Pongamos de nuestra parte

Publicidad

Buenos días. A veces me pregunto qué podemos hacer (usted y yo) para aportar soluciones a los múltiples problemas que aquejan a la sociedad. Hoy enfoquémonos en dos: medio ambiente y movilidad. Para nadie es un secreto que esta ciudad es un caos a la
hora de movilizarse de un trayecto a otro. Por fortuna, como urbe, somos relativamente
pequeños y eso facilita el tiempo en distancias largas.

La cantidad de carros que hay en esta ciudad más específicamente en el barrio de estratos
5 y 6, El Poblado. Recuerdo cuando vivía por San Lucas, tenía 16 o 17 años, y en el edificio
conocí a un vecino (tal vez dos años menor que yo) cuyos padres tenían cuatro carros y
tres motos, los cuales se mantenían parqueados. Solo, que yo recuerde, sacaban uno. Sí,
eran otros tiempos y a lo mejor la movilidad fluía un poco más. No se trata de cuestionar
la cantidad de vehículos que cada familia decida tener; sin embargo sí me parece que
como sociedad debemos cambiar el chip y hacer algo contra la contaminación y el caos de
movilidad, que a todos nos competen.

Cosas tan simples como compartir el carro y así desplazarse varias personas, no sacar un
día entero el vehículo (pues se asume que una persona que tiene un particular, tiene para
pagar transporte público un día), respetar la jornada de pico y placa, no sacar todos los
miembros de una familia el carro el mismo día (suponiendo que cada uno tenga el suyo).

Artículos relacionados con la calidad del aire

Publicidad

Sí, moverse en particular es muy cómodo. Sin embargo, ¿tanto nos cuesta desprendernos?
Recuerdo una anécdota que le escuché a un taxista hace unos años: me comentó que le
tocó ver salir de un edificio (el que queda a todo el frente de la entrada peatonal de Eafit,
por la avenida Las Vegas) un vehículo el cual más adelante hizo una U (retorno que
llaman). Adivinen ese vehículo para dónde iba. Sí, para Eafit. ¿Tanto costaba cruzar la
avenida sin tener que sacar el carro? Mmm, ya los motivos claramente son otros. Como
dice el dicho, saque sus propias interpretaciones.

Cuando departo con conocidos y desconocidos me topo con comentarios como este: “Es
que como nadie hace nada, entonces yo tampoco”; “que lo solucionen las autoridades,
ese no es mi problema”. ¿Qué tal si dejamos estas excusas y cada uno de nosotros
ponemos algo de nuestra parte?. De lo contrario, por más medidas que se tomen y
restricciones que fijen las autoridades, si no hay un cambio de conciencia colectivo
difícilmente esto mejorará. ¿O usted qué opina?

Por Sebastián Rico – [email protected]

Publicidad
Publicidad