Publicidad

Verdad y Libertad

La libertad humana está ligada la Verdad: a esa Verdad con mayúsculas que busca todo ser humano y a las verdades sobre temas que buscamos aclarar como sociedad.

Escucho los planteamientos de Francisco de Roux sobre la importancia de llegar a la verdad de nuestra historia, para construir desde allí un país más justo y humano. La reconciliación es un acontecimiento que depende de todos y de cada uno. Y esto está ligado a la libertad y a la capacidad de reconocer los errores.

“El perdón no es un acto político. Ojalá comprendiéramos que reconocer la verdad no daña la reputación, al contrario la acrecienta y te hace digno de legitimidad, una legitimidad que no tiene otro camino que la verdad”.

Es por eso, afirma de Roux, que estas justicias se llaman restaurativas, “porque restauran a la víctima y al victimario y se basan en la verdad. No buscamos una verdad que incentive los odios, ni la venganza, sino una verdad que nos permita construir un país en medio de las diferencias”.

Aún nos falta mucho camino. Tenemos miedo de decir la verdad; nos cuesta aceptar que el otro piensa diferente; pero por sobre todo, afirma De Roux, “no nos podemos matar porque pensamos distinto. La vida es sagrada y deberíamos poder decirnos la verdad con tranquilidad”.

En la visión del ser humano que tiene la antroposofía, verdad y libertad son hermanas. No podemos seguir atados a la mentira, a la corrupción, a la pérdida de los valores esenciales. No podemos olvidar por más tiempo las reglas de oro de la humanidad. Una esencial es: no hagas a otro lo que no quieres que te hagan a ti.

A este propósito, se celebró entre el 18 y el 20 de septiembre de 2020, la Conferencia Anual de Medicina Antroposófica (MA) en el Goetheanum en Dornach, Suiza, cuyo tema central fue Cruzando puentes: ¡seamos humanos! El ser humano es un puente.

También le puede interesar:

Este evento es parte de la celebración de los 100 años de la MA en el mundo. Su nacimiento se ubica con el primer ciclo de conferencias para médicos que impartió R. Steiner en marzo de 1920, titulado Medicina y ciencia espiritual.

En resonancia con el trabajo de Suiza muchos grupos en el mundo nos unimos a la celebración. En Iberoamérica surgieron varios impulsos y en Colombia trabajamos con la asociación de MA de Argentina para profundizar las Conferencias Puente durante estos días.

Alrededor de 300 profesionales de la salud de Iberoamérica nos unimos virtualmente para un trabajo del que salieron frutos maravillosos. En este proceso logramos hacer consciente que somos realmente libres cuando controlamos nuestro pensar. Cuando no estamos a merced de los pensamientos exteriores y nuestra voluntad se guía por un pensar claro, ahí empieza el camino hacia la libertad. Es el camino de la voluntad al servicio del pensar. Y la voluntad es la fuerza más débil en la humanidad actual, es la fuerza del futuro; su desarrollo es la tarea del ser humano que busca la Libertad.

“Introducimos la voluntad en el pensar y con ello alcanzamos la Libertad”. Hagamos consciencia de lo que nos esclavizan muchas de las ideas que nos vienen de afuera, incluyendo las mentiras, las noticias falsas, la avalancha de manipulaciones de muchos medios de comunicación.

Los dos extremos que polarizan nuestra sociedad se alejan cada día más de la verdad y nos esclavizan, nos privan de la Libertad. Necesitamos encontrar el camino del medio, la vía del encuentro sincero, la vía saludable.

¿En medio de estos extremismos, existirá un extremo centro?

También le puede interesar:

Publicidad

Publicidad