Protocolos de bioseguridad, ¿Realmente están funcionando?

Publicidad

¿Le ha pasado que va a un lugar en donde le toman la temperatura, como indican los protocolos de bioseguridad por la pandemia COVID-19, y le dicen que es de 32.5, 34 o 35 grados Celsius (°C)?

¿Sabía que esto es imposible para una persona que esté viva? Si esto fuera real, se referiría a factores de hipotermia.

Además, le están midiendo la temperatura en partes del cuerpo donde no es adecuado: entre la frente, el cuello, el antebrazo, la mano, puede haber una variación de entre 1 y 2 grados Celsius.

También le puede interesar:

Publicidad

Entonces, ¿Cuál es la temperatura ideal? La temperatura no puede ser inferior a 36°C, en ningún caso y tampoco puede ser superior a 38°C, debe oscilar entre 36.5°C y 37.8°C. La recomendación es medirla en la frente.

Según explicó Mauricio Faciolince, gerente de la compañía Fabrez Group, experta en productos de bioseguridad, hay un protocolo para hacer ese proceso que no se está cumpliendo en ninguna parte, “estamos haciendo eso solo por cumplir y es una responsabilidad de los establecimientos”.

Faciolince indicó que un termómetro no necesita estar en contacto con las personas, “para esto, también se debe mantener el distanciamiento”.

También le puede interesar:

Con respecto a la desinfección, el experto informó existen elementos como cabinas y líquidos aprobados por las ARL para limpiar la suela de los zapatos, también de la cintura para abajo, para los carritos de mercado, las bicicletas, las motos y todo lo que haya que desinfectar.

Lo más desafortunado, señaló Mauricio Faciolince, es que “muchas personas compraron termómetros prácticamente de juguete, eso son para tenerlos en la casa, para medir la temperatura 1 o dos veces, pero no para estar haciendo mediciones continuas en ambientes que no están diseñados para ello”.

También le puede interesar:

Recomendaciones

  • 1. Adquirir un termómetro, ojalá, que opere autónomamente. Con esto se cumple con la distancia entre las personas.
  • 2. La calibración, cada cuánto están calibrados y qué tipo de certificación tiene, normativa europea o americana.
  • 3. Que sean termómetros para alto tráfico.

¿Y los tapetes?

El tapete solamente limpia la parte de abajo de la suela del zapato, es un factor de contaminación muy grande, ya que lo pisan, mínimo, alrededor de 1.200 personas al día.

Para ello, puntualizó el experto, tiene que haber una adecuada limpieza y para eso debe haber un proceso o de aspersión, o de generación de otro tipo de protocolos pero los tapetes son inadecuados.

Publicidad
Publicidad