Publicidad

El consuelo que anida en las palabras

Que la Fiesta del Libro y la Cultura, este año en celebración virtual, sea una ocasión para despertar la ilusión y la inspiración, para fijar en la palabra la oportunidad de consuelo, reflexión y debate constructivo.

Una de las charlas de apertura de la decimocuarta Fiesta del Libro y la Cultura, que se celebra hasta el 11 de octubre en Medellín y de manera virtual, reunió a los escritores Alejandro Gaviria (rector de la Universidad de los Andes), Manuel Vilas y Sara Jaramillo Klinkert, con la moderación del periodista, poeta, escritor y traductor Mario Jursich.

El consuelo que anida en las palabras fue el título de una conversación sentida, divertida, inspiradora. Escribo y leo para descargar los sentimientos negativos, dijo Sara; hice mi duelo (por la muerte de mi padre) escribiendo, añadió Vilas; escribiendo acompañé mi enfermedad de cáncer, cerró Alejandro.

La palabra como vía de catarsis, como forma de nombrar lo que causa dolor para hallar consuelo. “Mi padre no está en un ataúd bajo tierra, está en un libro: un lugar muy especial para vivir”, reflexionó Jaramillo Klinkert, mientras Gaviria señaló que acude a la poesía como “una forma de conectarse con el mundo” y al libro como refugio para estos tiempos convulsionados.

Algunas actividades de la Fiesta del Libro y la Cultura:

Tomamos la charla que reunió a Alejandro, Manuel y Sara, como una de tantas citas para animarlos a que se conecten con la Fiesta del Libro y la Cultura, que ha hecho un gran esfuerzo este año para llegar a todos mediante la virtualidad desde fiestadellibroylacultura.com con charlas, conversatorios, talleres, salones y programación artística. Son 465 actividades. Vale la pena regalarse un par de horas cada día con obras y con conversaciones brillantes, divertidas y, en especial, distintas y de temas que sabrán romper la rutina y agitar las ideas.

La palabra, el diálogo, debe ser la única vía para el entendimiento y la construcción, para llegar a acuerdos o para mantener la altura y la ética de los desacuerdos.

Además citamos el título como propuesta de reflexión. Como invitación no solo a hallar consuelo en las palabras, mediante la escritura o la lectura, sino a elegir el diálogo como vía para el entendimiento y la construcción y, de nuevo citamos a Gaviria, “para la tolerancia y la indulgencia”. El uso de la palabra, y solo de la palabra, para llegar a acuerdos o para mantener la altura y la ética de los desacuerdos.

Si estos diez meses de 2020 tuvieran la forma de un libro, ¿cuál título correspondería? A los positivos, reapertura, esperanza, reinvención y valentía, como que se los lleva el viento de pandemia, muerte, aislamiento, crisis económica. O de gobierno, Hidroituango, institucionalidad y mentira.

Pues que sea el tiempo de pasar la página. De cerrar 2020, contagiados por la diversidad de oferta de la Fiesta del Libro, con palabras que a todos nos traigan consuelo y también inspiración, transparencia, verdad e ilusión en beneficio de la vida personal y de la sociedad.

Publicidad

Publicidad