Un emprendimiento que supo mirar el sol

Publicidad

Recorrido de Vivir en El Poblado por el mundo startup. Una página para inspirarse y para conec tarse. Disruptivos con cuento. Y con caja.

Hoy: Grupo Erco

Hoy hablar de energías renovables y de movilidad eléctrica es tema corriente y práctica cada vez más necesaria, pero hace ocho años era todo un mundo por explorar. Un negocio por plantar. Y Juan Esteban Hincapié y Juan Camilo López contaron con el olfato encendido para entender que era el rumbo que debían tomar en su sueño de emprendedores, con todo y las dificultades y sin un peso, pero con la firmeza que dan el conocimiento y la pasión por un tema. “Pedimos plata prestada, por fortuna sin cuotas ni intereses. Fueron 6 millones, con los que compramos equipos; los vendimos a gente cercana, pagamos la deuda y conseguimos el primer recurso para avanzar”, recuerda Hincapié.

Una idea y una oportunidad

El negocio comenzó en el mercado de los calentadores solares, atendido para la época por un solo proveedor. Pronto Hincapié y López comprobaron que manejar agua es un reto muy complejo y optaron por los paneles solares. “No morirse con la primera idea” es una máxima del emprendedor y estos socios la aplicaron. El tamaño del nuevo mercado tampoco era extenso, como sí altos los costos, además del bajo retorno, pero vieron posibilidades y se mantuvieron. “Estábamos convencidos del futuro de este negocio. Vimos un desarrollo interesante en Europa y en Estados Unidos y pensamos que en algún momento se tendrían que dar condiciones en Colombia”, cuenta Hincapié, ingeniero mecánico de Eafit.

Ya era 2014 y tener energía solar era un lujo, un nicho más que pequeño, pero la persistencia los llevó a lograr clientes, “los diez primeros los más difíciles de convencer, los siguientes ya no tanto porque pudimos ofrecer experiencia y conocimiento”, recuerdan. Además, cuñaron el flujo de caja con la iluminación led, un negocio que si bien no estaba en el core, daba resultados.

Cuatro tipos de clientes

Publicidad

Con más de mil sistemas instalados y la promesa de que la energía eléctrica proveniente de la radiación solar es más económica, “la factura se puede llevar a cero”, sostiene Hincapié, Erco sumó socios y agregó marcas: NEU, A+ y Erco O&M. Tienen operación, incluida la movilidad eléctrica, en Medellín, Cali, Barranquilla, Bogotá y Panamá y abarcan clientes del sector comercial, residencial, industrial y rural. “Estamos democratizando el acceso a la energía renovable y ayudando a que el cliente reduzca la huella de carbono”, valora Hincapié.

Hoy, con 85 empleados y participando en rondas de inversión, recuerdan con agradecimiento aquel préstamo de 6 millones, cuando todo comenzó.

La calidad de la energía solar es la misma. No se nota la diferencia. La eficiencia lograda en los días soleados compensa el efecto de los días de nubes.

Un secreto del negocio: la descentralización. Hoy las personas tienen mayor alcance de la tecnología y no quieren depender solo de las empresas o los servicios tradicionales.

El valor de un socio: tener socios es lograr balance. No se sesga el punto de vista. Es llegar lejos.

¿Hay que tener miedo a equivocarse?: No. Si nos caemos, nos levantamos. Hemos cometido errores, pero no nos arrepentimos. Es aprendizaje.

Historias publicadas en este seriado:

[email protected]

Publicidad
Publicidad