Las bermas y su desarrollo inmobiliario

Por Juan Carlos Franco
Por Juan Carlos Franco / Francamente / direccion@vivirenelpoblado.com

Publicidad

Monta tu restaurante al borde de carretera.
Y no te preocupes por el parqueadero para tus clientes, para eso puedes disponer de la berma. Usa 100 metros hacia arriba, si así lo requieres.

En esta ciudad, al parecer, nos hemos vuelto más serios y responsables con el uso del espacio público. Uno ya no puede hacer lo que le dé la gana en las calles, y menos en las aceras. Tienen doliente.

Si te ven parqueado sobre una acera en la 10, aun por breves instantes, cuenta con que te cae la celosa autoridad. La consabida excusa “señor agente, solo entré a recoger algo un minuto” ya casi nunca te evita la multa.

Publicidad

¡Y bien merecido lo tienes! Estabas obstaculizando y creando riesgos para la circulación de peatones. Y olvidaste que por ahí cerca hay celdas, incluso torres de parqueaderos, donde puedes dejar tu auto sin invadir el sagrado espacio público.

En cambio, si tu invasión de dicho espacio ocurre en las bermas, al lado de una carretera de alta velocidad, como Las Palmas, por ejemplo, tú tranquilo. No tienes problema. La autoridad te apoya. O al menos, pretenderá no verte.

Ve, ciudadano emprendedor, ve y monta tu restaurante justo al borde de carretera. Y no te preocupes por el parqueadero para tus clientes, para eso puedes disponer de la berma. Usa 100 metros hacia arriba, si así lo requieres. O si lo tuyo es la carpintería, y tu plan de marketing menciona aprovechar el flujo constante de vehículos, ve raudo y confiado a instalar tu exhibición de muebles.

Para ti, ciudadano audaz y generador de empleo, hemos construido las bermas de las carreteras más importantes. Si quieres vivir pegado a una, no problem. Si quieres “tirar una losa” para ampliar tu vivienda, no te vamos a enredar con licencias previas, ni prediales, ni tantas molestias.

¿Que estás arrojando los desechos orgánicos de tu casa a la quebrada abajo? Te comprendemos. Sabemos que tu espacio es muy reducido y no habría cómo acomodar un pozo séptico, como sí exigimos al restante 99 % de propiedades rurales.

Aseguran algunos que en otros países -incluso, en otros departamentos de Colombia- las bermas son consideradas parte esencial de la carretera. Y que, si un vehículo se detiene ahí, será momentáneamente, tal vez debido a una emergencia o problema mecánico. Y que los peatones y los ciclistas pueden circular por ahí, protegidos del tráfico.

Allá ellos, que no han descubierto las tremendas oportunidades inmobiliarias -viviendas, locales y bodegas- que ofrecen las bermas.

Que los peatones, ciclistas y conductores se defiendan como puedan. El mundo es de los que tienen visión comercial, y si tu visión te llevó a instalarte al lado de la vía, ¿con qué derecho va una gobernación o un concesionario a atravesarse en el cumplimiento de tus sueños?
Aló, ¿Gobernación…?

Publicidad