Llevaban 100 mercados a Moravia y un guarda los multó

Publicidad

Ocurrió el sábado 23 de mayo y generó revuelo no solo por afectar una labor humanitaria que se viene desarrollando en Medellín, sino por la contradicción presentada en este caso entre la actividad de ayudas a los más necesitados, las normas establecidas para la cuarentena y el control ejercido por la autoridad.

Se trata del programa mercaditos.med, que se presenta como “el puente entre ustedes y los trabajadores informales de Medellín” y el comparendo de Tránsito que recibieron sus voluntarios cuando se dirigían al barrio Moravia con 100 mercados para donación.


“Un agente de tránsito se acerca a nuestro equipo y acto seguido se levanta un comparendo en contra del conductor del vehículo solo por no estar inscrito en la plataforma de la Alcaldía Medellín Me Cuida”, reportaron en sus redes sociales.

Publicidad

Moravia es considerada una de las zonas más golpeadas por la contingencia y en opinión de los voluntarios de mercaditos.med hay dos vacíos en el procedimiento del guarda de la secretaría de Movilidad: uno, “no estamos violando ninguna medida sanitaria, tenemos los mismos protocolos, pero por no estar en una plataforma nos están multando”; dos, la ayuda humanitaria está “entre las excepciones del gobierno nacional en el decreto 531 de 2020, numeral 31”.

Ese decreto señala que están libres de restricciones el abastecimiento y distribución de bienes de primera necesidad -alimentos, bebidas, medicamentos, dispositivos médicos, aseo, limpieza y mercancías de ordinario consumo en la población- en virtud de programas sociales del Estado y de personas privadas.

La protesta de mercaditos.med generó réplicas como la de Daniel Maturana, ex concejala de Medellín, quien manifestó: “el decreto dice que pueden llevarse ayudas humanitarias ¿Qué pasó en este caso?”, a lo que el secretario de Movilidad de Medellín, Carlos Cadena, respondió “estamos revisando el detalle de ese procedimiento”.

Horas después, la Secretaría de Movilidad invitó a los afectados a presentar las pruebas que consideren pertinentes “para asegurar la aplicación de los Derechos Constitucionales al debido proceso, defensa y contradicción”. Este proceso debe llevarse en una audiencia de tránsito, “cuando se reactiven estos procedimientos”, señaló la entidad.

La plataforma Medellín Me Cuida ha sido valorada no solo por la Alcaldía de Medellín como herramienta clave para el manejo de las tasas de contagio en la ciudad, pero también fue objeto de una acción de tutela por parte de la ciudadana Catalina Roldán Martínez, motivada por la reivindicación de sus derechos fundamentales al Habeas Data, la intimidad, la libertad y el trabajo.

Lea también: 

Publicidad
Publicidad