Estudiantes de EAFIT desarrollan un vehículo para apoyar el trabajo de los recicladores de Postobón

Publicidad

Gracias a una alianza entre la universidad EAFIT y la empresa Postobón, se inició una prueba piloto de un prototipo de vehículo de tracción humana altamente costo-eficiente para facilitar los procesos de recolección de reciclaje en Medellín. El objetivo: mejorar las condiciones de trabajo y calidad de vida de los recicladores. 

Le puede interesar: Desarrollo sostenible: la única alternativa posible

La prueba piloto del vehículo comenzó con los recicladores de la Cooperativa Multiactiva de Recicladores de Medellín (RECIMED), quienes lo probarán en algunas de sus rutas de recolección. Se trata del Vehículo de Reciclaje Kratos-Postobón (VRK), que nació hace cuatro años de un reto de innovación abierta planteado por Postobón a EAFIT, que se enfocó en las necesidades de los recuperadores y recicladores de Medellín, para facilitarles su trabajo. 

Publicidad

A partir del reto, estudiantes de Ingeniería Mecánica, Producción, Diseño de Producto, Administración de Negocios, Economía, Mercadeo, Comunicación Social, entre otros, así como docentes y personal administrativo de la Universidad, se dedicaron a crear esta solución, con el acompañamiento de los mismos recicladores de RECIMED.  A partir de su experiencia, los recicladores plantearon sus necesidades para crear un vehículo que facilitara los procesos de recolección. 

En el evento de entrega del prototipo, en las instalaciones de la universidad EAFIT, la directora de Sostenibilidad de Postobón, Martha Ruby Falla, afirmó: “Nos complace trabajar de la mano con la Universidad EAFIT apoyando el proyecto Kratos, con el cual promovemos, de la mano de aliados, soluciones con impacto social, basadas en la innovación abierta. Al equipo Kratos le pusimos el reto de mejorar las condiciones de trabajo de los recicladores y ellos lo resolvieron con esta solución de movilidad sostenible. Valoramos el esfuerzo de los jóvenes que trabajaron en este proyecto. Su dedicación sin duda aportará positivamente a los recicladores de la ciudad quienes podrán facilitar su proceso de recolección y mejorar su productividad”. 

Le puede interesar: Franco y Marina: La dignidad del esfuerzo

Igualmente, Carlos Andrés Urrego, director técnico del programa Kratos de la Universidad EAFIT, manifestó su complacencia con este tipo de alianzas entre la academia y la empresa privada: “Estas experiencias impactan en el proceso de formación de los estudiantes en todas las áreas de conocimiento. Con Kratos y actividades como el desarrollo de este proceso de innovación abierta con Postobón fortalecemos el aprendizaje desde la experiencia, construimos habilidades blandas y promovemos la interdisciplinariedad”.

¿Qué es Kratos?

El proyecto Kratos nació en 2017 bajo la premisa conjunta de EAFIT y Postobón de buscar soluciones a desafíos globales complejos, que puedan ser aplicadas por las empresas y los estados de cara al desarrollo de la sociedad.  Kratos, palabra proveniente del griego, significa fuerza, poder y futuro. Estos tres conceptos representan la capacidad de estos estudiantes que, sumada al apoyo de Postobón, les permite asumir el reto de co-crear innovaciones efectivas, mediante el aprendizaje experiencial que va desde las etapas creativas hasta la implementación de pilotos con las soluciones planteadas. 

El vehículo prototipo desarrollado para el proceso de reciclaje alcanza una velocidad promedio de 8 km/h, y tiene la posibilidad de recorrer 35 km diarios, dependiendo de las condiciones del terreno. Por su versatilidad, este prototipo podrá llegar hasta sectores escarpados y calles angostas, y permitirá cargar hasta 120 kg de material reciclable.

Gracias a esto, los recicladores podrían reducir hasta la mitad el tiempo promedio que toman en la recolección de residuos aprovechables. Además, cuenta con tracción electroasistida y frenos de disco hidráulicos, que facilitan la conducción y la seguridad en el manejo en las vías, y les proporciona a los recicladores una posición ergonómica, muy cómoda, para realizar su trabajo, evitando lesiones y disminuyendo el esfuerzo físico. 

Le puede interesar: Separar bien es también cuestión de empatía

Después de recibir una capacitación teórico-práctica en la Universidad, el equipo de RECIMED iniciará la prueba piloto. En primera instancia, junto con Postobón, se determinarán los indicadores de seguimiento del vehículo en campo, así como su capacidad de recolección. Luego, el vehículo saldrá a las calles en una microrruta de recolección selectiva en la comuna 16, sector de Belén. 

Posterior a eso, el vehículo pasará a otras organizaciones pertenecientes al programa FARO de Postobón (Fortalecimiento a Asociaciones de Recicladores de Oficio), para hacer el mismo ejercicio en otras zonas del área metropolitana. Luego de un año, y con los resultados que se obtengan, se evaluará la posibilidad de crear nuevos vehículos de este tipo. 

Publicidad
Publicidad