El puente intraurbano más grande del país

Publicidad

El puente de la 4Sur Gilberto Echeverri Mejía fue inaugurado en 2012. Unos meses después, Vivir En El Poblado registró los sentimientos encontrados que en aquel entonces tenían los vecinos respecto a la obra.

2012

Con emoción evidente, discursos y reportes de noticias, el 20 de abril de 2012 se inauguró el puente de la 4Sur, una obra que unió la ciudad de oriente a occidente, del sector de Guayabal a El Poblado, y viceversa.

Publicidad

La obra había sido entregada parcialmente, en diciembre de 2011, por el alcalde saliente Alonso Salazar, quien decidió bautizarla con el nombre de Gilberto Echeverri Mejía, en homenaje al líder, ministro y dirigente antioqueño asesinado por las Farc. Construido por la empresa Conconcreto, se trata de una megaobra de 560 metros de longitud y 40 metros de ancho. Para los constructores fue, en su momento, un gran reto de ingeniería, sobretodo por la colocación de las pilonas del puente atirantado.

De amores y odios

En el 2013, y un año después de inauguradas las obras, Vivir En El Poblado reunió el sentimiento de algunos de los vecinos y conocedores que apoyaban la obra, y otros que expresaban dudas sobre su funcionamiento.

580 metro mide el Puente Gilberto Echeverri Mejía.

En ese momento se hablaba de obras complementarias y necesarias para aumentar su efectividad: arreglos en la vía, modificaciones en fachadas, una barrera acústica, intervención en la cancha de arenilla y adecuaciones en fachadas en los bajos del puente.

Héctor Alonso Gómez, subsecretario técnico de Infraestructura Física de Medellín, explicó en ese año algunas de las intervenciones futuras: “Vamos a tener repavimentación; mejoraremos las redes de servicios públicos; los andenes, que ahora son de un metro de ancho, y van a quedar de dos metros. Vamos a arreglar las fachadas de las viviendas aledañas, habilitaremos el cuadradero de buses y se va a mejorar la iluminación”. Todo lo anterior con el propósito de lograr que la vía cumpliera todos los objetivos e hiciera mejor la vida de la gente.

22 meses duraron las labores de construcción de este puente.

La obra, sin embargo, tiene aún detractores. El arquitecto Jorge Pérez, por ejemplo, quien participó en la elaboración del Plan de Ordenamiento Territorial de Medellín y dirigió el Departamento Administrativo de Planeación, considera que “el puente de la 4Sur es una de esas obras que, cuando se miran en el sistema urbano completo, pierden coherencia, armonía y articulación. Es un ‘megapuente’ para conectar el río y la ciudad. Si se mira hacia el este o hacia el oeste, la continuidad urbana es mínima”.

El Puente de la 4Sur intraurbano más grande de Colombia
$205 mil millones fue el valor de la construcción del puente de la 4 Sur, el puente intraurbano más largo de Colombia.

Según su opinión, la sección vial del puente no guarda relación con el sistema urbano complementario, es decir, con las calles que le dan continuidad en los dos costados del río. “Si se mira, el puente, llega a una calzada de dos carriles que avanza hacia la Loma de los Gonzalez, en dos carriles. Es claro que tiene continuidad hacia un costado del Centro Comercial Oviedo y la Loma de los Balsos. Cuando se hizo, había expectativa sobre un intercambio vial nuevo en la Avenida El Poblado”.

Generador de amores y odios, el puente Gilberto Echeverri, nueve años después de su inauguración, sigue siendo el puente intraurbano más grande del país. En este 2021, está recibiendo nuevamente atención: con un costo aproximado de 250 millones de pesos, acaba de ser el escenario de una gran intervención artística, bajo la dirección de la agencia para la gestión del Paisaje, el Patrimonio y las Alianzas Público Privadas de la alcaldía de Medellín.

Publicidad
Publicidad