Antioquia incentiva el turismo en los municipios costeros

Publicidad

El departamento viene impulsando la visibilización de su mar. Y es que al contrario de lo que muchos creen, Antioquia, además de montañas y ríos, cuenta con la segunda línea costera más grande de Colombia. 

Le puede interesar: El turismo de la ciudad en una tarjeta: Medellín City Card

Con la estrategia Antioquia Tiene Mar se busca potenciar el turismo responsable y sostenible, que impulse el desarrollo económico y social de la región, pero resaltando la importancia de conservar los ecosistemas que están alrededor del mar que bordea el departamento.

Publicidad

En total son 515 kilómetros de costa y más de 290 kilómetros de playa que dan vida a una riqueza natural inigualable. A esto se suma el poder de sus tradiciones y su gastronomía que hacen que este territorio sea mágico.

 “Además de Montañas y ríos, somos mar. En la costa antioqueña tenemos un potencial turístico que debemos desarrollar, cuidando la riqueza natural de nuestra costa”, señaló Sergio Roldán, secretario de Turismo de Antioquia. 

Le puede interesar: Una campaña para promover el turismo en Antioquia

Este es un esfuerzo interinstitucional entre la Gobernación de Antioquia, la Universidad de Antioquia y la Corporación Turística Urabá Darién Caribe, con el apoyo de las Alcaldías de Necoclí, Arboletes, San Juan de Urabá y Turbo. 

El Mar de Antioquia sorprende 

Urabá es un territorio privilegiado por sus paisajes y su riqueza natural, esto la convierte en una de las zonas de Antioquia con mayor potencial turístico.  

Dentro de la costa antioqueña se encuentra el Golfo  de Urabá  que puede ser considerado como el complejo estuario más grande de todo el Caribe colombiano,  el cual  alberga los manglares más desarrollados de este territorio.

Antioquia incentiva el turismo con Antioquia Tiene Mar

A esto se suma la formación coralina del municipio de Necoclí, que sirve como zona de alimentación y protección para muchos organismos, algas, esponjas y más de 52 especies de peces. También se ha desarrollado una tradición de pesca artesanal de la cual viven cerca de 2.500 pescadores y sus familias. 

Le puede interesar: Turismo regenerativo, tendencia para viajeros en pospandemia

Según resaltó Jairo Zapata Martínez, director Corporación Académica Ambiental de la Universidad de Antioquia, todo este potencial turístico inmerso en la naturaleza debe generar consciencia para la protección y conservación de los diferentes ecosistemas marinos que se encuentran a lo largo de la costa antioqueña:  “Desde Bocas de Atrato con su gastronomía y cultura; el distrito de Turbo con su playas en La Martina, Playa Dulce y  su tradición alrededor del cangrejo azul; Necoclí con la Ensenada de Rionegro, los bajos coralinos en Punta Caribana; San Juan de Urabá, con sus extensas playas; hasta llegar a  Arboletes con su volcán de lodo que hace parte de una cadena de 19 volcanes de lodo en Antioquia y que se extiende al departamento de Córdoba”. 

Así que la invitación para paisas y turistas es a visitar el mar de Antioquia.

Publicidad
Publicidad