El Poblado, campeón metropolitano en ruido

Publicidad

El debate de control político a la situación del ruido en la ciudad, realizado en el Concejo de Medellín el pasado 17 de noviembre, le puso cifras a la estridente realidad de la Comuna 14.

La promesa de hacer de Medellín una Ecociudad, bandera de la actual administración distrital, se ahoga entre tanto ruido, uno de los factores más nocivos de contaminación ambiental que aquí se padecen. Y lo peor, no se observa en el corto o mediano plazo una solución viable.

Le puede interesar: Ruido en El Poblado: no hay quién baje el volumen

Esta podría ser la conclusión principal de la sesión de control político convocada por Claudia Ramírez, concejala de Medellín y exedil de la JAL de El Poblado; una jornada de seis horas a la cual asistieron 16 concejales (aunque solo cinco estuvieron hasta el final), académicos expertos en salud mental y ruido, así como voceros de gremios hoteleros y de rumba, además de decenas de ciudadanos afectados.

Claudia Ramírez, concejal de Medellín.
Claudia Ramírez, concejal de Medellín.

“Si ante alarma naranja o roja por calidad del aire hay emergencia ambiental y se toman correctivos, ¿por qué no se hace igual con el ruido, siempre en niveles dañinos?”.

Publicidad

Entre los funcionarios citados estuvieron los titulares del Área Metropolitana del Valle de Aburrá (AMVA), del Departamento Administrativo de Gestión del Riesgo de Desastres (DAGRD) y de las secretarías de Salud, Medio Ambiente, Desarrollo Económico (turismo) y Seguridad y Convivencia.

“Seguridad y Convivencia saca pecho porque bajaron las quejas, y dicen que el problema del ruido bajó. Más bien nos cansamos de marcar el 123; no sirve para nada”, dijo Liliana Isaza, vecina del barrio Carlos E. Restrepo.
“Seguridad y Convivencia saca pecho porque bajaron las quejas, y dicen que el problema del ruido bajó. Más bien nos cansamos de marcar el 123; no sirve para nada”, dijo Liliana Isaza, vecina del barrio Carlos E. Restrepo.

La primera de dichas entidades reconoció que es la Comuna 14 de donde reciben más quejas, principalmente de los sectores Ciudad del Río y Provenza, aunque todas eran de competencia del distrito, porque no hacían referencia a proyectos del AMVA. El ente metropolitano soltó otro dato preocupante: 9.4% de los medellinenses están expuestos a niveles nocivos de ruido, más de 235 mil personas.

José Fernando Álvarez, mesa ambiental Comuna 14.
José Fernando Álvarez, mesa ambiental Comuna 14.

“Estos debates siguen mostrando descoordinación y falta de voluntad para hacer cumplir las normas”.

Omar Vanegas, líder cívico Poblado centro.
Omar Vanegas, líder cívico Poblado centro.

“Estamos mamaos de que las autoridades digan que están sensibilizando. Lo que falta es control ya”.

Gloria Agudelo, residente en Provenza.
Gloria Agudelo, residente en Provenza.

“¿Por qué los negocios de rumba se quejan de que es muy caro insonorizar? ¿No deberían hacerlo para poder abrir?

Los funcionarios de Seguridad y Convivencia dijeron que de enero de 2020 a octubre de 2022 habían recibido 242.760 quejas por ruido (eso da una media de 235 diarias), destacando que las cifras vienen cayendo 28 % de manera interanual. De la Comuna 14 recibieron 3.767 en 2020, 5.237 en 2021 y 3.615 en lo que va de esta vigencia.

Lea: El Poblado, entre los barrios más ruidosos de Medellín

En el mismo lapso, habrían realizado 206 brigadas antirruido en toda la ciudad, 37 de ellas en El Poblado (más que en cualquier otra comuna). La secretaría de Salud coincidió en que aquí es donde más se les quejan por ruido, con 153 de las 829 quejas totales que han conocido en estos mismos tres años.

5:00 a.m.

sería la nueva hora de cierre para locales de rumba en la ciudad, en diciembre.

7

veces más sensibles al ruido que los humanos son los perros, gatos y aves, que sufren las alboradas (amanecer de 1º de diciembre).

En 2020, de El Poblado se quejaron a Salud, por ruido, 47 veces; 65 en 2021 y 41 este año. Pese a estos números, muy bajos respecto a las que conoce Seguridad y Convivencia (lo que evidencia falta de coordinación o integración operativa), son todavía menores las mediciones de ruido que los funcionarios de Salud han podido hacer en toda la ciudad con sus dos sonómetros: apenas 74 en 2020, 52 en 2021 y 70 en 2022.

Publicidad
Publicidad