Publicidad

El encierro de Diana Pineda, la “reina de los saltos” en Colombia

Por cómo van las cosas, la clavadista más importante en la historia de Colombia, Diana Isabel Pineda Zuleta, ni siquiera está segura de si podrá celebrar su cumpleaños 36 el próximo 6 de septiembre. La pandemia generada por la COVID-19 ha hecho que el mundo se ponga patas arriba, y la vida de todos los seres humanos está todavía lejos de volver a la normalidad.
Entre tanto, la joven deportista, quien ya ha participado en tres olimpiadas (Sidney, Beijing y Río de Janeiro), sigue preparándose físicamente en su casa de Calasanz, junto a su familia, a la espera de que le autoricen retornar a las piletas para sumergirse en el agua del pozo de clavados, un escenario que añora desde hace varios meses.
Diana quiere ponerle broche de oro a su larga y exitosa carrera como deportista, y por ello se entrena duro y se cuida meticulosamente. Su meta son los Olímpicos de Tokio, que se realizarían el próximo año, si es que no aparece un nuevo enemigo viral.


“Todos estos días de encierro han sido diferentes, estoy acostumbrada a estar de un lado para otro entrenando, estudiando y compitiendo, pero al menos he tenido tiempo para hacer cosas que me gustan como aprender a tocar guitarra”, cuenta la doble medallista de oro en los Juegos Suramericanos de 2010.


Diana Pineda empezó en el mundo de la natación hace 28 años, de la mano del legendario entrenador chino Fu Quiang, y al lado de otros grandes exponentes de los saltos ornamentales como Juan Guillermo Urán y Víctor Ortega. Con ellos hizo parte de la revolución de los clavados en Colombia, deporte que era de segunda página y que, tras la llegada de Fu, pasó a ser uno de los más importantes y mediáticos del país.
Por eso es considerada “la reina de los clavados en Colombia”, título que acoge con humildad, pues sabe que lo importante es que nuevas deportistas tomen la posta, para que los clavados femeninos no se apaguen.
El encierro por la pandemia lo ha pasado en su apartamento junto a una amiga, y con su familia y demás seres queridos se conecta todos los días a través de las redes sociales y herramientas tecnológicas como Skype, Meet y Zoom. Por esas mismas vías está pendiente de las rutinas de entrenamiento que le sugieren sus entrenadores, todo con vistas al regreso a las piletas.

Anécdotas de cuarentena


Como muchos ciudadanos, Diana ha pasado por diferentes estados de ánimo, e incluso ha vivido curiosas anécdotas. Sin embargo, ha sabido sobrellevar la situación con optimismo y esperanza.
“Un día tocó la puerta una señora a regañarme porque ‘los niños de esta casa estaban picando papel y tirándolos por el balcón, y porque el señor de la casa fumaba y les tiraba las cenizas a los vecinos’, y pues en este apartamento no viven niños ni señores”, cuenta mientras en su rostro se dibuja una sonrisa.
La ansiedad no la ha vencido, aunque sí espera que todo se solucione pronto, pues le acongoja que muchas personas están viviendo situaciones difíciles.
La cuarentena sí me ha puesto a pensar mucho en lo que puedo esperar de mí, sobre todo porque ya estoy en un proceso de cierre de mi carrera deportiva, y tener que pausarla me generó algo de frustración, pero definitivamente quiero continuar porque tengo un objetivo muy claro, y es el de terminar mi carrera sintiéndome muy satisfecha de todas mis competencias, y aún me faltan algunas”, cuenta la deportista, quien todos los días intenta no doblegarse ante la rutina.
“En mi hogar los días son largos y atareados, empiezo organizando un poco la casa, cambiando la comida de los gatos y con la primera jornada de preparación física, también hago sesiones de fisioterapia; algunos días tengo terapias de psicología y charlas de nutrición; tengo ratos de lectura y también practico con la guitarra. Termino con otra sesión de entrenamiento y los días de pico y cédula visito mi familia y regreso recargada a la casa”, señala.

Diana Pineda
Diana Pineda en su casa en Calasanz. Foto cortesía


En todo caso, cuando ella y los demás deportistas puedan volver a entrenar, no todo será igual, pues las más importantes competencias de 2020 como el Campeonato Suramericano, la Copa del Mundo, el Preolímpico y los Juegos Olímpicos fueron canceladas, por lo que los objetivos individuales tendrán que aplazarse un largo tiempo.
No es fácil ver de frente esa realidad cuando se está apunto de cumplir 36 años. El cuerpo ya no es el mismo y la motivación es diferente, y por eso trata de mantenerse motivada y en buen estado físico.
“En realidad leía mucho sobre historia y me parece que siempre hemos estado en situaciones en las que nos tenemos que replantear y hasta el momento siempre los seres humanos hemos tenido la capacidad de sobrepasar esas situaciones. De hecho, cuando estaba pequeña siempre me preguntaba como la gripa antes mataba gente y yo que siempre estoy con gripa sigo corriendo”, cuenta.
Otra forma de soportar la dura situación ha sido ayudando a otros. Diana Pineda se la pasa pendiente de personas a las que puede ayudar y, cuando puede, participa en donaciones que se realizan a través de las redes sociales.
“Estos últimos meses he tratado de compartir lo que tengo con personas conocidas que se encuentran en una situación difícil. Con deportistas de Antioquia se propuso una donatón para ayudar a otros deportistas que apenas están en el proceso al alto rendimiento y no cuentan con apoyos, y en esa tarea terminó vinculándose Indeportes, lo que hizo que saliera muy bien. También he estado pendiente de los negocios que tratan de mantenerse y trato de comprar algo que me sirva y aprovecho para ayudar”, afirma Diana, quien espera poder hacer parte del equipo de clavados colombiano en los próximos Juegos Olímpicos, un certamen en el que cerraría su vida como deportista activa, una vida llena de satisfacciones y éxitos.


Clavados ya tiene dos cupos para Olímpicos en trampolín para varones, y se espera que se logren otros dos o tres cupos, entre los cuales se contaría uno para las damas. En esa preselección estarían diez deportistas: 7 de Antioquia 2 de Risaralda y 1 Del Valle. 4 mujeres y 6 hombres.

Por: Mauricio López Rueda

Lea también

Publicidad

Publicidad