Publicidad

En alerta roja, ¿cómo se tomará la decisión de a qué paciente asignarle una UCI?

Es un dilema ético y moral que tendrán los médicos intensivistas. ¿Cómo se tomarán las decisiones para saber a quién asignarle una UCI?

Países como Italia y España ya lo vivieron: hospitales con unidades de cuidados intensivas llenas, pocos ventiladores y muchos pacientes necesitándolos. El dilema al que se enfrentaron los médicos intensivistas era el de decidir qué paciente accedería a la UCI.

Desde la declaratoria de la alerta naranja en el departamento, el Centro Regulador de Urgencias y Emergencias (Crue), asumió el control de las camas UCI y UCE (cuidados especiales) en el departamento. Por ello, cada caso debe pasar por este ente y serán ellos quienes definan dónde y cómo será atendido el paciente. Antes, eran las IPS y las aseguradoras las que lo definían.

El doctor Santiago Henao Villegas, consejero nacional de Bioética y docente de la Universidad CES, explica que alrededor de este tema hay gran polémica. “Cuando los recursos son ilimitados no es necesario pensarlo, sin embargo, cuando hay limitaciones aparece el dilema”, explica.

En comunicación al Fernando Ruíz Gómez, ministro de Salud y Protección Social, el Consejo Nacional de Bioética había hecho un total de 15 recomendaciones entre las advirtieron “la importancia de realizar ejercicios de planificación nacionales, regionales y locales. Por lo tanto, conviene hacer un llamado para establecer o elaborar marcos orientadores concretos frente a escenarios que generan dilemas bioéticos en el ámbito asistencial”.

También le puede interesar:

Para Henao Villegas, es urgente que se hagan ejercicios que permitan saber cómo se van a hacer las priorizaciones. “No deberíamos esperar al momento de la crisis”, expone.

Desde lo ético, uno de los criterios más importantes es que los profesionales deben ser imparciales y no responder a presiones, ni intereses personales. “Lo que se debe hacer es analizar los medios disponibles y la cantidad de pacientes”, explica. Y para ello, es necesario que exita un Comité de Ética

Otro factor para tomar decisiones es el de la esperanza de vida de los pacientes. “La edad no es un tema diferenciador, lo es la esperanza de vida, es entender el número de años que el paciente puede vivir”, explica. Algunas comorbilidades disminuyen las probabilidades de recuperarse al asignar una UCI.

Finalmente, el CRUE podrá tomar decisiones de acuerdo a las ocupaciones de UCI en las IPS.

Otra preocupación tiene que ver con la extensión de turnos para el personal médico. “Ya muchos tienen trabajo seguido de hasta 12 horas. Esto puede ocasionar desgaste y, finalmente, tomar decisiones sin el análisis adecuado”. Por eso, es necesario garantizar que los médicos trabajen hagan turnos de ocho horas.

Finalmente, otra pregunta que se hace el Consejo Nacional de Bioética es si el personal médico debe tener prelación en la asignación de UCI. “La respuesta es que si hay escasez de personal, sí”.

Publicidad

Publicidad

Publicidad