de Necoclí, Arboletes, San Juan de Urabá y Turbo, busca impulsar el turismo sostenible y la conservación del medio ambiente en el Caribe de Antioquia. El golfo de Urabá, un territorio privilegiado por sus paisajes y sus riquezas naturales, es considerado como el complejo estuario más grande de todo el Caribe.

Le puede interesar: Antioquia incentiva el turismo en los municipios costeros

Según resaltó Jairo Zapata, Director de la Corporación Académica Ambiental de la Universidad de Antioquia, el objetivo de la institución educativa al hacer parte de esta estrategia de la Gobernación es promover la protección y conservación de los diferentes ecosistemas marinos que se encuentran a lo largo de la costa antioqueña: “Desde Bocas de Atrato con su gastronomía y cultura; el distrito de Turbo con su playas en La Martina, Playa Dulce y su tradición alrededor del cangrejo azul; Necoclí con la Ensenada de Rionegro, los bajos coralinos en Punta Caribana; San Juan de Urabá, con sus extensas playas; hasta llegar a Arboletes con su volcán de lodo que hace parte de una cadena de 19 volcanes de lodo en Antioquia y que se extiende al departamento de Córdoba”.

En la implementación de esta campaña, la secretaría de Turismo de Antioquia apoyará el desarrollo de mercados turísticos especializados, orientado al posicionamiento de los municipios del departamento como territorios innovadores. “Ese desarrollo tiene una premisa -dice el secretario Sergio Roldán-: ya tenemos que dejar de decir que en Antioquia no tenemos nada en turismo. No nos puede dar miedo ir a lugares inexplorados”.

Un recorrido por nuestro origen

  1. Arboletes. Cestería en calceta de plátano.
  2. Necoclí y Turbo. Molas: tejido rectangular hecho con telas de colores por la comunidad indígena Kuna Tule.
  3. Apartadó. Tejeduría, bisutería, joyería, cestería, carpintería y ebanistería.
  4. Caucasia. Carpintería, joyería en oro y plata.
  5. Cáceres. Tejeduría en caña flecha.
  6. Frontino. Joyería, tejeduría en chaquira, cestería, tejidos de los Emberá Katíos y artesanías hechas en iraca y hoja de caña.
  7. Mutatá y Dabeiba. Trabajo en chaquira.
  8. Santa Fe de Antioquia. Filigrana: joyas con hilos de oro y plata.
  9. El Retiro. Carpintería, trabajo en mimbre, talla de madera y productos en barro.
  10. Carmen de Viboral. Cerámica pintada a mano.
  11. Jericó. Guarnielería, crochet, el carriel, artesanía en fique, guadua y cuero, y talla de frutos como aguacate, pera, plátano, zapote y anón.
  12. Jardín. Carpintería, trabajo en chaquiras, alfarería, colchas de retazos, pintura en taburetes y artesanía emberá chamí.
  13. Sonsón. Trabajo en mármol, talla del árbol vaca, el palo de sande y la madera sinmuerte, artesanías a partir de semillas y material natural.

Otra ruta turística que están promoviendo la gobernación de Antioquia y Artesanías de Colombia, es la de nuestra riqueza artesanal: la colorida cerámica, la filigrana de oro y plata, tejidos y molas de las etnias asentadas en el territorio, tallados de madera, creaciones en barro y el tradicional carriel. Las creaciones artesanales de Antioquia relatan la historia de la región y permiten conocer y disfrutar nuestro origen.

Le puede interesar: Un reencuentro con nuestro legado

En el Oriente antioqueño, el municipio de El Carmen de Viboral es reconocido por el trabajo colorido y original de la cerámica. Uno de los elementos distintivos de esta cerámica es que la decoración sobre las piezas en blanco, ya quemadas (en bizcocho), se hace a mano y, en su mayoría, por las mujeres. Para la gerente general de Artesanías de Colombia, Ana María Fries Martínez, esta es una de nuestras joyas tradicionales: platos, pocillos o jarrones; en cada pieza se pueden tardar hasta quince días.

Santa Fe de Antioquia, municipio del Occidente, al otro lado de la capital, Medellín, es heredera del arte de hacer joyas con hilos de oro y plata, la filigrana, un oficio laborioso, con detalles minuciosos, que son joyas de exhibición. “Ellos transforman hilos gruesos de la plata y el oro en delgados, y con ellos hacen figuras para sus creaciones”, dijo la gerente General de Artesanías de Colombia.

En la subregión del Urabá, en la comunidad indígena Kuna Tule, que habita entre los municipios de Turbo y Necoclí, las mujeres gunadules combinan las labores domésticas con el trabajo artesanal, y les dan vida a las molas, piezas fundamentales de su vestuario, y con las cuales llevan consigo la cultura de su pueblo. Las molas son un tejido rectangular artesanal hecho en appliqué, una técnica que con telas de colores tejen figuras que cuentan sus propias historias.

Estos son los destinos artesanales más conocidos de Antioquia, pero no los únicos. Otros 15 municipios del departamento hacen parte del directorio de territorios artesanales: Jericó, Jardín, El Retiro, Sonsón, Frontino, Cáceres, Caucasia, Apartadó, Arboletes, Mutatá y Dabeiba albergan creadores que con sus manos forjan la Antioquia artesanal, piezas que son reflejo de nuestro origen.

Publicidad
Publicidad