Oro verde

Publicidad

Después de varias décadas en las que se exportaron flores, café, bananos y otros productos de la tierra, en su forma original, el campo vive una revolución: hay nuevos productos en la lista (como el aguacate) y transformación en los tradicionales. Antioquia va adelante en las cifras.

Cuenta la historia que, al llegar a Colombia, el sabio Alexander Von Humboldt se sorprendió. En unos cuantos metros, la variedad de especies vegetales era enorme; un aspecto al que no estaba acostumbrado durante sus travesías por Europa. Aunque hayan pasado varios siglos desde sus exploraciones, hay una realidad que no ha cambiado: en este lugar del mundo, la riqueza natural surge casi sin esfuerzo. En una ciudad como Medellín puede ser común ver los árboles dar sus frutos sin cuidados o cuidados especiales.

Cifras Agroexportaciones en Antioquia


Si hablamos de regiones de Antioquia como el Oriente, podemos ver la generosidad de la naturaleza en su máxima capacidad: flores, aguacates, árboles de varios tipos. Sin embargo, a la hora de ir más allá y hablar de exportaciones, hay un punto en el que coinciden agricultores, comerciantes y autoridades: es necesario crear nuevos productos a partir de los elementos de la tierra, trabajar más en equipo, y conocer la cultura propia y las foráneas para llegar y mantenerse en otros mercados.

Daniela Trejos, secretaria de Desarrollo Económico de la gobernación
Daniela Trejos, secretaria de Desarrollo Económico de la gobernación

“Ya no se trata exclusivamente de exportar; se trata de formalizar, garantizar un trabajo decente y crear responsabilidad social. Si queremos competir, debemos trabajar en estos aspectos”.

Publicidad

Para Daniela Trejos, secretaria de Desarrollo Económico, Innovación y Nuevas Tecnologías de la gobernación de Antioquia, la clave está en cuidar todos los pasos del proceso. Junto a las cámaras de comercio, el SENA y las universidades, trabajan en temas como formalización, innovación, microcréditos, internacionalización, mercados nuevos o equidad. Sobre este último aspecto, afirma: “Antioquia ocupa actualmente el segundo lugar en Colombia en el índice de competitividad departamental, después de Bogotá.

Cuando uno mira bien el territorio se da cuenta de que las capacidades están concentradas en Medellín y en el Valle de Aburrá. Por eso, nuestro principal propósito es descentralizar las capacidades. Nuestra intención es llevarlas a lugares como Urabá y Turbo. Allí pensamos crear el Centro para el Emprendimiento y la Innovación”.

Agrega que el segundo punto de interés es el Suroeste, región que tiene buenas capacidades en agroindustria, y donde se piensa mejorar el manejo de los desperdicios de la industria (biomasa), con el apoyo de las universidades. Allí también buscan fortalecer la innovación para no exportar más el mismo producto (como el café verde), sino también productos derivados a partir de lo existente y con valor agregado. El tercer lugar al que dirigen sus esfuerzos es Oriente, que tiene zona franca permanente, cuenta con el aeropuerto y recibe servicios que ya no puede asumir el aeropuerto El Dorado en Bogotá. Allí desarrollan actualmente un centro de innovación.

Le puede interesar: El sector automotor gana kilómetros en el 2021

Daniela Trejos también explica que, a la hora de analizar las exportaciones, Antioquia se compara con los mejores, con países como Brasil o México. Y a la hora de hacerlo es consciente del camino por recorrer y de los atrasos. Sabe que, para avanzar, Colombia debe dejar de centrarse en las exportaciones minero energéticas. “Necesitamos migrar hacia otros productos e incentivar el sector agrícola. En Antioquia, por ejemplo, el primer renglón de las exportaciones es el oro. A esto le sigue el café, el banano y las flores. Actualmente hay sectores que están migrando de los commodities (materia prima) hacia otros productos que generan valores agregados”.

Aquí también menciona el caso de los cafés especiales que se producen en distintas partes del departamento y hacen parte de una política pública a través del programa Café Región. El número de ellos ha aumentado tanto, que incluso es difícil contarlos o tener un registro minucioso sobre ellos.

En esta lista incluye el aguacate hass, que ha aumentado sus exportaciones de forma intensa en los últimos años. Con una inversión que supera los 4.500 millones de pesos, el programa AgroAntioquia Exporta 4.0 ha beneficiado ya a 836 predios rurales. Y entre estos hay 560 dedicados al aguacate hass, que ya cuentan con las condiciones necesarias para la exportación de este producto.

1 Flores predecibles.

 Agroexportaciones en Antioquia flores

A unos cuantos minutos del aeropuerto José María Córdoba, y en uno de los lugares más admirados del Oriente Antioqueño, existe Uniflor, un cultivo con los pompones más veloces del planeta, flores que crecen en un tiempo menor que el acostumbrado. Santiago Cock, uno de sus socios, explica bien la historia, presente y futuro de este negocio.
Este ingeniero de producción revela su propósito fundamental: lograr que la agricultura sea predecible, es decir, que tenga ritmos controlados que permitan planear la siembra, calcular los tiempos de recolección, y, sobretodo: comprometerse con el comprador. Estos pompones crecen con luz, agua y riego medidos, en hileras con nombres tan diversos como la creación: balandú o Cooper 18 son algunos de ellos.

Santiago Cock,  socio de Uniflor
Santiago Cock, socio de Uniflor

“En Uniflor logramos reducir el tiempo de cultivo de una flor. Eso nos demuestra que la agricultura puede ser predecible”

Santiago Cock cuenta que, gracias al control de todas las variables, su cultivo alcanza el nivel máximo de productividad, sin hazañas y bajo un techo de guadua tradicional. Gracias a este cuidado y observación, él y su equipo de personas han desafiado la naturaleza: disminuir el tiempo de cultivo de una flor de 12 a 8 semanas. Y no se detiene ahí; dice que ya es posible disminuir ese tiempo gracias a técnicas como la aeroponía, que consiste en cultivar la planta sin necesidad de un suelo tradicional.

Su interés en los tiempos obedece a una meta que resume su intención: convertir la agricultura en un asunto controlable. Para lograrlo, este ingeniero de producción observa y piensa en caminos nuevos, entre ellos, la creación de plataformas tecnológicas como “AgroPattern”, que permiten a los cultivadores tener más control sobre las flores.

Al igual que al resto de los sectores, los cierres y medidas pandémicas también dejaron aprendizajes y preguntas. Aunque las ventas no disminuyeron dramáticamente, los costos sí aumentaron debido a las dificultades de las aerolíneas para transportar las flores hasta lugares como Estados Unidos. Su papel como director de la Asociación de Mayoristas de Flores de ese país, por una temporada, le permite entender bien desafíos como este y conocer con detalles la cadena de distribución y la operación logística necesaria para llevar las mejores flores a distintos lugares. Esta circunstancia lo llevó a pensar en la necesidad de que el gremio agricultor cuente con aviones propios o que tenga plataformas electrónicas capaces de detectar las plagas en los cultivos. Ni el cielo, ni el tiempo, ni la costumbre parecen ser un límite.

2 Aguacate hass, una estrella en ascenso.

Hasta marzo de este año se exportaron 28.266 toneladas de aguacate hass a diversos países del mundo, entre ellos, destinos lejanos como Kuwait y Arabia Saudita. La mayoría de las exportaciones se envían por avión y el resto por transporte marítimo. Imagen cortesía Fruty Green.
Hasta marzo de este año se exportaron 28.266 toneladas de aguacate hass a diversos países del mundo, entre ellos, destinos lejanos como Kuwait y Arabia Saudita. La mayoría de las exportaciones se envían por avión y el resto por transporte marítimo. Imagen cortesía Fruty Green.

A la hora de hablar de hallazgos y perspectivas en el sector agrícola, Daniela Trejos menciona al aguacate hass, un producto que ha tenido un ascenso en sus ventas durante los últimos años. No solo como producto tradicional, sino también en derivados como el aceite o guacamole.


Cuenta que parte del éxito ha sido el trabajo en equipo de los productores. Ellos saben que la exigencia fuera de Colombia es alta, y por eso deben cuidarse entre todos para garantizar que las puertas continúen abiertas. Y es que si ocurre un error (por ejemplo, el hallazgo de un hongo en un contenedor), esto puede causar consecuencias irreversibles.
Ricardo Mejía es el gerente de Fruty Green, una empresa que desde hace más de doce años se dedica a la producción del aguacate hass, que actualmente es muy buscado en Europa y Estados Unidos. Explica que el aumento en las exportaciones se debe a los valores nutricionales de este fruto que está presente en las mesas de Antioquia durante todo el año. Explica que uno de los factores que han ayudado al crecimiento del mercado y la demanda son las condiciones del trópico colombiano que facilitan el cultivo: “El riego es más amable y natural, y no es necesario usar fertilizantes.También se preserva la tierra, ya que muchos de los cultivos existen en lugares que en el pasado fueron usados para la ganadería”.

Cuenta que muchos de los productores tienen el apoyo de Corpohass, una corporación que reúne y apoya a exportadores y productores colombianos. A propósito de las cifras reveladas en un boletín, fue posible conocer que hasta marzo de este año se exportaron a los Países Bajos 13.781 toneladas, que representaron 30.911 millones de dólares en ingresos. Esto correspondió a aproximadamente el 48 % de participación en todo el mercado de aguacate de este tipo.

A propósito de llegar a otros países, Ricardo Mejía cuenta que las exigencias del mercado aumentan de forma constante. Además de tener un buen producto y libre de plagas, los compradores solicitan otras certificaciones que avalen el cuidado del medio ambiente o las prácticas sociales ejecutadas para garantizar el bienestar de los trabajadores. Además de tener en cuenta estas necesidades, su empresa trabaja en investigaciones y desarrolla tecnologías nuevas en alianza con otras universidades o instituciones.

3 Subir como palma

Agroexportaciones  Cultivo de palma

El aceite de palma es otro de los sectores que ocupa un lugar importante en la lista de las exportaciones y ha registrado un incremento. De acuerdo con un balance presentado por Jens Mesa Dishington, presidente ejecutivo de Fedepalma, la producción y venta de aceite aumentó un 2 % en el 2020, con relación al 2019. El 55 % de la producción llegó al mercado doméstico y el otro 45 % se destinó a exportaciones que representaron ingresos aproximados de 515 millones de dólares. Para este año se espera un incremento del 5 % en la producción de aceite, que podría equivaler a exportaciones avaluadas en los 600 millones de dólares.

Jens Mesa Dishington, presidente ejecutivo de Fedepalma
Jens Mesa Dishington, presidente ejecutivo de Fedepalma

“Este año buscamos afianzar la plataforma Colombia Palmera en línea, que tiene el objetivo de estar en contacto permanente con los palmicultores”

Además de mirar otros mercados y apoyar a los productores, este sector se ha interesado por la sostenibilidad, y para lograrlo invirtieron alrededor de $5 mil millones en un plan que busca fortalecer este aspecto. Otro de los retos es motivar a los consumidores colombianos a preferir el aceite local en lugar del importado y formalizar las condiciones laborales de todo el gremio.

Ya sea que se trate de flores, bananos, café, aceite o aguacates, todos los productores coinciden en su interés por mejorar las condiciones actuales, llegar a mercados nuevos, obtener las certificaciones posibles y obtener el máximo provecho de los regalos que, en el trópico, da con generosidad la tierra.

Publicidad
Publicidad