Las complejas relaciones del ser humano con la naturaleza, en la estética de Nadín Ospina

Publicidad

Hasta mediados del mes de mayo de este 2022, se podrá disfrutar de la nueva instalación multimedia del maestro Nadín Ospina en la Galería AH Fine Art, en El Poblado, calle 10 No. 43C-71.

Nadín Ospina vuelve a exhibir sus creaciones en la Galería AH Fine Art de Medellín, ubicada tres cuadras abajo del parque de El Poblado. Esta vez, se trata de una instalación multimedia que explora el mundo natural y biodiverso colombiano.

Después de obras como El pensador, un Superman de piel negra ubicado en la sede en Ciudad del Río de Bancolombia, en El Poblado, Medellín, y sus esculturas precolombinas de la figura de Mickey Mouse o el Bart Simpson en arte Tayrona. Ahora, el maestro del arte plástico bogotano quiere sensibilizarnos por las que llamó “complejas relaciones del ser humano con la naturaleza”.

Publicidad

Es una obra que tiene elementos hechos en bronce, pintados, hechos a la cera perdida, y un elemento audiovisual, una instalación que nos invita a reflexionar y sentar una postura en la relación con el otro y su importancia en nuestro entorno.

Con el nombre La preponderancia de lo pequeño, esta obra es una experiencia inmersiva, en medio de la Galería AH Fine Art, que bien podría denominarse un oasis artístico, en plena centralidad de El Poblado.

VIVIR EN EL POBLADO conversó con el maestro Nadín Ospina, y esto fue lo nos contó de su nueva exposición en una galería de El Poblado.

Maestro Nadín, ¿qué valor tiene lo natural en esta instalación?

Es una obra que tiene todo que ver con la naturaleza, y lo natural es supremamente importante en esta instalación, porque está inspirada, en primer lugar, en las láminas de la Expedición Botánica de José Celestino Mutis, algo histórico, muy reconocido en el mundo de la ciencia, de la ecología y de la cultura colombiana.

En el segundo puesto, están las representaciones de pájaros, de aves, de la fauna nativa colombiana. ¿Habrá algo más natural que esto? Yo me pregunto.

En el tercer punto tenemos una presentación de un video con sonido, que tiene una grabación de los cantos de las aves colombianas, intervenido por un músico chileno, Kito Satori, quien hace una mezcla con estos elementos acústicos originarios con música contemporánea.

Todo tiene que ver con elementos naturales.

¿Describa cuál es el mundo inmersivo al que invita esta instalación a los visitantes? 

Es una instalación multimedia. Tiene diversos elementos. 

Son piezas fundidas en bronce y pintadas a mano, unas representaciones de las aves, como ya lo había dicho antes, y al mismo tiempo una video-instalación con imágenes inspiradas en las láminas de la Expedición Botánica.

Es una animación de las plantas que están transformándose, con los sonidos de las aves de nuestra fauna colombiana.

¿Cómo está representada esa preponderancia de lo pequeño (el sentido del mensaje en la plástica)? 

El título de la exposición tiene que ver con esa mirada hacía esas presencias, a esos seres, que muchas veces no miramos y no consideramos, y que son tan importantes para la supervivencia del planeta, como lo son las aves.

Al mismo tiempo, son un símbolo de cómo debemos mirar al otro, y no solamente al ser animal y natural, sino también al ser humano, a quien no siempre vemos con conmiseración, con amabilidad.

En estos tiempos, tenemos que ver de una manera amable a las personas que vienen de otros lugares, y a esas otras personas que tienen otras condiciones -no tan favorables como las nuestras-, y al otro que viene de otros lugares -y tiene otras voces, otros colores, otros sonidos-.

De ahí, que el pájaro, en mi obra, sea la representación y el simbolismo del otro; el que muy fácilmente nos encontramos en nuestra cotidianidad, en estos tiempos de interculturalidad.

Siempre hay un impulso creativo, ¿cuál fue el suyo en esta obra?

Nació de una circunstancia personal, un tanto singular. Un accidente que sufrí hace algunos años, más exactamente hace 5 años. Una caída desde un muro, en el que me golpeé la frente muy duro, y se me abrió una herida, que tarda muchísimo tiempo en sanar.

En medio de esa convalecencia, consulté el Oráculo de I Ching, el libro más antiguo de la humanidad, hecho para un emperador chino, con un propósito de adivinación.

Este libro es bellísimo, lleno de consejos y fundamentos filosóficos.

La consulta que yo hago tiene un título, precisamente, La preponderancia de lo pequeño. Y en medio de esa consulta dice: “El hombre pinta un pájaro”.

A parte del accidente, yo estaba atravesando por un momento de crisis, de esas por las que atravesamos los artistas, donde no se vislumbraba como un camino. Y esa “adivinación” que me da el I Ching me abre un camino hacía una nueva producción en mi obra de arte.

Así, empiezo a crear arte, desde todo lo que tiene que ver con las aves, con lo natural, como símbolo del otro, de las personas, de los seres que no vemos con consideración en la vida.

Para mí, el pájaro tiene esa connotación, y es muy importante. Es un ser que tiene un valor intrínseco, extraordinario, en términos ecológicos y biológicos, pero que no lo tenemos presente.

Maestro, antes habíamos podido admirar sus obras en la Galería AH Fine Art de El Poblado, claramente, con otra estética. Ahora hay un cambio total, ¿cuéntenos por qué?

Sí. Es un viraje radical en mi obra. Antes, habían conocido una serie de piezas que mezclan imágenes del mundo precolombino con elementos del mundo pop: Mickey Mouse a la manera sanagustina, Bart Simpson como una pieza Tayrona, entre otras.

Ahora viene algo sumamente diferente. Que tiene que ver con la cultura, con lo social, algo también político. Es un giro que es muy interesante, y me parece que es una oportunidad maravillosa para la gente de Medellín.

Es que Medellín ha sido un lugar que me ha acogido desde el comienzo, de una manera extraordinaria. 

Mi primera exposición la hice en Medellín, en el año 1982, Salón Arturo Rabinovich. Y han transcurrido muchas cosas. 

Esta muestra llega a la Galería AH Fine Art de Medellín después de ser finalista del Salón Mutis. Pero, se transformó, ¿y cómo?

En el Salón Mutis, en la Universidad de Antioquia, La preponderancia de lo pequeño fue finalista del Concurso del Salón Nacional Mutis del Museo Universitario de la Universidad de Antioquia -MUUA-. Y en ese espacio del museo ya estuvieron exhibidas estas piezas, durante cuatro meses.

Fue un honor haber sido parte del 45 Salón Nacional de Artes de la Universidad de Antioquia.

En ese momento, esta obra estaba más circunscrita al ámbito del museo universitario. En cambio, acá en la Galería AH Fine Art tenemos una nueva forma de presentar la obra, y para un público diferente.

Así que la invitación es a que no dejen de venir y disfruten de La preponderancia de lo pequeño.

  • Lugar: Galería AH Fine Art, calle 10 No. 43C-71.
  • Teléfonos: 604 312 10 14. Celular: 300 612 6889.
  • Perfil en instagram: @ahfineart >> https://www.instagram.com/ahfineart/
Publicidad
Publicidad