Publicidad

En la pandemia aprendimos cosas que nunca habíamos hecho: Polito

Publicidad

Natalia Zabala fija su memoria en los primeros días de este 2020 y le cuesta todavía creer que los planes trazados y los que estaban en ejecución, como las ampliaciones de la planta de producción y de las instalaciones físicas, más la contratación de más personal, luego en marzo se chocaran sin atenuantes con una pandemia de proporciones inimaginadas y que en tan solo dos semanas de escenarios como expansión y como crecimiento (25 % en los dos años anteriores) todo se transformara en crisis. En cerrar operaciones y enviar a toda su gente, a cerca de 400 trabajadores, a casa.

Polito, marca colombiana de ropa para niños, venía creciendo en exportaciones y en ventas en tiendas en el país, pensábamos “en un futuro muy prometedor”, recuerda Natalia, gerente general de la compañía, hasta que la pandemia hizo la suya. “Cerramos las plantas de producción, entendimos que debíamos cuidar a las personas”, valora.

Polito_Natalia Zabala
“Estamos trabajando con todo el empuje, con ganas de sacar el año adelante. Hoy más gente conoce la marca”, dice Natalia Zabala. Foto: cortesía Endeavor.

Casi cinco meses después, en Polito sienten los resultados de la resiliencia y de la innovación. “Saldremos maltratados, pero fortalecidos”, anota Zabala, sobre una exigencia de la coyuntura que por la fuerza de las circunstancias los llevó a crear líneas de negocio y una marca como Polito Te Protege.

“Una colección sale en cuatro meses y en esta logramos desarrollar todo en ocho días, conservando nuestro adn de alegría, color y diseño, además atendiendo las necesidades que traía la pandemia”. Polito, toda la vida, especializada en el público infantil, hoy también se propone como alternativa para el personal de la salud y de las aseguradoras. “Aprendimos a hacer cosas que nunca habíamos hecho”, añade la gerente.

“Siempre hemos sido correctos frente a nuestros compromisos y hoy vemos esa cosecha de 30 años. Hemos contado con todo el apoyo de proveedores, bancos, dueños de locales y de un equipo comprometido”.


Chaquetas con tapabocas y trajes completos son dos de los desarrollos surgidos entre la crisis, que los enfrentó a ese nuevo reto de haberse visto en principio obligados a cerrar sus 40 tiendas y al que respondieron con el desarrollo de canales que tenían reservados para tiempos futuros. La angustia no desaparece, pero tampoco los ha dejado estáticos.

Ventas por WhatsApp y e-commerce son nuevas incursiones que vienen dando resultados sorprendentes. “Vimos que por un tiempo es la única forma de llegarle al consumidor. Nos capacitamos, aprendimos, al principio colapsamos, pero hoy WhatsApp está generando las mismas ventas de una tienda y relaciones con clientes que nunca pensamos que tendría una empresa de ropa infantil. Esta crisis nos sacó de la zona de confort”, concluye Zabala.

También le puede interesar:

Publicidad

Publicidad

Publicidad