La soledad de los bares

Publicidad

Después de un año pandémico, cierres y la dificultad para enviar sus servicios por domicilio, los bares se enfrentan a la soledad en sus establecimientos y fuera de ellos. Algunos realizan eventos virtuales o han vendido “guanabanitos” dentro de materas como El Guanábano, pero no es suficiente. Juan Pablo Velásquez, presidente de Asobares, explica el panorama

Algunos almacenes cerraron sus puertas y ahora venden sus productos a través de plataformas electrónicas. Algunos restaurantes entregaron sus locales y ahora cocinan desde sus casas y envían cajas con sus preparaciones a quienes los buscan o llaman. Los colegios y profesores de saberes distintos dan clases virtuales desde sus computadores; no es lo mismo, pero siguen por un camino alterno mientras el virus se va definitivamente.

Le puede interesar: Asobares: “No podemos seguir pagando los platos rotos”

Aunque la mayoría de los negocios y oficios han encontrado algunos caminos distintos a través de pantallas, para otros no hay opción porque ofrecen una experiencia, un momento, un recuerdo futuro.

Publicidad

En este grupo están los bares, lugares a los que va la gente para escuchar música, relajarse, desinhibirse, tomar un trago, desconectarse de la rutina; experiencias que difícilmente pueden replicarse a través de una caja enviada en un domicilio.

Juan Pablo Velásquez, es el presidente de Asobares, agrupación que reúne a más de 176 bares en Medellín y tiene alianza con otros establecimientos en el departamento. 

Al hablar de la situación del sector, recuerda que fue solo hasta el pasado septiembre cuando se expidió el decreto 1.569 que permitió la aplicación de protocolos de bioseguridad en restaurantes y bares.

Esto permitió la apertura de este tipo de establecimientos después de un cierre de varios meses y sin ingresos de ningún tipo. Este regreso a la actividad se produjo con un horario reducido (sin la posibilidad de abrir hasta las 4 de la mañana como estaban acostumbrados) y con menos asistencia de personas. En marzo tuvieron que cerrar nuevamente de forma definitiva ante el toque de queda que comienza a las 8 de la noche e impide el funcionamiento de establecimientos comerciales durante el fin de semana.

2.162 bares menos y 45 mil empleos directos

Juan Pablo Valencia cuenta que antes de la pandemia, existían alrededor de 5556 bares, según cifras de la Cámara de Comercio para Medellín y el Valle de Aburrá. Al final del 2020, ya habían cerrado 2162 establecimientos.  Agrega que esos 5556 bares generaban 45 mil empleos directos de los cuales el 85 por ciento se perdió definitivamente. Se calcula que las pérdidas económicas están alrededor de los 5 mil millones de pesos; actualmente hay alrededor de otros 15 mil empleos en riesgo, dice.

Agrega que de los 60 mil bares que en el país aplicaron a los créditos y ayudas económicas de Bancoldex y el gobierno, solo 44 tuvieron una respuesta positiva. 

Explica que las cifras anteriores es posible entenderlas si se tiene en cuenta que “los bares vendemos una experiencia y un servicio; no vendemos un producto”. 

Le puede interesar: Nuevas medidas restrictivas para Antioquia

Dice que como ciudadanos cuestionan las medidas tomadas por el Gobierno. “Nos preguntamos si realmente ayudan y son efectivas. Después de varios fines de semanas en cierre y una cifra alta de contagios que aún persiste, nos preguntamos si la restricción a la movilidad realmente ayuda. En muchos países las medidas llegan con un alivio o una salvación detrás. Aunque las autoridades han hecho algunas gestiones y nos han dado ánimos, aún no hay un plan, anuncio o apoyo que alivie nuestra situación y nos ayude a ver qué va a pasar en el futuro cercano”. 

Cuando habla de gestiones, se refiere a la voluntad de la Secretaría de Desarrollo Económico de la Alcaldía de Medellín de respaldarlos ante la banca privada para recibir algunos créditos, pero estos finalmente no se otorgaron. Aquí también incluye la oferta de aplazar el pago de impuestos, un hecho que agradece, pero no considera una solución porque los dueños de establecimientos no tienen ingresos para pagarlos en este momento.

También menciona los ánimos y la intención de ayudar por parte de la Gobernación de Antioquia y reitera la ausencia de medidas o resultados específicos.

“En este momento la incertidumbre es total”. Y lo es también porque los propietarios de los bares ya no tienen capital para invertir o crear negocios nuevos.

Con el fin de apoyar a los bares y al sector gastronómico, la Alcaldía de Medellín apoyará con logística y recursos el evento Medellín es sabor, un concierto en vivo que se realizará a partir de las 8 de la noche.

Un porcentaje de los fondos recaudados se destinarán a los restaurantes y bares más afectados, de una forma que se anunciará posteriormente.

La soledad de los bares de Medellín causada por la pandemia

Día de la Madre, creatividad y retirar medidas

Con el fin de involucrar bares y restaurantes y en asocio con la Gobernación de Antioquia, agrupaciones como Asobares acordaron que la celebración del Día de la Madre sea todo el mes de mayo y con el día 23 como fecha especial. Al respecto, Juan Carlos Jaramillo, director del Tour Gastronómico, invita a la gente a apoyar a los restaurantes, establecimientos afectados también por la situación actual: “desde el sector gastronómico apoyamos que la celebración del Día de la Madre sea todo el mes de mayo y que la fecha oficial sea el 23. Invitamos a todos los antioqueños a pedir domicilios y a visitar los restaurantes en los horarios establecidos. Queremos dar un mensaje de positivismo, de apoyo a la economía. Que este Día de la Madre sea celebrado con responsabilidad y apoyemos a los sectores de comercio y entretenimiento de forma responsable y cuidando la vida”. 

Le puede interesar: Gobernación y gremios proponen cambio de fecha para el día de la madre: 23 de mayo

Juan Pablo Velasquez también menciona el caso de ciudades como Pereira donde se levantaron medidas como el toque de queda, la ley seca y el pico cédula. Allá mismo, menciona, se redujo el impuesto de Industria y Comercio en un cincuenta por ciento. A propósito de este tema y teniendo en cuenta la situación de los comerciantes y establecimientos nocturnos, Juan Sebastián Abad, alcalde del municipio de la Estrella pidió a la Gobernación de Antioquia que el comercio nocturno pueda cerrar este fin de semana a las 10 de la noche para evitar la pérdida de empleos y teniendo en cuenta las bajas cifras de letalidad y mortalidad que ha tenido su municipio.

Para resistir y no tener que cerrar definitivamente, bares como Melodía han hecho eventos virtuales. Bares como El Guanábano vendieron “guanabanitos”, 31 materas pintadas por artistas que contienen semillas de guanábana que germinaron. Las materas se escogerán este 7 de mayo y se enviarán a las personas que las adquirieron. El propósito con esta iniciativa es celebrar un aniversario más del bar y evitar que sea cerrado.

Publicidad
Publicidad